Cómo reconocer si una fintech es segura

17:22 17 Junio, 2019

La industria fintech se encuentra en constante crecimiento en el Perú. Por ello, no sorprende que encontrar día a día nuevas empresas que proveen servicios revolucionarios y enfocados en atender una necesidad cada vez más específica. Ante la demanda de servicios financieros digitales, resulta fundamental verificar si dichos negocios tienen una buena reputación y cuentan con estándares de calidad necesarios para operar.

En ese sentido, Paulo Valdiviezo, Co-founder de Kambista, la primera casa de cambio digital del país, sugiere 3 requerimientos clave para que los usuarios puedan reconocer si una fintech es segura:

1. Tiene documentos de funcionamiento en regla

El primer filtro debería ser el estado legal de la empresa. Es sencillo revisar en la web de la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT), que el Registro Único de Contribuyentes (RUC) se encuentre activo y que su actividad económica corresponda a la indicada en su aplicativo móvil o página web. Asimismo, es posible ver la información histórica de la empresa y si la misma tiene alguna deuda o alguna observación que desacredite su confianza.

Otra opción, dependiendo de la actividad económica de la fintech, es comprobar si está regulada o supervisada por la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) o la Superintendencia de Mercado de Valores (SMV). Ambas entidades listan en sus páginas web un directorio exhaustivo y actualizado de todas las empresas supervisadas, además cuentan con un buscador por RUC y por categoría, ya sean casas de cambio, casas de préstamo, empresas de dinero electrónico, de remesas, factoring, etc.

2. Protege los datos personales/privados de los usuarios

Si la fintech dispone de una plataforma web, como mínimo debería estar asegurada con un sistema de seguridad. Verificar esto es simple, en la barra de búsqueda debería aparecer un candado verde.

Otro aspecto a tener en cuenta es, que ninguna empresa debería solicitar los datos personales y privados de los usuarios. Se recomienda dudar de empresas que tengan como requisito del proceso entregar contraseñas de redes sociales, correos o el CVV/ pin de tu tarjeta de crédito o débito.

La única excepción a esta regla son las pasarelas de pago autorizadas, que se especializan en manipular de manera segura todos los datos personales de tarjetas. Es por ello, que tienen requisitos de seguridad y tecnológicos más estrictos:

• Certificación Payment Card Industry Data Security Standards (PCI DSS): En su web se identifica con qué nivel de certificación cumplen, el cual depende de la facturación anual de la empresa, varía de 4 a 1, siendo 1 el nivel más riguroso.

• Tokenización: Es el proceso de convertir los datos sensibles de tarjetas a caracteres encriptados, con lo cual se reduce mucho el riesgo a que un tercero acceda a esta información.

• 3D secure: Es una capa adicional de seguridad, utilizado para prevención de fraude en tarjetas de crédito y débito, que en síntesis crea una contraseña adicional.

• Herramientas de prevención antifraude: Existen diversos métodos adicionales para prevenir el fraude, tales como verificación biométrica, de ubicación, del equipo utilizado, etc.

3. Comentarios en prensa, buscadores y redes sociales

La reputación es uno de los activos más valiosos de cualquier compañía, y una fintech no es la excepción. Hoy en día, es común acceder a los comentarios de clientes y opiniones de expertos en el tema en los diferentes medios de prensa que existen. Además, se sugiere revisar en buscadores confiables y en las redes sociales más utilizadas (facebook, instagram, twitter, linkedin, youtube y google+), no necesariamente para ver la cantidad de seguidores o likes, sino comprobar el sentir de las observaciones, posibles quejas sobre el producto o servicio y la calidad del contenido que dicho dicha fintech genera.

Comparte en:

Vea también