Startup Inka Ozono busca eliminar el uso de agroquímicos

07:08 13 Diciembre, 2019

Desde pequeños agricultores hasta grandes agroexportadoras necesitan mejorar la cantidad y calidad de sus cosechas todos los años; por esa razón recurren a agroquímicos, de los cuales más del 95% son tóxicos.

Ante dicha problemática, Inka Ozono –startup incubada por USIL Ventures, con el apoyo de Startup Perú- creó la máquina móvil para el control de patógenos en cultivos y superficies a base de agua ozonizada, la cual ha obtenido la patente por 10 años de modelo de utilidad, ante Indecopi.

La propuesta radica en la fabricación y comercialización de generadores de ozono, máquinas móviles a través de las cuales se mezcla dicho gas con agua, lo que permite a los agricultores realizar un riego tecnificado.

“El ozono ayuda a reducir la necesidad de usar agroquímicos. Va a ayudar a controlar hongos, virus, bacterias, nematodos y otros microorganismos que están en el suelo. El ozono en la agricultura es rentable, ecológico y saludable”, sostuvo Nicolás Chumbez Céspedes, líder del equipo Inka Ozono.

En ese sentido, indicó que la mezcla se convierte en un desinfectante ecológico que no contamina ni el suelo, ni el agua, ni el aire. Además, no es tóxico para las personas y no deja residuos químicos en los productos cosechados, lo cual reduce los costos en agricultura y le da valor a las cosechas.

Según explicó Chumbez, en el Perú no hay una supervisión sobre la cantidad de agroquímicos permitidos en los cultivos, por lo que los agricultores terminan contaminando la cosecha, lo que afecta al potencial exportable. “Si analizamos productos como tomates o lechugas, veremos que todos sobrepasan más de 3 veces el límite permitido de agroquímicos”, acotó.

Inka Ozono ya empezó a comercializar sus sistemas de ozono para la agricultura. Entre sus clientes más representativos se encuentra Autodema, Autoridad Autónoma de Majes, institución que –tras la prueba de dicho sistema- tuvo como resultados, en cultivos de uva, la mejora de los racimos y del calibre de las hojas, así como de la producción por hectárea, por lo que el costo de inversión por hectárea obtendría una reducción.

(Por Ulda Ballena)

Comparte en:

Vea también