SBS destaca mejoras al marco regulatorio para impulsar la transformación digital y fintech

11:13 30 Septiembre, 2021

Se observa un incremento importante en las iniciativas asociadas a nuevos productos y cambios importantes, que en su mayoría consisten en servicios financieros digitales, tales como las billeteras electrónicas, los productos crediticios, los servicios de cambio de moneda de forma virtual, transferencias, y pagos usando solo el número celular, entre muchos otros.

Frente a estos cambios, la Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, afiema que procura lograr un entorno regulatorio adecuado y seguro para la innovación y desarrollar un enfoque de supervisión que responda a los nuevos retos que enfrentan los sistemas regulados. “Por ello, hemos estado enfocados en remover barreras, vigilar los cambios que ocurren en la industria e intervenir cuando es necesario”.

 

En ese sentido, la SBS afirma que ha prestado especial atención a los temas de transformación digital y fintech, realizando mejoras al marco regulatorio que coadyuve a su desarrollo:

– Actualización de nuestra regulación para la autorización de nuevas empresas, a fin de simplificarla, hacerla más predecible y explícita ante las nuevas iniciativas.

– Actualización de la regulación de servicios provistos por terceros a las empresas reguladas, a fin de facilitar el procesamiento en nube, aclarar las expectativas en torno a la subcontratación y a la provisión de servicios significativos.

– Nueva regulación en ciberseguridad, enrolamiento digital (onboarding) (enrolamiento) digital, y criterios de seguridad para las aplicaciones de programación de interfaces (API, por sus siglas en inglés).

– Nuevo Reglamento para la realización temporal de actividades en modelos, que habilita espacios de prueba (sandbox) para soluciones innovadoras.

 

Respecto a las fintech, desde el año 2017, la SBS viene trabajando en la implementación de una estrategia focalizada y proporcional en los espacios regulados y no regulados, vigilando su desarrollo e interviniendo cuando se identifica un interés público asociado a nuestros mandatos, así como promoviendo cambios legales o regulatorios y colaborando con otros organismos.

En el espacio regulado, se tiene a fintech como las empresas emisoras de dinero electrónico (EEDE) y a las sociedades dedicadas a la actividad de financiamiento participativo financiero, reguladas por la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV), en cuyo proceso de autorización podemos participar a solicitud de dicho regulador en el caso del financiamiento participativo de préstamos (crowdlending).

Las fintech dedicadas al cambio virtual de monedas, así como las dedicadas a préstamos, son actualmente sujetos obligados a reportar operaciones sospechosas a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), unidad especializada de la SBS, y para dicho efecto deben contar con un sistema de prevención de lavado de activos y de financiamiento del terrorismo.

 

“Esperamos que las fintech que buscan dedicarse a actividades ligadas al sistema financiero encuentren en el nuevo régimen de modelos novedosos (sandbox), opciones adicionales a las actualmente existentes para facilitar el desarrollo de pruebas con entidades reguladas bajo los regímenes de “flexibilización” o “extraordinario” creados por la normativa”.

“En el caso de las fintech que cuenten con la suficiente madurez y deseen llevar adelante actividades novedosas en actividades previstas dentro de nuestro marco de licencias vigente, pueden evaluar su incorporación al sistema regulado por la SBS bajo los procedimientos mejorados de autorización. Cabe mencionar que este proceso consta de dos etapas: organización y funcionamiento. La aplicación a alguno de estos regímenes de sandbox puede realizarse obtenida la licencia de organización”, afirma la SBS.

Asimismo, procurando un sistema financiero sano y competitivo, además de los aspectos antes mencionados, el regulador refiere que en el año 2020 incluyó en su agenda los temas relacionados a la Banca Abierta (Open Banking), tema para el cual ya contaba con un primer estudio, con el apoyo del Banco Mundial, que buscó identificar las oportunidades para su desarrollo.

“Finalmente, de conformidad con las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), buscaremos que los proveedores de servicios de activos virtuales (PSAV) también sean incorporados como sujetos obligados a reportar a la UIF, para lo cual se ha presentado, recientemente, una propuesta normativa en ese sentido, la cual esperamos sea aprobada próximamente”, finaliza la SBS.

Comparte en:

Vea también