La familia que revolucionó los mates burilados

19:23 19 Diciembre, 2014

Con tan sólo 18 años Cristian Alfaro era uno más en el gran grupo de trabajadores de Construcción Civil; pero, felizmente le dio un vuelco a su vida una noche cuando llegó muy cansado a su casa. Sus hermanos Ángel y Charles vieron lo agotado que estaba y por eso le ofrecieron que se sumara al negocio familiar de elaboración de mates burilados.

“Me dijeron: ‘Con nosotros puedes trabajar escuchando música, todos los géneros que desees’, y como amo la música me convencieron de esa forma”, recuerda entre risas y agrega que le pone pasión a lo que hace, pues labora con dos maestros que siempre lo guían y por eso pudo perfeccionar su técnica con el paso del tiempo.

Con el ingreso de Cristian al equipo la empresa huancaína Arte Alfaro Núñez se fortaleció y se ha convertido en una de las principales dentro del sector, es más, el año pasado fue la ganadora de la convocatoria de la Fundación Romero ‘Para quitarse el sombrero’ en la categoría conservación de tradiciones.

Además, estos hermanos han ganado concursos en su región y obtuvieron un reconocimiento de parte de Promperú por estar utilizando estrategias de exportación. Y este año participaron en el ‘Perú Gift Show’ y la ‘Rueda de Negocios Centro Exporta’, y en noviembre harán lo mismo en la feria ‘De Nuestras Manos’.

Cristian se siente feliz de haber conseguido todos estos logros con su familia; pero, no está conforme, por eso se encuentra estudiando la carrera de administración de empresas en Huancayo, gracias a una beca que ganó, ya que sabe que una buena formación superior le va a servir para hacer crecer la empresa.

“Me despierto temprano, a las 6:00 a.m. empiezo a trabajar con mis hermanos, mientras mi madre Digna Núñez está pendiente de nosotros en la cocina. Nuestra labor dura hasta el mediodía, luego voy a clases hasta las 6:00 p.m. y al salir del instituto me quedo en la ciudad para hacer los trabajos que nos dejan y regreso a mi casa pasada las 8:00 p.m., después de cenar me doy un tiempo para hacer más mates burilados o preparar algunos diseños”, menciona.

Comenta que siempre encuentra tiempo para mantenerse en contacto con sus amigos y clientes; sin embargo, reconoce amenamente que por estar tan atareado a veces se olvida de algunas fechas importantes.

Manos a la obra

Al ritmo del folclore huancaíno, salsa, baladas, rock y hasta la música cristiana; los hermanos Alfaro desarrollan su labor y a veces se les unen algunos primos. Cristian indica que cada uno tiene una técnica especial para hacer los mates burilados y añade que eso les permite tener productos de todos los estilos y formas.

“Muchas de las técnicas son tradicionales y los colores son naturales; pero, también usamos otros estilos como el fondo negro o los mates quemados, para obtener matices negros y marrones, todo un degradado”, explica a Gan@Más.

El tiempo para elaborar un mate burilado, es de una hora, un día, un mes, medio año o más; todo depende del tamaño y el diseño que se quiera tallar, es decir, depende de la exactitud y de lo que deseen mostrar estos artesanos.

Estos productos representan sentimientos y cuentan vivencias andinas, y es la familia Alfaro Núñez la que tiene historia en la elaboración de los mates burilados, pues Cristian precisa que su tía Reina Núñez fue la creadora de los mates llamados primavera; lo que ocurrió fue que antes ella se dedicaba a los bordados y se dio cuenta que se podía hacer el mismo proceso en los mates burilados, utilizando una amplia variedad de colores.

Trabajo duro

Cristian Alfaro menciona que el tema económico fue el inconveniente más duro que enfrentaron, por ello, recuerda que cuando estaban iniciando el negocio tuvieron que utilizar con mucho cuidado y precisión el dinero con el que contaban.

“Siempre hay problemas; pero, de alguna forma tratamos de solucionarlos, a veces también falta tiempo para realizar algunos trabajos, así que hay que priorizar lo más importante. Lo bueno es que somos una familia cálida, así que todos nos apoyamos”, subrayó.

Reconoce que la alta competencia en el sector de los mates burilados ha provocado que baje el precio de los productos; aunque, sostuvo que para contrarrestar este inconveniente Arte Alfaro Núñez desarrolla modelos diferentes para causar interés en el público y conseguir más ventas.

Cabe indicar, que la variación del costo de los mates burilados depende del diseño del tallado, los detalles puestos y la exactitud en el trabajo; pero la mayoría de los artesanos hacen productos muy simples, que son los que más se encuentran en el mercado. Los trabajos de la familia Alfaro no están dentro de este grupo, ya que sus modelos pueden ser muy costosos e incluso Cristian revela que cuentan con algunos que podrían venderse por miles de soles; pero, han preferido guardarlos como si fueran unos tesoros, ya que una de sus metas es tener un museo en algún momento.

Arte Alfaro Núñez les vende sus mates burilados a los locales ubicados en los centros de artesanías de Cusco, Arequipa y Puno. Además, sus productos se pueden encontrar en las ferias regionales que se desarrollan en Lima.

Expansión

Cristian y sus hermanos actualmente están exportando pequeñas cantidades a EE.UU., Italia, Suiza y Francia; ya tienen ofertas para participar en ferias internacionales y no descartan abrir locales tanto en el Perú como en el exterior.

“Siempre tenemos ideas para innovar, estamos aumentando algunas cosas, estamos cambiando de colores e investigando. Todo lo nuevo lo mostramos en su debido momento, esto para evitar alguna copia en el mercado”, y reitera que es feliz haciendo su trabajo, pues le ha dado muchas satisfacciones, algo que de niño soñó con alcanzar, pues por varios años vivió en la pobreza extrema.

PUBLICADO ORIGINALMENTE EN LA REVISTA Gan@Más #18 (JULIO 2014)

Comparte en:

Vea también