Los peruanos prefieren recomendar a pollerías que a cadenas de comida rápida

08:32 29 Mayo, 2014

El 86% de los consumidores están satisfechos con la atención en los restaurantes, centros comerciales y supermercados, sin embargo, una de cada tres personas no recomendaría estos servicios, señaló el gerente de multiclientes de Arellano Marketing, Arnaldo Aguirre, según un estudio que realizaron en varias ciudades del país.

“La satisfacción no genera necesariamente una recomendación, es decir, la persona tiene que quedar ampliamente satisfecha para recomendar a una empresa”, enfatizó el especialista.

Es más, dijo que en el rubro de los restaurantes, el peruano prefiere recomendar a una pollería (62%) antes que a una cadena de comida rápida (49%), pues está más familiarizado con la sazón de la culinaria nacional.

Otro de los rubros que generan una alta recomendación son los cines (57%) y los supermercados (54%), a diferencia de las empresas de telefonía móvil (20%) y las de internet (3%).

Consumidor exigente

Por su parte, Rolando Arellano Bahamonde, gerente general de Arellano Marketing, refirió que el nivel de exigencia del consumidor limeño es del 54% y en Lima Norte es donde la cifra sube hasta un 58%, con lo cual se demuestra que no necesariamente las clases altas son las que piden un mejor trato o productos más modernos. Mientras que en ciudades como: Piura, Trujillo, Huancayo y Arequipa; la exigencia sólo llega al 48%.

Lea nota relacionada: El peruano pasó de ser un consumidor resignado a exigente

También indicó que el nivel de exigencia hacia los servicios se concentra básicamente en los jóvenes, sobre todo en los de 25 a 34 años (56%) y los de 18 a 24 años (55%). “Ellos son quienes más reclaman y hacen valer sus derechos en sus productos y servicios, ya que sino se dan media vuelta y se van”, expresó durante el Seminario Fidelizar.

Ahí no queda todo, pues Arellano precisó que en cada servicio el cliente evalúa una serie de variantes para determinar si es bueno o malo, y en todos se repite ‘el buen trato’, con lo que queda claro que a la gente lo que más le importa es que se le atienda como se merece.

Lea nota relacionada: El gasto en educación y diversión crece más que en alimentos y vivienda

Cuando se trata de empresas de transporte terrestre el consumidor quiere esperar poco y que los horarios sean flexibles, mientras que en los restaurantes buscan que la atención y la entrega de los platos sea rápida.

En tanto, en las entidades financieras desean que éstas sean seguras y que los locales no sean viejos y si es posible que cuenten con aire acondicionado; y para el caso de las bodegas y mercados buscan precios bajos y que se encuentren cerca al trabajo o al domicilio, aspectos que también se repiten para los supermercados y centros comerciales.

Para las instituciones médicas el servicio de alta calidad es lo que prima y destaca el pedido para que las gestiones sean sencillas y rápidas. Y en el caso de las oficinas del sector público los clientes quieren una atención veloz y que no hayan tantas colas, pedidos que también sobresalen cuando se trata de las oficinas de servicios básicos (Por Bruno Bartra Bazán).

Comparte en:

Vea también