EDPYME Solidaridad buscará fondos verdes para apoyar a agricultores frente al cambio climático

10:39 30 Junio, 2016

“Alguna vez escuché que la ciudadanía se consigue, en algunos países, no con cumplir los 18 años o tener el DNI sino con el acceso al sistema financiero, a través del ahorro o el crédito”, comentó Carlos Tamayo, gerente general de Edpyme Solidaridad, empresa financiera perteneciente a Cáritas del Perú, en el marco del evento sobre microfinanzas organizado por PROMUC hace unos días.

Tamayo refirió que a su modo de ver lo más complicado es lograr la confianza entre el cliente y la entidad. “Cuando logremos que las entidades microfinancieras ganen la confianza de los clientes, habremos avanzado mucho y aquí son los asesores las piezas clave porque ellos conocen al cliente y son los que tienen contacto directo con él”.

Dijo que parte del éxito logrado por las cajas municipales se debe a que nacieron en provincias, no en Lima, y por ello lograron mayor acercamiento a la población del lugar y un mejor conocimiento del mercado en el que operan, sin embargo no es suficiente para llegar a las zonas más alejadas a donde llegan en parte las ONG pero todavía son entidades pequeñas.

Agregó que se presentan retos importantes. Por un lado, el menor crecimiento del país hará que la industria también crezca menos y pueda aumentar la mora, por otro lado, se necesita ser más eficientes, lo cual se complica porque la SBS se torna más exigente con los nuevos controles, puestos, revelación, etc, que se traducen en costos para la entidad financiera.

“El tercer reto es mantenernos dentro del core del negocio. Y acá hemos visto una evolución de la banca tradicional, que empezaron, hace 10 años, a hacer sus pininos en microfinanzas, para luego entrar a comprar las microfinancieras más potentes y fuertes y armar negocios separados. Ahora está pasando con las microfinancieras urbanas que están pretendiendo ingresar al sector rural, pero para ello necesitan conocer mejor este sector que es muy diferente”.

Finalmente, un cuarto reto para Tamayo, es el relacionado al cambio climático y la agricultura, para lo cual la entidad que representa viene desarrollando un proyecto que busca ofrecer medidas a los agricultores para adaptarse a los cambios. “El poblador rural sabe que se están produciendo cambios, que las lluvias ahora llegan en diferentes fechas, que la temperatura ha subido, que hay presencia mayor de plagas, etc; pero no sabe qué hacer contra esas situaciones. Entonces nosotros queremos orientar y financiar esas medidas”.

Como las Edpymes no cuentan con financiamiento directo, a través de ahorros, Edpyme Solidaridad buscará fondos verdes que puedan apoyar el proyecto. “Esperamos que las finanzas rurales sean nuestro segmento final de mercado. Hay un gran reto por trabajar allí”, finalizó Tamayo.

Comparte en:

Vea también