"Las mujeres deben dejar de pensar que no están preparadas para roles políticos o de liderazgo"

11:33 30 Agosto, 2014

La doctora Flavia Freidenberg, directora del Instituto de Iberoamérica de la universidad de Salamanca, España y estudiosa permanente del rol y evolución de las mujeres dentro de la política de los países latinoamericanos, hizo una reflexión muy interesante al respecto, señalando que, por lo general, cuando se hacen ponencias relacionadas a mujeres, la atención o participación de la gente es mucho menor, como si desde el principio, el tema de las mujeres no fuera importante.

Esta presentación fue realizada en el marco del Ciclo Electoral que la revista Politai, de la universidad Católica, viene desarrollando, y que se prolongará hasta noviembre.

Flavia es una convencida de que todo empieza por la educación. Las mujeres han sido relegadas durante siglos a un papel secundario (de madres, esposas, amas de casa), no menos importante, pero en el que no han podido ejercer su deseo de incursionar en la política. Un papel para el que las mujeres han sido formadas desde pequeñas y por siempre, aún hasta ahora. Siempre con una diferenciación de géneros muy marcada.

Educar desde los hogares

Ella señaló que es necesario que desde los hogares se pueda cambiar la visión de los padres respecto a la crianza de sus hijos. “Se tiene que promover una cultura de igualdad de género desde el hogar. Los padres deben enseñar a sus hijos que hombres y mujeres levantan la mesa, hombres y mujeres planchan, hombres y mujeres cocinan y no que la mujer hace todo eso mientras el hijo está con el papá jugando play station”.

Asimismo, consideró que las mujeres también deben cambiar sus propios paradigmas, sus propios convencimientos de no estar preparadas para roles políticos o de liderazgo que han sido monopolizados por los hombres.

Muchas veces, son las mismas mujeres que se auto limitan cuando tienen el deseo de incursionar en política, ya sea porque sienten que no van a poder combinar la familia con el tipo de trabajo, o porque creen que será muy difícil liderar en un mundo de hombres, o porque simplemente no creen que lo puedan hacer bien. Eso es algo que se tiene que cambiar, dijo Flavia.

“Existen techos de cemento referidos al auto convencimiento, de nosotras mismas, de que no podemos, y nos criaron para que desarrolláramos roles de personas que saben cuidar hijos, cuya labor es estar en la casa cuidando de su familia, ser buenas esposas, etc, y no nos enseñaron desde pequeñas que podemos ser lideresas”, refirió.

Falta mucho por hacer

Agregó que si bien, las cosas han mejorado muchísimo si uno se remonta 30 años atrás, todavía falta mucho más. “Las sociedades latinoamericanas son sociedades excluyentes. No podremos decir que vivimos en democracia mientras uno de sus grupos mayoritarios (el de las mujeres) esté sub representado” dijo.

También comentó que en Perú, solo el 22% de mujeres ocupan cargos políticos y según datos de la CEPAL, de 100 mil cargos a los que pueden acceder hombres y mujeres, solo dos mil están ocupados por mujeres.

Y en los datos por países se pueden ver las diferencias, con realidades muy diversas. “Puedes tener países en donde el 40% de los cargos están ocupados por mujeres, a nivel legislativo y a nivel municipal, Nicaragua. Y puedes ir a Brasil y encontrarte que solo el 9% de la cámara son mujeres, 9% son alcaldesas y solo 12.5% concejalas”, dijo Flavia.

Las barreras que dificultan la representación política de la mujer son diversas, las hay político-institucionales, partidistas, culturales, actitudinales o ideológicas y contextuales. Sin embargo, de todas ellas, los partidos políticos son los principales filtros que dificultan la participación política de la mujer, añadió.

Al respecto, la ley de cuotas, que funciona en todos los países latinoamericanos y que permite la incorporación de un porcentaje de mujeres en las listas de candidatos a distintas elecciones, se dio para buscar una mayor igualdad representativa entre hombres y mujeres. En el Perú se establece como obligatoria, la cuota del 30% de mujeres en las listas de candidatos para cargos de dirección de los partidos o agrupaciones políticas, sin embargo, la mayor parte de países de Latinoamérica va camino a la paridad. “Hoy ya las tienen, Ecuador, Bolivia, México, Nicaragua, Honduras y Costa Rica, es decir, son países que exigen un 50% de la cuota de representación de otro género”, puntualizó Flavia.

Pese a ello, las cifras no favorecen aún a las mujeres, pues son muy pocas las que ocupan cargos políticos en la actualidad y eso ya no tiene que ver solo con los partidos políticos, sino con las otras barreras mencionadas, que dificultan esa representación y que se tienen que ir venciendo desde la educación y convencimiento de que todas las mujeres están aptas para liderar y participar en política, dijo la expositora.

LEA UN INFORME MÁS COMPLETO EN LA SIGUIENTE EDICIÓN (NRO. 20 – SETIEMBRE) DE LA REVISTA IMPRESA GAN@MÁS.

Comparte en:

Vea también