Comex: Ancash está secuestrada por la ineficiencia de sus gobernadores

09:18 20 Agosto, 2016

Comex Perú, es su último Semanario, realizó un análisis de la lamentable situación en que se encuntra la Región Anchas por culpa de sus autoridades regionales, lo que está llevando a un deterioro de las condiciones de vida de sus pobladores.

El informe empieza con la famosa frase de ¡S/ 500 mensuales a los más pobres! que fue la promesa electoral de Waldo Ríos, actual gobernador regional de Áncash. “Y es que, por si fuera poco, luego de los escándalos de corrupción de la gestión anterior, se suma una coyuntura, por decir lo menos, poco auspiciosa para este departamento. Con un precedente de fuga, una investigación por presuntas contrataciones inadecuadas por parte de su gobernador y una iniciativa de revocatoria en marcha, Áncash no muestra señales de recuperación y la calidad de su ejecución presupuestaria deja mucho que desear”, subraya el gremio exportador.

Esta incertidumbre política, además de generar desincentivos para la inversión privada y ralentizar la inversión pública, le ha costado muy caro al departamento en términos de crecimiento. Tal como sugiere la evidencia, la inversión es una herramienta fundamental para mejorar la calidad de vida, debido a la generación de empleo que trae consigo, los mayores ingresos para las familias
y su impacto en la reducción de la pobreza. Sin embargo, en el último quinquenio, el PBI real de Áncash se expandió tan solo un 10.1%, con lo que ocupó el vigésimo lugar en lo que a crecimiento se refiere, mientras que departamentos como Junín o Apurímac crecieron un 52.3% y un 48.8%, respectivamente, explica el informe.

Por ejemplo, en 2014, la economía ancashina se contrajo un 12.7%, producto del retroceso de la pesca y la acuicultura (-72.2%), del sector hidrocarburos (-22.1%) —principal motor de este departamento, donde la minería predomina— y del sector manufactura (-21.4%), según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

De este modo, a pesar de que Áncash es uno de los departamentos con mayor presupuesto, principalmente proveniente del canon minero (24.6% del total hacia este año), no ha sabido hacerle frente a la pobreza. Según cifras de la Encuesta Nacional de Hogares 2015, el nivel de pobreza en Áncash respecto a 2014, último año de gestión de César Álvarez, se ha incrementado del 23.9% al 26.9%, es decir, unas 8,430 familias más enfrentan esta situación, con lo que suman unas 76,979 en total. Y como si no fuese suficiente, el gasto del Gobierno Regional de Áncash evidenció el peor avance en cuanto a ejecución presupuestaria hacia finales de 2015, con un 81.4% de su presupuesto institucional modificado.

Comex sostiene que este desempeño sería entendible si consideramos que fue el primer año de gestión, pero la tendencia se repite y la calidad de gasto no mejora. Hacia julio del presente año, S/ 429 millones se destinaron a las remuneraciones del personal y obligaciones sociales (70.6% del total ejecutado), S/ 93.3 millones a compras de bienes y servicios (15.3%) y S/ 24.7 millones a la adquisición de activos no financieros (4.1%), principalmente. Además, sorprende que se hayan empleado S/ 5.6 millones en lo que va del año para vuelos nacionales, según el detalle siguiente: S/ 4.3 millones en viáticos y asignaciones por comisión de servicio, S/ 68,200 en otros gastos, S/ 620,417 en pasajes y gastos de transporte. Asimismo, son impactantes los S/ 609,482 utilizados para servicios de publicidad, impresiones, difusión e imagen institucional, cuando los niveles de ejecución en cuanto al sector agropecuario, vivienda y desarrollo urbano, transporte y saneamiento son menores al 25%.

Proyecto de inversión, una oportunidad desperdiciada

Comex subraya que la principal función de un gobierno debería ser mejorar la calidad de vida de sus habitantes mediante la inversión pública productiva, mas este no es el caso ancashino. Por el contrario, el bajo nivel de ejecución de proyectos de inversión ha generado un aumento de la pobreza.
En este sentod, de acuerdo con cifras del Ministerio de Economía y Finanzas, del total asignado a la ejecución de proyectos de inversión en 2015, primer año de gestión del Gobierno regional (S/ 198.8 millones), se avanzó tan solo un 25%. Lo anecdótico es que, por ejemplo, se destinó tan solo S/ 0.4 millones a la promoción del comercio interno y externo, cuando esta es una de las actividades de mayor dinamismo en la región, y lo peor es que tampoco se ejecutó en su totalidad (78.7%). Otro caso parecido que evidencia esta falta de visión es el gasto en educación, con un avance del 32.9%, a pesar de que tan solo un 26.1% de su fuerza laboral cuenta con primaria o menos, un 43% con educación secundaria, un 14.9% con superior universitaria y un 12% con superior no universitaria.

Del mismo modo, no se ejecutó en lo absoluto el presupuesto concerniente a saneamiento, cuando un 33.5% de hogares no cuenta con red pública de alcantarillado. Ni qué decir de orden público y seguridad o salud, pues ambos no poseen un presupuesto asignado.

“Y, con mucha pena, esta situación se replica este año, pues a la fecha se ha ejecutado únicamente un 12.1% del total para proyectos de inversión. Por ejemplo, de los S/ 48.6 millones destinados a proyectos de inversión del sector agropecuario en 2016, tan solo se ha ejecutado un 9.2% a la fecha, y se ha avanzado un 26.1% en saneamiento, un 17% en educación y un 2.6% en salud” dice el informe.

¿Qué está esperando el Gobierno Regional de Áncash? No lo sabemos, pero sin duda evidencia una lamentable gestión. Mientras sus autoridades están preocupadas por mantener a su actual gobernador, alrededor de 9,000 familias más son pobres, la delincuencia crece y 2 de cada 5 hogares no cuentan con desagüe, finaliza el gremio.

Comparte en:

Vea también