Haga su presupuesto familiar

12:51 17 Marzo, 2014

Todos nos hemos sentido alguna vez, sobre todo después de un período de gastos fuertes como las fiestas de fin de año o vacaciones, ajustados y preocupados por los gastos adicionales. Pero si empezamos a recordar, notaremos que cada fin de mes ocurre lo mismo, solo que a menor escala. Entonces, ¿Qué estamos haciendo mal? ¿Podemos solucionarlo? 

El ABC de la Banca del Banco de Crédito recomienda elaborar un presupuesto personal o familiar. En su web www.abcdelabanca.com las personas podrán encontrar una herramienta llamada Presupuestador y consejos muy útiles para aprender paso a paso cómo elaborar un presupuesto familiar de forma sencilla. “El principal objetivo del presupuesto es ordenar nuestras finanzas, y por finanzas debemos entender todos los números que forman parte de nuestra vida cotidiana”, explica el portal web. 

Ahora veamos cómo se ordena un presupuesto personal y/o familiar de manera sencilla: 

 

PRIMER PASO: Elegir una herramienta 

Puede ser cualquier cosa donde podamos anotar, desde un cuaderno o una página de excel en la computadora hasta una herramienta más amigable como el Presupuestador en la web www.abcdelabanca.com 

Lo importante es tener la disposición para registrar todo y en orden. La herramienta que elijamos debe estar siempre disponible y guardada en el mismo lugar. 

 

SEGUNDO PASO: Completar la información en la herramienta 

Una vez que hayamos elegido la herramienta, debemos saber qué tipo de información anotar. Para eso necesitamos saber que nuestro presupuesto familiar tendrá dos grandes campos: Ingresos y gastos. Esta es la base de nuestro presupuesto. A partir de aquí, podremos empezar a calcular todo lo que pasa por nuestro bolsillo y sale de él. Debemos comprender que el presupuesto es una tarea que no se hace apresuradamente. Hay que tomarse unos minutos para pensar lo que vamos a anotar. 

 

TERCER PASO: Identificar el dinero que entra o los ingresos 

Aquí debemos anotar todo el dinero que recibimos, de cualquier fuente y con la frecuencia con la que llegue. Identificamos, primero, los que ingresan de forma fija y luego los ingresos variables.

 

CUARTO PASO: Identificar el dinero que sale o los gastos 

Esta es la parte más delicada, porque requiere de gran atención y disciplina. Los ingresos suelen llegar una vez al mes, pero los gastos se hacen cada día, por eso debemos estar muy atentos. Primero identificamos los gastos fijos y luego los variables y extras, por ejemplo:Para perfeccionar esta labor, te recomendamos los siguientes tips: 

Se trata de un presupuesto y, como el nombre lo dice, debemos hacer un cálculo más o menos certero de cuánto gastamos y cuánto recibimos. Sin embargo, este cálculo debe ser contrastado con la realidad. 

Posiblemente las cantidades que calculemos no sean realistas. Por eso será necesario retocar el presupuesto varias veces, hasta que la práctica nos haga exactos. 

En los primeros meses es aconsejable ser lo más exactos posibles con los gastos. Por eso es mejor anotar día a día cómo gastamos, de ser posible con vouchers de respaldo. 

 

QUINTO PASO: Gestionar el presupuesto 

Con los resultados obtenidos de las columnas Ingresos y Gastos ya detallados, es posible hacer un ejercicio muy simple, que se resume en: 

A. Si los gastos son mayores que los ingresos, será necesario recortar los primeros. 

B. Si los ingresos son mayores que los gastos, esa es nuestra capacidad de ahorro. 

Al respecto, Patricia Foster, experta en finanzas personales del ABC de la Banca sostiene que “El primer escenario es una señal de alerta, porque si los gastos exceden a los ingresos por varios meses, lo común es que asumamos deudas para cubrir la diferencia. Entonces hay dos caminos para salir del problema: recortar gastos variables o extras o aumentar los ingresos. Como lo segundo es más difícil, se tiene que recurrir por el ajuste”. En ese caso, ABC de la Banca recomienda: 

Empezar por recortar los gastos extras. Hacerlo no nos van a poner en problemas, ya que tenemos los gastos básicos cubiertos. 

No descuidar los gastos fijos que pueden acarrear más deuda, como los créditos. Un retraso en pagos hará que al mes siguiente paguemos una penalidad por atraso, que hará más difícil la tarea de poner nuestros gastos en orden. 

Las deudas mensuales por créditos no deberían exceder el 30% de los ingresos. 

Si es posible un ingreso mensual adicional, bienvenido. Pero no debemos afectar la salud con exceso de trabajo. 

Si tenemos capacidad de ahorrar, es muy importante saber si podremos mantener ese nivel de ahorro todos los meses. Por eso también se debe presupuestar los gastos adicionales en los meses de cumpleaños o de celebraciones como el Día de la Madre o Navidad. 

Lo fundamental de este ordenamiento de nuestras finanzas es lograr que nuestros ingresos cubran nuestros gastos, incluido el ahorro. Una meta realista es ahorrar entre un 5% y 10% mensualmente, con lo que podemos calcular una inversión importante para más adelante. Una vez que hemos identificado las flaquezas de nuestro presupuesto y sabemos dónde recortar, será por fin posible no llegar ajustados a fin de mes e, incluso, darnos ese gustito que tanto ansiamos.

Comparte en:

Vea también