Tremendos talentos

23:49 8 Julio, 2014

Cuando Jonathan Oliveros revisa su portal de Facebook se da con la grata sorpresa de que tiene varios mensajes en los que le dicen que es el mejor profesor del mundo. ¿Quiénes le escriben?, pues sus alumnos de Liberarte, una escuela de teatro especializada en formar al artista que tienen dentro los jóvenes con síndrome de Down, retraso mental y autismo. 

“Me alegra poder trabajar con ellos y siento que me ven como el hermano mayor”, comenta a Gan@Más y deja muy en claro que para él estos chicos y chicas no son personas especiales, sino talentos diferentes a quienes hay que pulir para que brillen sobre el escenario. 

Jonathan es un experimentado actor, quien por cinco años fue uno de los principales profesores en el gran teatro-circo que todos conocen como La Tarumba, hasta que un día le ofrecieron ser el maestro de actuación en un colegio de niños especiales, y al aceptar la vida le cambió por completo.

La ternura y las habilidades de estos pequeños lo convencieron de que tenía que dedicarse de lleno a ellos para demostrarle a la sociedad peruana que la actuación no sólo es cosa de las personas ‘normales’.

“Hice un show en la fiesta de una de las alumnas del colegio, a la cual asistió Gloria María Solari (directora de teatro infantil), quien tras ver mi presentación me propuso que me uniera a su escuela para que dictara un taller de actuación para niños especiales, y fue así como nació Liberarte en junio del 2007”, recuerda.

Dos años después Jonathan Oliveros decide independizarse y tras haber iniciado su labor artística con la técnica del claun opta por los musicales teatrales, ya que se da cuenta que sus alumnos se adaptaban mejor a este estilo. 

Comenzó enseñando a seis chicos y ahora es el maestro de 45 jóvenes. “A muchos los he visto crecer y desarrollarse artísticamente”, manifiesta y añade que el crecimiento de su alumnado en los últimos años se ha debido básicamente a las referencias que van de boca en boca.

Obras mágicas

Son muchas las obras que Jonathan ha realizado con sus chicos a lo largo de estos años y es “La otra historia de Pinocho” una de las que más recuerda, pues se basó en el popular cuento para crear el caso de un niño de madera, quien quería ser ‘normal’ debido a que en el colegio se burlaban de él. 

También tiene presente la primera obra teatral que hizo con música en vivo llamada “El mundo de Oz”, otra adaptación en la que el personaje de Dorothy llega a un mundo donde sus habitantes son personas especiales que la tratan muy bien. 

Sin embargo, Jonathan Oliveros cree que hasta el momento su obra más lograda ha sido “Anita, la huerfanita”, por el gran desempeño de sus alumnos al momento de cantar, bailar y actuar. Además, contó con el auspicio del Grupo Interbank. 

Y la que podría superar a esta puesta en escena es la que está por presentar el 11, 12 y 13 de diciembre en el auditorio del Colegio Santa Úrsula. Se trata del conocido musical de los años setenta “Grease”. 

“Es un proyecto difícil, porque tiene muchas coreografías y canciones; pero, no es imposible, pues mis chicos y chicas han logrado la madurez y ya es momento de que saquen su rebeldía y coquetería”, indica y agrega que es su trabajo más ambicioso hasta el momento. 

Prejuicios vigentes

Este joven actor ha tenido muchas alegrías enseñando a los nuevos talentos; pero, no se ha librado de los malos comentarios de algunos que aún creen que las personas con síndrome de Down, retraso mental y autismo; no deben salir de la casa.

“Un sujeto me escribió en el Facebook diciendo que no creía que estos niños puedan hacer el musical ‘Grease’, así que lo invité a la obra; pero, me respondió que no aceptaba”, lamenta.

Sin embargo, Jonathan no se deja dañar y sigue adelante con Liberarte, ya que ahora su última obra tendrá 45 alumnos en escena, una considerable evolución, pues hace dos años eran 25 los que estaban sobre las tablas. 

“Eso demuestra que hay una mejoría y desarrollo en el alumnado”, expresa el director de teatro, quien precisa que en sus obras también incluye a artistas profesionales para que tengan la oportunidad de interactuar con los jóvenes especiales. 

La enseñanza

En Liberarte los nuevos alumnos ingresan al nivel A, en el que se les enseña las técnicas del teatro musical y se busca que ellos sean lo más comunicativos posibles para que se puedan enfrentar a su prueba de fuego, es decir, participar en una de las obras. 

En el nivel B se encuentran las chicas y chicos experimentados, a los cuales se les ponen nuevos retos para que realicen una mejor puesta en escena cuando tengan que mostrar sus aptitudes artísticas al público. Cabe indicar, que Jonathan Oliveros cuenta con un equipo que está conformado por profesores de canto y baile, así como cuatro asistentes, quienes lo ayudan a atender a todos los alumnos y de paso se encargan de ver todo lo correspondiente a la utilería, trajes, equipos, entre otros materiales necesarios para el desarrollo de las obras. 

“Y también cuento con el asesoramiento del Centro Psicológico del Perú, que es dirigido por mi hermana Janet Oliveros”, sostiene y señala que se cobra a las familias de los jóvenes de Liberarte una mensualidad de S/. 220, con el fin de tener los ingresos necesarios para financiar las puestas en escena y el pago de los miembros del equipo. 

Metas a futuro

Jonathan quiere que su siguiente paso sea un viaje al extranjero con sus chicos de Liberarte, pues le encantaría que ellos demuestren su arte a nivel global. Es más, ya está en contacto con sus colegas argentinos para ver la posibilidad de que esto se concrete en un futuro cercano.

También le encantaría que alguna empresa privada se convierta en su mano derecha para poder sustentar becas para los jóvenes especiales de provincias, a quienes se les hace difícil venir a Lima para convertirse en talentosos artistas. 

Liberarte:

www.liberarteteatroperu.com

www.facebook.com/liberartetalleres

liberarteteatro@hotmail.com

999-225-164

Dirección: Av. Larco 1150, Miraflores.

Horarios: lunes, miércoles y viernes; de 3:00 p.m. a 6:00 p.m.

PUBLICADO EN LA REVISTA Gan@Más #11 (NOVIEMBRE 2013)

Comparte en:

Vea también