Kelly Peters: La economía del comportamiento ayuda a tomar mejores decisiones

07:00 7 Octubre, 2019

Ciencia y negocios son dos palabras que para algunos no guardan relación, sin embargo, para Kelly Peters, aplicar el conocimiento científico en una organización puede ser la mejor manera de encontrar soluciones que ayuden a que una empresa crezca. En el marco del World Business Forum, organizado por primera vez en Perú, la CEO y confudadora de BEworks habló sobre la ciencia del comportamiento.

La profesora en la universidad de Toronto comenzó por sentar las bases de su exposición diciendo: “Quiero ayudarles a pensar como científico, ¿Qué es la economía del comportamiento y cómo lo aplico?”.

En relación a lo primero dijo que la imagen de un científico está muy estereotipada. “Generalmente la gente piensa que un científico es un hombre mayor con cabello despeinado y barba en un laboratorio, pero la ciencia es más que un trabajo, es una forma de pensar”. Además mencionó que todos tenemos el potencial de un pensamiento científico y que lo importante de ello que es que nos permite saber la verdad.

 

La escritora puso de ejemplo el uso del pensamiento científico en una situación cotidiana como el hacer cola para pagar un producto o servicio. “El pensamiento científico aparece cuando las personas se preguntan por qué la cola demora tanto, cuál es el problema”, subrayó.

Otro punto importante que mencionó fue en relación a la curiosidad. “Es muy bueno ser muy curioso y saber el por qué de las cosas, no siempre para tener la razón, sino para determinar si estamos equivocados”.

Continuando con el ejemplo de las colas, Peters afirmó, en relación a los clientes, que las personas tienden a exagerar las malas experiencias y el problema está en que en el mundo del retail las colas muchas veces son causantes de que los clientes no compren por la demora en la espera.

La apasionada en el pensamiento científico aconsejó que como respuesta las empresas deben buscar soluciones como un cartel que diga ‘esta cola toma 10 minutos de espera, cuéntanos si demoró más´. “Con esto estamos usando una estrategia psicológica al cliente. Este experimento redujo el número de personas que abandonaban la tienda sin comprar por evitar las colas”. Además añadió diciendo que con el ejemplo mostrado queda en evidencia que la percepción de las personas ante determinadas situaciones es a veces más importante que el hecho en sí.

La economía del comportamiento

La segunda pregunta que respondió la cofundadora de BEworks fue ¿qué es la economía del comportamiento? Ella lo define como el ser conscientes que todo se rige en la manera de comportarse. “El objetivo de la economía del comportamiento es limitar los sesgos de la gente para que puedan tomar buenas decisiones”, resaltó.

En cuanto a la razón dijo que no somos irracionales pero nuestra racionalidad es limitada, la economía del comportamiento aprovecha los sesgos para que las personas tomen mejores decisiones.

Según Peters, las barreras para no innovar son: La intuición, el estatus quo y el miedo de hacer algo distinto. Justamente en esa línea, la experimentación es una herramienta poderosa de la economía del comportamiento. “El desafío de la innovación es que cuando le preguntamos a los líderes del negocio por qué no innovan la respuestas de ellos es que cree que su personal no está preparado”, advirtió la expositora.

Para finalizar, la experta en ciencia del consumidor subrayó que en la economía del pensamiento se piensa en cómo mejorar la experiencia del cliente mediante el uso del pensamiento científico que ayudará a tener respuestas claras. Sin embargo, el hecho de que a través de él se pueda influenciar en las decisiones de las personas no significa que se deba hacer siempre.

(Por Renzo Meza)

Comparte en:

avatar