El dentista del “Loco” Vargas y Jefferson Farfán

11:18 10 Noviembre, 2014

Eduardo Cisneros es uno de los dentistas más afortunados de Lima, pues ha tenido como clientes a famosos futbolista como: Juan Manuel Vargas, Carlos Zambrano, Jefferson Farfán y el recordado ídolo crema Jorge Amado Nunes, quien le pasó la voz a varios de sus compañeros de la “U”, en los noventa, para que se atiendan en Sonrisa Perú.

“Y Sergio Markarián también fue mi paciente cuando fue el entrenador de la selección peruana de fútbol”, revela el odontólogo, quien a pesar del éxito no pierde la sencillez. Además, precisa que por su consultorio han pasado las bellas actrices Vanessa Saba y Jimena Lindo, así como los actores Sergio Galliani y Christian Ysla.

Sin embargo, hay algo que caracteriza a Eduardo Cisneros, ya que durante el día se coloca su traje azul y atiende a los pacientes; pero, de noche se cuelga su guitarra y toca el bajo con Rafo Ráez & Los Paranoias, uno de los grupos de rock más populares de la escena local.

Eso le ha permitido captar más clientela, desde los fans hasta los propios músicos. “Un gran porcentaje de mis pacientes son fanáticos del rock peruano y varios vienen con sus discos para que se los autografíe, y otros que atiendo desde hace años se sorprendieron cuando me vieron sobre el escenario, ya que no se imaginaban que su dentista también es un rockero”, expresa.

Daniel F y Ricardo Breneissen (vocalista de Dolores Delirio) son dos de los músicos peruanos que más lo frecuentan; aunque, Eduardo indica que entre sus mejores pacientes se encuentran Rafo Ráez y Raúl Loza, sus compañeros de banda, pues comenta que ambos se preocupan por tener una buena dentadura.

“Cada seis meses se hacen su limpieza general y han traído al consultorio a sus amigos y familiares, para que también les haga curaciones”, señala y agrega que tiene la suerte

de ganarse la vida con sus dos pasiones: la odontología y la música.

“Ha habido casos en que he terminado de trabajar, me he subido al auto con rumbo al aeropuerto, he abordado un avión para ir a Cusco, he tocado con la banda y al día siguiente bien temprano he regresado a Lima para seguir atendiendo a mis clientes”, manifiesta.

Eduardo sostiene que puede estar cansado; pero, la música lo recarga de energía y por ello ensaya con su agrupación casi todas las noches.

Herencia paterna

Manasés Cisneros, el papá de Eduardo, fue el que motivó a que su hijo estudiara odontología en la Universidad Cayetano Heredia, pues también es dentista y desde que su vástago era un niño lo llevaba a su consultorio de la Plaza San Martín para mostrarle cómo trabajaba.

Desde un inicio al carismático dentista le agradó lo que hacía su papá y en 1985, cuando aún estudiaba, comenzó a hacer sus primeras prácticas en el consultorio que tres años después, cuando se tituló, heredó, porque don Manasés ingresó a la política durante el primer gobierno aprista.

“Mi padre se sentía orgulloso, pues de sus cuatro hijos yo fui el único que siguió sus pasos”, menciona y añade que su progenitor también lo introdujo a la música, ya que él fue quien le regaló su primera guitarra acústica y posteriormente una eléctrica que usó en sus primeras bandas de rock durante la época colegial.

“Recién en 1981 o 1982 pasé a tocar el bajo, pues la banda Temporal se había quedado sin bajista y sus integrantes me preguntaron si podía tocar con ellos”, recuerda.

La asociación

Cuando llegó la década del noventa Eduardo Cisneros unió fuerzas con su ex compañero de la universidad Luis Sierralta, con quien abrió un nuevo centro odontológico en Miraflores.

Se situaron en un edificio de la calle Porta y al cabo de un año la mala suerte se les cruzó, ya que un incendio, debido a un corto circuito en los cables de un grupo electrógeno, destruyó el lugar y de un momento a otro desapareció el consultorio en el que había invertido US$ 15,000.

Sin embargo, no se rindieron y en 1992 regresaron con todo. Consiguieron un financiamiento y alquilaron una vieja casona en la calle Diez Canseco, que equiparon con los mejores equipos para que los pacientes se sintieran muy cómodos.

Fueron más de 20 años de atención en esa vieja casona hasta que los dueños del lugar ya no quisieron seguir alquilándola, así que Eduardo y Luis tuvieron que mudarse de nuevo; pero, sin dejar su querido Miraflores.

Desde junio del 2013 se encuentran en su nuevo consultorio de la Av. Pardo, el cual está renovado y con los últimos equipos odontológicos.

Objetivo

Eduardo Cisneros dice que el 2014 será el año de su consolidación como dentista y tiene como meta crecer en el 2015, pues pretende abrir una clínica odontológica en el cono sur, ya que se ha dado cuenta que a esta zona de la ciudad aún le falta lograr el auge que tiene el cono norte.

“En el sur no hay un centro odontológico de primer nivel, así que pretendo ser parte del cambio”, exclama el dentista, quien es conocido por no cobrar la primera consulta; aunque, en las siguientes sesiones los clientes ya tiene que gastar según cómo se encuentre su dentadura. Una curación puede costar desde S/. 40 a S/. 100, mientras que un implante de titanio en el hueso no baja de los US$ 600 cada uno.

Y en lo que respecta a la música, el objetivo es sacar un nuevo álbum con Los Paranoias y no parar con las presentaciones en Lima y el interior del país. “No nos vamos a detener, queremos ser como los Rolling Stones que nunca paran a pesar de la avanzada edad”, dice entre risas.

PUBLICADO ORIGINALMENTE EN LA REVISTA Gan@Más #15 (MARZO 2014)

Comparte en:

Vea también