BCRP: Entidades financieras deben evitar sobre endeudar a las pequeñas empresas

09:20 15 Febrero, 2016

Los costos operativos y el riesgo de crédito son los principales factores que explican el nivel y la disparidad de las tasas de interés que cobran las entidades finacieras del país. Asimismo, la competencia ha implicado que las entidades financieras sean operativamente más eficientes en todos los segmentos. En los segmentos de pequeñas y micro empresas como el de consumo, la competencia es entre las entidades financieras, a diferencia del segmento de empresas mayoristas, en el cual la competencia proviene también del mercado de capitales.

Estas son algunas de las principales conclusiones del reciente estudio “Radiografía del costo del crédito en el Perú”, elaborado por Marylin Choy, Eduardo Costa y Eloy Churata, funcionarios del Banco Central de Reserva del Perú (BCRP). El estudio analiza la evolución de los componentes de las tasas de interés en el periodo 2010 – 2014, a fin de explicar la disparidad de las tasas de interés activas entre segmentos en el mercado de crédito peruano y los niveles de esas tasas con relación a las tasas de interés de los depósitos.

El estudio sostiene que la diversidad de tasas existentes en el mercado de créditos peruano responde a la segmentación del mercado en sectores con deudores de características diferentes, tanto en tamaño como en capacidad de pago. Cuanto mayores son las diferencias en la escala y en el riesgo de crédito, mayor es la dispersión de tasas de interés de los préstamos, tanto entre sectores como al interior de cada segmento.

“Los determinantes de la tasa de interés activa implícita difieren por segmento, pero en términos generales se puede concluir que los factores preponderantes son los costos operativos y el riesgo de crédito, ambos vinculados, ya que mayores niveles de riesgo requieren de mayor trabajo de selección y monitoreo, lo cual eleva los costos de la operación”, agrega el informe en la parte de sus conclusiones.

En los segmentos corporativo e hipotecario, y en alguna medida en la gran empresa, el costo del fondeo juega un rol central, especialmente en los créditos en moneda extranjera, donde el encaje más alto a los pasivos, contribuye al incremento de este costo.

En el resto de sectores predominan el costo operativo y el riesgo de crédito en la determinación de la tasa de interés activa, lo cual es más evidente en los segmentos de microempresa y consumo, que enfrentan los niveles más altos de tasas de interés y escalas más pequeñas de créditos, que en parte se explica por el proceso de bancarización que se da en estos segmentos.

Tasas por monedas

Por monedas, las tasas de interés de los créditos en soles son mucho mayores que las de los otorgados en dólares, no obstante el mayor costo del fondeo de estos últimos por el efecto del encaje, lo que se explica porque el crédito en moneda extranjera está concentrado en deudores de menor riesgo, incluso dentro del mismo segmento económico, que por lo general son los que mayor acceso tienen a otras fuentes de financiamiento, refiere el estudio.

Asimismo, agrega que el margen de ganancia en el sector corporativo es generalmente menor lo cual es compensado por la escala de los préstamos, y el mayor lo ostenta la micro empresa donde el riesgo y los costos operativos son también de los más altos. Sin embargo, el margen de ganancia es relativamente homogéneo entre los segmentos y no siempre los sectores con mayores tasas de interés son los más rentables para las instituciones financieras. Está el caso de la pequeña empresa, cuyo margen de ganancia ex post, resulta menor a pesar de que sus tasas de interés están entre las más altas, probablemente como resultado de un riesgo de crédito mayor al estimado cuando se otorga el crédito.

Competencia

En informe refiere que la competencia en los últimos años ha implicado que las entidades financieras busquen ser más eficientes, ya que la disminución de las tasas activas implícitas ha originado una reducción del margen de ganancia, que ha sido amortiguada por menores gastos operativos.

En el sector empresarial minorista y en el segmento de consumo, se hace más evidente que, por el efecto de la competencia, las ganancias por eficiencia operativa no han sido transferidas al margen de ganancia sino que más bien ayudaron a compensar el incremento de los costos derivad4os del aumento en el riesgo de crédito, manteniendo relativamente estable la tasa de interés activa. Las entidades especializadas y las no bancarias ejercen un rol dinamizador como resultado del proceso de inclusión de nuevos clientes.

En el sector empresarial mayorista, no obstante el grado de concentración, la competencia proviene del mercado de capitales internacional y doméstico, lo que frena la subida en las tasas de interés activas. Sin embargo, es el sector de mayor margen de ganancia con relación a los costos de las entidades financieras.

En general, una mayor reducción del costo del crédito tendrá que pasar por un aumento en las condiciones de competencia en los mercados financieros y mejoras sustanciales en el gobierno corporativo de las empresas. El sector empresarial mayorista debe aumentar su presencia en el mercado de capitales doméstico, para lo cual es importante una mayor transparencia en la información financiera. El desarrollo de la central de balances puede jugar un rol importante en este sentido, afirma el informe de los funcionarios del BCRP.

“Los segmentos de consumo y los vinculados al sector empresarial minorista deben desarrollar además mayor disciplina y una cultura financiera más responsable. Esto es más evidente en las pequeñas empresas, segmento en el que las entidades financieras en su afán de ganar participación en el mercado, deben evitar el sobre endeudamiento de los prestatarios. Es de remarcar que el sistema tiene un reto permanente en este segmento del mercado, por efectos del bajo margen que se obtiene y de lo elevado que resulta la administración del riesgo de crédito, finaliza el informe.

Comparte en:

Vea también