Waldo Mendoza: “Para que Perú vuelva a crecer 6% ó 7% seguro que antes iremos a un Mundial de Fútbol”

10:42 17 Junio, 2016

“Nuestra economía es pequeñita en el mundo, alrededor de 0.1% del PBI mundial, como un planeta de nuestra galaxia donde hay 30 mil planetas similares al nuestro. Esto tiene implicancias ya que lo que nos pasa, en términos de crecimiento, producción, etc., tiene que ver con lo que hacemos adentro, pero tiene que ver más con lo que pasa afuera”, sostuvo Waldo Mendoza, director del BCR y profesor principal de la PUCP, en el evento Perspectivas de la economía y microfinanzas post-elecciones, organizado por PROMUC y la PUCP.

En países como el Perú, el crecimiento económico está explicado casi en un 55% por las condiciones internacionales y en cuanto a la inversión privada, y de acuerdo a los estudios, un 65% de lo que pasa con la inversión privada en el país, no tiene que ver con nosotros sino con las condiciones internacionales. “Por lo tanto cualquier análisis económico tiene que considerar esto”, dijo Mendoza.

Agregó que es injusto calificar a un gobierno solo por sus resultados porque en los buenos tiempos, el peor ministro de economía aparece como bueno y en los malos tiempos, el mejor ministro aparece como malo.

El mundo influye en nuestro país por dos canales importantes:

1- El precio de las materias primas: porque somos una economía primaria-exportadora. “Cuando el precio del cobre sube todo empieza a ir mejor, por ejemplo si tiene buen precio, la inversión privada comienza a llegar a montones y la minería paga sus impuestos y el gobierno puede repartir la mitad de ese impuesto a la renta a municipios, gobiernos regionales, locales, etc. Hace 20 años el canon minero no era nada y creció mucho hacia el 2012.

2- Los flujos de capitales: cuando los capitales entran, en parte a los bancos, estas entidades tienen dólares para prestar, los créditos se abaratan, las tasas de interés bajan, la gente consume más, las empresas invierten más y la economía se reactiva. Además, el precio del dólar baja y la inflación llega a cero o negativo. Pero cuando los capitales se van sucede todo lo contrario.

Bajo esas dos premisas, Mendoza analizó el periodo más reciente de la historia peruana en términos económicos y dijo que del 2002 al 2012 fueron los mejores años para el país, en términos de condiciones internacionales. “Nunca antes hubo una elevación tan notable en el precio del cobre. Fue como sacarse la Tinka dos veces consecutivas. En ese periodo China crecía 12% al año y pese a la crisis internacional del 2008, los precios siguieron subiendo. Alrededor de 5 mil millones de ingreso de capital por año, ese es un número grande”.

Hubo en ese periodo una mezcla de precios de los minerales altos con tasas de interés internacionales muy bajas, combinación que no se podrá tener en el mundo hasta dentro de 50 a 80 años. “Difícil esperar que esa mezcla impresionante, de China creciendo a 12% y la Reserva Federal Americana poniendo la tasa de interés en cero. Esa mezcla será difícil que nosotros la veamos, quizás nuestros nietos”, comentó Mendoza.

Frente a los otros países de Latinoamérica, Mendoza señaló que sus condiciones son peores a las nuestras. Brasil caerá en 4%, Venezuela en 10%, Ecuador 5%, Chile casi sin crecimiento. Todos estamos en lo mismo, golpeados por las condiciones internacionales.

El Director del BCR refirió que el peso de las condiciones internacionales es tan grande que es inevitable lo que pase en un país pequeño, abierto, primario-exportador, sin embargo, en lugar de caen nuestra economía en 4% como en Brasil, crece a 3% después de haberlo hecho a 6% o 7%.

Brazos de la política macroeconómica:

1- La política monetaria: Si la economía comienza a enfriarse, el BCR abarata el costo del crédito, bajando su tasa de interés interbancaria y la sube si la economía crece mucho. “Es una especie de mercado mayorista de créditos, donde se prestan entre bancos. En estos tiempos en que no se está creciendo, el BCR debería bajar su tasa de interés para ayudar a la economía, pero además vender dólares para evitar que el tipo de cambio suba. El tema está en que el BCR no fabrica dólares y en el 2013 tenía como reservas propias 50 mil millones y ahora tiene la mitad, por lo tanto esta opción es más complicada”.

La crisis nos ha debilitado y por eso el BCR tiene dificultad para reanimar la economía y sumado a esto, la inflación está por encima de lo que quisiera el banco y se debería, más bien, subir la tasa de interés, para bajar la inflación.

2- La política fiscal: Qué debe hacer el MEF en épocas difíciles. “Aquí también hay un problema, ya que en los últimos 4 años, los ingresos ya no han estado creciendo tanto. Buena parte de los ingresos del gobierno provenían de los buenos precios de las materias primas, por lo cual, la recaudación de los últimos 4 años ha estado creciendo en ritmos modestos de 5%, en cambio los gastos han estado subiendo en 12% al año”.

Deuda Externa

Frente a este tema, Mendoza comentó que nuestro país tiene una deuda pública de alrededor de 23% del PBI. Este es un indicador de la capacidad de pago que tiene nuestra economía y es un número bajo, de los más bajos del mundo. “Solo Chile tiene una deuda pública mucho menor, y hace no mucho tiempo teníamos como 50% del PBI como deuda”.

Refirió que se debe hacer una diferencia con los países desarrollados, como EE.UU. o Japón que tienen deudas públicas de 120% o 180% respectivamente y a nadie le preocupa. “Por qué pasa esto? Porque esos países tienen prestigio. EE.UU. vende sus bonos del tesoro americano hace 200 años y nunca ha dejado de pagar. Tiene fama y sus bonos son los papeles más apreciados en el mundo. El BCR tiene un 30% en bonos del tesoro americano también. En cambio si nosotros dijéramos que nuestra deuda pública es de 80% al día siguiente nos abandonan porque habrá el temor de que seamos un país con dificultad para honrar sus compromisos y tenemos la historia de no hacerlo”.

Conclusiones

– Casi el 55% del PBI depende de las condiciones internacionales y casi el 65% de la inversión privada también. Así somos y así seremos. El único país industrializado de América Latina es México.

– El poder de la política macroeconómica del BCR y MEF ya no es tan bueno como hace 5 años en que las reservas eran de casi 50 mil millones y había superávit fiscal.

Pronóstico

“Como pronóstico diría que hemos vuelto a la normalidad en el que tendremos un crecimiento de 2.5%, 3% o 3.5% este año, y el siguiente, el crecimiento estará alrededor de 4% sin problemas pero con el truco de que las inversiones mineras que se hicieron hace 10 o 15 años han empezado a madurar. Por ejemplo, Las Bambas, Toromocho”, subrayó Mendoza.

Agregó que el volumen de producción de cobre crecerá este año como en 40% y el PBI minero crecerá como en 16%. “Solo este hecho hace como un 1.5% del crecimiento del PBI y en el siguiente año, el PBI minero crecerá en 8 a 10% lo cual también ayudará al crecimiento del 2017”.

Para el 2018 el PBI minero bajará a 4% aproximadamente y para el 2019 ya será como cero porque ya las mineras alcanzarán su potencial y otras ya estarán despidiendo, dijo Mendoza.

Ante este panorama se preguntó: ¿Cuál será el motor que reemplace al motor minero que nos acompañó los últimos 15 años? ¿Hemos construido algún motor en la etapa de auge? Él mismo se respondió: No tenemos en realidad ese sector, como potenciales hay muchos, pero ninguno que empiece a dar frutos en los años 2017, 2018 o 2019. “Lo que se ha hecho en el Ministerio de la Producción, con la diversificación productiva, es importante pero va a tomar tiempo. El sector forestal tiene un potencial inmenso pero a largo plazo. Para que volvamos a crecer a un 6% ó 7% creo que antes iremos a un Mundial de Fútbol”, finalizó el profesor de la PUCP

Comparte en:

Vea también