Asbanc: Número de cajeros corresponsales aumentó casí en 100% en departamentos más pobres

12:59 7 Diciembre, 2015

A pesar de que los canales virtuales -computadoras, celulares o tablet- han ido ganando espacio entre los usuarios financieros, los principales puntos de atención continúan siendo los tradicionales. Hoy, la población continúa interactuando con las entidades financieras a través de las oficinas bancarias o utilizando los cajeros automáticos y corresponsales, subraya Asbanc.

De acuerdo a cifras disponibles a septiembre del 2015, el número de transacciones monetarias (que no considera consultas, solo operaciones que implican el movimiento de dinero) realizadas en ventanillas bancarias durante los primeros nueve meses del presente año sumó 45’957,840, y representó el 7.21% de operaciones realizadas en todo el sistema bancario, mientras que en los cajeros automáticos el número de transacciones llegó a 218’719,635 (34.29%) y en cajeros corresponsales fue 90’797,374 (14.24%). Es decir, entre estos tres canales se realizaron el 55.73% de todas las operaciones canalizadas a través de las entidades bancarias.

Cajeros 1

 

En ese sentido, el gran número de transacciones que se realizan a través de los canales antes mencionados otorga relevancia a la apertura de más puntos de atención de este tipo alrededor del país, lo que efectivamente ha venido ocurriendo. Según cifras a septiembre último, el número de oficinas bancarias ascendió a 2,184 en todo el Perú, alcanzando un crecimiento anual de 15.80%. Por su parte, el número de cajeros automáticos y corresponsales se situaron en 7,533 y 41,544, respectivamente, obteniendo una expansión de 1.14% y 68.01%, en cada caso.

Departamentos más pobres

Asbanc señala que más importante aún es que el incremento de estos canales de atención ha sido más intensivo en los departamentos más pobres del país.

Dice que en los cuatro departamentos más pobres del país (Amazonas, Ayacucho, Cajamarca y Huancavelica), que tienen ratios de pobreza de entre 47.4% y 52.3%, se ha registrado el mayor ritmo de apertura de oficinas bancarias, con 72.97% de avance en comparación con septiembre del 2014; de cajeros automáticos, el cual creció 3.40%; mientras que en cuanto a los cajeros corresponsales, registró el segundo mayor aumento, con 94.72% de expansión.

El segundo grupo de departamentos más pobres, integrado por Apurímac, Huánuco, Loreto y Pasco, también reportó un considerable crecimiento en el número de sucursales bancarias (20.83%) y cajeros corresponsales (95.60%); mientras que en cajeros automáticos se mantuvo sin cambios en el periodo de estudio.

En general, las cifras muestran que el crecimiento del número de canales de atención en los distintos puntos del país ha sido alto. Este resultado permite que más personas tengan a su disposición diversas maneras de realizar sus operaciones financieras. En ese sentido, de acuerdo a la Encuesta de Acceso Financiero (FAS, por sus siglas en ingles), elaborado por el FMI con cifras al 2014, en el Perú existen 176 canales de atención bancarios por cada 100,000 habitantes, nivel superior en más del doble al 87 por cada 100,000 habitantes reportado en el 2011. Gracias al referido avance, nuestro país se ha convertido en una de las naciones de Latinoamérica con más puntos de atención por cada 100,000 habitantes, solo superado por Colombia y empatado con Brasil, y anotó el segundo mayor avance en los últimos tres años.

El ritmo de apertura de nuevos canales de atención por parte de las entidades bancarias en las diferentes regiones del país en los últimos años ha sido destacable, ya que a través de estos puntos se facilita el acceso a los diversos productos y servicios que ofrece la banca. Asimismo, el hecho de que estas aperturas se hayan concentrado principalmente en los departamentos más pobres del Perú es un factor clave que se debe resaltar, ya que ayuda a generar un entorno favorable para que un mayor número de personas puedan realizar múltiples operaciones dentro del sistema, promoviendo de esta manera la inclusión financiera, objetivo primordial al cual deben apuntar tanto el sector privado como público, finaliza Asbanc.

Comparte en:

Vea también