Congestión del transporte en San Isidro aleja la inversión en grandes edificios

17:12 29 Septiembre, 2014

El congestionamiento vehicular es uno de los mayores problemas que tiene la ciudad de Lima, a tal punto que está paralizando varios proyectos de inversión privada, advirtió Manuel Chamorro, consultor internacional y especialista en planificación de transporte urbano.

“Hoy el congestionamiento no es problema de algunas zonas, está pasando en toda la ciudad y eso es muy peligroso porque limita la movilidad y vamos a tener problemas muy serios de crecimiento. En San Isidro, por ejemplo, varias empresas quieren hacer proyectos inmensos, pero están paralizados por el congestionamiento. Están esperando que se haga algo con el transporte”, comentó.

También dijo que, durante el gobierno anterior, una empresa china quería construir un edificio de 100 pisos y otros dos de sesenta pisos en la avenida Canaval y Moreyra, en San Isidro. “Se hizo la evaluación y para el transporte necesitábamos 18 mil estacionamientos, que implica 11 mil autos por hora por sentido. En la Av. Javier Prado, en hora punta, pasan 8 mil por la zona del colegio San Agustín. Entonces necesitábamos una Javier Prado y media para atender estos edificios”.

Principales problemas

Durante el debate La reforma del servicio de transporte urbano en la ciudad de Lima, organizado por la Universidad del Pacífico, el especialista explicó que, a pesar de que la ciudad capital tiene -en promedio- una buena infraestructura vial comparada con otros países, si observamos el Cono Norte o San Juan de Lurigancho no hay suficientes vías para el transporte urbano.

En ese sentido, Chamorro consideró urgente que se pongan en marcha mayores proyectos de infraestructura para descongestionar la capital. “La Vía Expresa no tiene principio ni fin. Ya hay un proyecto para la Vía Expresa Sur, pero eso implica más autos a San Isidro, Miraflores, etc. Hay que hacer algo importante hacia el Cono Norte”, precisó.

Dijo también que hay serios problemas de accesibilidad, pues –por ejemplo- los semáforos peatonales no existen y la prioridad sigue siendo el vehículo.

Finalmente, manifestó que las autoridades no pueden continuar fiscalizando el transporte con personas, pues es el método más ineficiente y costoso del mundo. “Hay que aplicar tecnología con sistemas de monitoreo que avisen a la policía que hay infractores, en lugar de que estén esperando en cada esquina a ver qué auto comete una falta”, concluyó.

Comparte en:

Vea también