Para el trabajo ahora no se necesita un horario, oficina, ni una empresa

09:22 22 Noviembre, 2016

Para muchos, trabajar ya no significa pasar 8 horas (o más) sentado o sentada en una oficina. El mercado laboral se estaba convirtiendo en un entorno más flexible, en el cual habría menos espacios para empleos de toda la vida y que se daría un mayor balanza entre vida laboral y personal.

Así empieza el artículo de Samantha Pérez, consultora en la Unidad de Mercados Laborales y Seguridad Social del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sobre “La Nueva era del trabajo”, publicado hoy en el blog Factor Trabajo del organismo internacional.

A continuación resumimos tres aspectos destacados por Samantha en que se perfilan cómo será la nueva era del trabajo:

1. No necesitas un horario para trabajar

El horario flexible y el trabajo a distancia (telework) son prácticas cada vez más comunes. Un estudio con información de trabajadores en IBM concluyó que el teletrabajo ofrece a los empleados un mejor balance vida-trabajo al mismo que mejora el desempeño del negocio. Por otro lado, las oficinas virtuales –sitios en línea donde pueden llevar a cabo tareas de negocio como si se tratase de una oficina– están asociadas a mayor estrés debido a que no hay un límite entre la vida laboral y la personal (Hill, Ferris, & Märtinson, 2003).

2. Tampoco necesitas una oficina para trabajar

Como parte del auge de start-ups que estamos experimentando, llegan los espacios de oficina comunes (Coworking Office Spaces). Si no tienes un lugar de trabajo, ahora puedes rentar uno por un precio moderado. La idea es aprovechar las economías de escala de servicios (café, impresoras, salas de videoconferencias) y de ideas. Para muchos emprendedores, el trabajar codo a codo (literalmente) con otros jóvenes innovadores puede traer muchas nuevas ideas y posibles colaboraciones.

3. No necesitas ni siquiera una empresa para trabajar!

Así es. En Argentina, Silvina Moschini fundó Yandiki, una plataforma en línea que conecta a miles de profesionales que desean trabajar en forma de “freelancers” con compañías que requieren sus servicios. La empresa cuenta con una serie de test para examinar el nivel de idiomas, razonamiento analítico y conocimiento técnico. Para las empresas, esta es una buena forma de externalizar el área de reclutamiento. La empresa te permite construir una “nube” privada de talentos para cualquier proyecto, además de ayudarte a gestionar los avances de cada profesional, la retroalimentación que les das, y hasta su nivel de productividad. Para el trabajador, las ganancias se concentran en trabajar desde donde quieras, trabajar con quien quieras alrededor del mundo, construir tu propia base de clientes y determinar el pago que creas justo por tu trabajo.

La autora concluye señalando que “así que ya sabes, si eres una empresa, gobierno u organización que quiere aumentar su productividad atrayendo y reteniendo talento al mismo tiempo, puedes pensar en adoptar estrategias de trabajo flexible en horario, espacio y estructura, maximizando la tecnología a tu alcance”.

Comparte en:

Vea también