Peruanos hicieron compras en tiendas virtuales por más de S/. 5,800 millones en el 2014

12:45 23 Marzo, 2015

El Perú ha registrado un crecimiento vertiginoso en el e-commerce en los últimos años. Así, el número de operaciones realizadas con tarjetas de créditos en tiendas virtuales pasó de 2.2 millones en el 2012 a 4.1 millones en el 2014, es decir, anotó un incremento de 89% en 3 años. En cuanto al monto transado, en el 2012 se registraron operaciones con tarjetas de crédito en comercios electrónicos por un total de S/. 2,102 millones; en tanto, en el 2014 dicha cifra se multiplicó a S/. 5,875 millones, expandiéndose en 180% en tal periodo, señala un reciente estudio de Asbanc.

Es importante resaltar que las cifras señaladas en el párrafo anterior no representan la totalidad de transacciones en tiendas virtuales, ya que no se incluyen a las operaciones realizadas con tarjetas de débito ni las canceladas en efectivo. Sin embargo, se calcula que a través de las tarjetas de crédito se realizan aproximadamente el 97% de las ventas de comercio electrónico. Además, se debe precisar que el monto señalado reúne las compras realizadas por tarjetahabientes de entidades bancarias peruanas en establecimientos comerciales virtuales tanto del país como del exterior.

Potencial de crecimiento y limitaciones

El informe destaca que si bien la expansión de las compras por Internet en nuestro país ha sido significativa, existe un inmenso potencial de crecimiento. ¿Qué se necesita para materializar dicho potencial? Hay varios elementos necesarios, que van desde una mayor audacia de los empresarios, cambios en algunos paradigmas instaurados en el consumidor peruano, mayor educación e inclusión financiera, incremento de la penetración del Internet, entre otros.

Sobre el primer punto, un estudio de la Cámara Peruana de Comercio Electrónico revela que más del 63% de las empresas locales no muestran interés en habilitar alguna plataforma virtual donde ofrecer sus productos y servicios. Esto demuestra la falta de audacia que mencionamos, ya que migrar hacia una tienda en Internet genera costos mucho menores que instalar una tienda física. Sin embargo, sí es necesario implementar una serie de nuevos procesos que van desde habilitar un establecimiento virtual que funcione las 24 horas del día con medidas antifraude y de seguridad a favor de la tienda/cliente, el despacho de productos, etc.

Consumidor peruano

En cuanto al consumidor peruano, hay rasgos en él muy marcados que lo diferencian, por ejemplo, del consumidor estadounidense o europeo. El usuario local (y el latinoamericano, en general) suele ser desconfiado, necesita revisar a detalle lo que va a comprar. Eso es algo que las tiendas virtuales no pueden ofrecer. Además, el hecho de pagar por un producto y no recibirlo al instante sino luego de unos días, y no saber el estado en el que dicho producto llegará, también desalienta al comprador peruano. Sin embargo, esto ha ido cambiando poco a poco. Conscientes de la idiosincrasia del consumidor latinoamericano, muchas tiendas virtuales ofrecen la posibilidad de devolver lo comprado sin costo alguno para el cliente. Esta posibilidad permite al usuario probar lo que adquirió y retornarlo si no está satisfecho. Otras tiendas brindan la opción de que el consumidor haga el pago “contra-entrega”, es decir, el cliente paga por el producto únicamente luego de tenerlo a la mano y dar su conformidad.

Asimismo, las tarjetas de crédito son el principal medio de pago de las compras por Internet. Por ende, si se incrementa el número de tarjetahabientes, la posibilidad de que aumente el comercio electrónico será más alta. El Perú es uno de los países con mayor potencial de avance para la inclusión financiera. Dado ese contexto, para poder aumentar la base de sujetos de crédito y que un mayor número de personas se beneficie de ser parte del sistema financiero es necesario que se apliquen medidas que busquen -por ejemplo- reducir la informalidad o impulsar iniciativas que impacten directamente en una mayor cobertura de los servicios financieros. Para ello es inevitable la colaboración entre el Gobierno y el sector privado.

El informe señala que manejar estas nuevas tecnologías requiere instrucción y educación. El consumidor de hace diez o, incluso, cinco años seguramente seguía ciertas recomendaciones al realizar una compra en una tienda física, como contar su vuelto antes de irse, revisar su comprobante de pago, entre otros. Ahora, el cliente de una tienda virtual necesita considerar otros elementos al realizar su compra: revisar si la web cuenta con todas las medidas de seguridad, realizar sus compras sólo en dispositivos que cuenten con antivirus, etc. Es todo un cambio el que enfrenta el consumidor frente a estos nuevos canales, por lo que es importante que se le otorgue todas las recomendaciones necesarias, ya que esto incidirá en una mayor confianza para realizar más compras en el futuro.

Perspectivas

Asbanc señala que es muy probable que en el próximo decenio las tiendas físicas se muden casi por completo al ciberespacio. El proceso de cambio hacia canales modernos y no tradicionales es una realidad y se da no sólo en el sector comercio, sino también en los servicios financieros, educativos, y de entretenimiento, por mencionar algunos sectores. Ello representará una serie de retos y oportunidades para los cuales los empresarios, emprendedores y Gobierno deben estar preparados. Como dijo Charles Darwin alguna vez: “No sobreviven las especies más fuertes ni las más inteligentes, sino las que mejor se adaptan al cambio”.

Comercio e-1 Comerci e-2 Comercio e-3

Comparte en:

Vea también