CONOZCA SU PERSONALIDAD FINANCIERA

11:54 1 Octubre, 2013

Así como cada persona tiene características que definen su forma de ser, hay rasgos que determinan cómo se muestran frente al dinero. Estos comportamientos varían de acuerdo a su personalidad, unos son más propensos a gastar todo lo que tienen, otros son más previsores y ahorran sus excedentes para luego invertirlos.

Si logra identificar el comportamiento que tiene frente al dinero, podría ser de mucha ayuda para detectar si se está generando un desorden en sus finanzas personales,tratar de buscar soluciones y evitar un sobreendeudamiento. Así también, uno puede identificar alternativas y sacar mejor provecho de los ahorros o animarse a emprender riesgos para tener una mayor rentabilidad de los mismos.

El encajar en una determinada personalidad financiera, no significa que tengamos resuelta nuestra salud financiera o todo esté perdido si nos ubicamos en una categoría no bien vista, sino que saberlo puede ayudarnos a mejorar nuestras acciones para unas finanzas más saludables.

Los expertos en finanzas personales identifican cuatro principales categorías que de alguna manera nos engloban a todos, incluso algunos se podrían identificar con más de una personalidad. Tome nota e identifique a qué categoría pertenece.

Los impulsivos

En esta categoría se encuentran las personas que no controlan sus acciones y por lo general recurren al gasto cuando pasan por un momento de estrés o ansiedad. Este estado emocional los lleva muchas veces a tomar decisiones más emotivas y menos racionales y suelen gastar fuertes sumas de dinero. Para no sentirse mal justifican sus acciones diciéndose “es lo mínimo que merezco” “por eso trabajo tanto” o “es un pequeño gustito”. Pero al finalizar el mes, cuando llegan las cuentas por pagar se sienten mal y dicen frases como “no puedo ahorrar” o “no me alcanza lo que gano”.

Para los especialistas, las causas de la adicción a la compra aún no están muy claras, sin embargo, identifican dos denominadores comunes entre quienes sufren este desorden: la gran apreciación de lo material y una pobre autoestima.

Si se encuentra en esta categoría, lo aconsejable es que busque terapias para la ansiedad. Asimismo, será de gran utilidad organizar sus ingresos y ahorros, asignando un orden de prioridad a sus gastos del 1 al 10 de manera tal de eliminar las compras que se encuentran por debajo del nivel 5, para empezar. Es aconsejable restringir a cero el uso de las tarjetas de crédito u otros mecanismos que puedan tentar a la hora de comprar.

Los derrochadores

Dentro de este perfil están las personas desordenadas en su manejo financiero. Es gente que prioriza vivir en el momento y divertirse sin pensar en lo que vendrá después. Suelen vivir sin preocuparse demasiado por su dinero y por su futuro, gastan de más. Es decir, gastan más de lo que ganan y acaban con sus ingresos antes de lo que imaginan.

Los que tienen esta personalidad dejan todo para después y evaden sus responsabilidades. Sus gastos están enfocados en cuidar su imagen personal y para su diversión. Suelen ser amigueros y demostrar que no hay límites en sus acciones. El rol de “gastadores” les imposibilita controlar gastos y los lleva a acumular grandes deudas con sus tarjetas de crédito y sin ningún margen para el ahorro.

Para tomar el control de esta situación, es importante establecer un plan de ahorro y se debe tener conciencia sobre el uso de las tarjetas de crédito, porque muchas veces se pierde el control cuando se paga con estos plásticos porque no es lo mismo cuando se hace en efectivo. Una buena táctica es no llevar las tarjetas de crédito cuando sale de compras.

Los tacaños

Primero se debe definir si una persona es avara o tacaña, que no es lo mismo. El avaro ama el dinero para sí, y disfruta de acumularlo y poseerlo, y es una persona que aunque tenga mucha riqueza puede vivir en la miseria con el fin de ahorrar y tener más dinero. El tacaño, al contrario, se agarra del dinero por temor al desamparo económico, y esa búsqueda permanente de seguridad es la que le impide gastar.

Para el tacaño, la imposibilidad para gastar pasa por un tema de miedos económicos. Un forma de solucionarlos es trabajar en los causantes del “miedo a la pobreza” con algunos ejercicios sencillos para controlar sus pensamientos negativos y superarlos. Comenzar poco a poco a desprenderse del dinero, como por ejemplo, haciendo regalos espontáneos y sin motivo aparente a familiares y amigos puede ser un buen punto de comienzo.

Los avaros requieren quizá un tratamiento más profundo, deben consultar a un psicólogo es una buena propuesta, dado que este tipo de afecciones suelen ser causadas por traumas muy arraigados en la infancia y tienen que ver con la imposibilidad de dar o desprenderse de las cosas.

Los metódicos

Son personas que se caracterizan por ser analíticas, cuidar los detalles y tienen un alto grado de responsabilidad. Son los típicos que siempre anotan todo lo que gastan, prefieren llevar un presupuesto, y fijan metas a seguir. Les gusta ahorrar, planear para el futuro y gastar de manera planeada.

Son personas que gastan poco en sí mismas. Se divierten, pero a su manera, tienen una actividad o hobby fijo y casi no buscan cosas nuevas.

En materia de inversiones, suelen ser igualmente muy conservadores, no les gusta arriesgar su dinero con el fin de ganar más hacia el futuro. Son personas que no quieren correr riesgos y prefieren las inversiones seguras y tradicionales. Los especialistas les recomiendan que sean menos controladores, más seguros en sus decisiones y decididos al momento de comprar, vender o invertir ya que pueden perder excelentes oportunidades por temor a tomar riesgos y equivocarse.

Comparte en:

Vea también