El emprendimiento Ayru ya colocó 250 mil sorbetes orgánicos en el mercado

08:05 9 Enero, 2020

“500 millones de sorbetes o “cañitas” se consumen al día en EE.UU. con lo cual si hiciéramos una varita podríamos envolver a la tierra 2 veces y media”, dijo Anyela Gómez González, Ceo de Ayru, un emprendimiento social que elabora sorbetes 100% orgánicos y naturales, al dar su pitch en un reciente evento organizado por Kunan.

Anyela comentó que los aspectos negativos de las cañitas de plástico son evidentes pues han destruido hábitats y ecosistemas, razón por la cual, en el mundo ya se vienen tomando medidas de urgencia, hace varios años, y en el Perú, desde el 20 de diciembre, empezó la prohibición de su uso, comercialización, producción, etc., en cumplimiento de lo establecido en la reglamentación publicada en agosto sobre la ley de plásticos 30884.

“Yo soy de Huancayo y hace 6 años me mudé a Lima para tener una mejor calidad de vida. Conocía la planta llamada Cebadilla que crece a 3000 msnm en zonas de pobreza y pobreza extrema y poco accesibles y me uní con un grupo de amigos para lanzar Ayru, diseñando un proceso para transformar esta planta inutilizada en sorbetes 100% orgánicos y naturales, de tal manera que pudiéramos generar un trabajo digno para las personas de estas zonas, ya que por lo general esta planta se quema al no encontrarle ningún valor, lo cual también es negativo para el medio ambiente”.

Ayru se encarga de capacitar a las personas de la comunidad para que sepan bien los procesos, bajo estándares de calidad y seguridad, en el producto, de tal manera que puedan garantizar que el 90% del costo de producción se quede en la zona. “El costo de producción se queda en las comunidades y así logramos aumentar su rentabilidad en 316% por hectárea. Esto en números simples pasa de 6 mil soles, que ganaban antes, a 25 mil soles adicionales para toda su campaña anual”, dijo Anyela.

Los Sorbetes Ayru tienen la propiedad de soportar temperaturas elevadas, resisten la humedad, son cómodos para los usuarios al no transmitir olores ni sabores y son al 100% productos con mínima huella de carbono.
“250 mil sorbetes han salido al mercado gracias a 20 productores, directos e indirectos, así hemos logrado llegar a hoteles y restaurantes teniendo hasta el momento 38 clientes con compras fijas mensuales. Si nos ponemos a pensar que 30 millones de sorbetes le pueden cambiar la vida a una persona, imaginemos si solo satisficiéramos la cuarta parte de la demanda que tiene EE.UU. podríamos cambiar la vida a 125 mil personas”, concluyó Anyela.

Comparte en:

Vea también