Tres tipos de contratos para hacer un buen negocio

19:42 1 Agosto, 2014

Siempre se dice que para realizar un buen negocio entre dos parte se debe firmar un contrato que beneficie a ambos; pero, ¿qué tipos de contratos son los más recomendables cuando se quiere llegar a un acuerdo comercial? La investigadora de la Universidad de Guadalajara, Alejandra Gómez, despejó las dudas con una detallada explicación de los tres modelos más recomendables.

Inició su alocución en la ‘7ma Conferencia Internacional en Investigación de la Producción – Región América 2014’, organizada por la Universidad Wiener, hablando sobre el Contrato de Recompra, en el que dijo que el distribuidor no va a asumir en su totalidad el costo del inventario sino que el proveedor va a pagar o va compartir una parte del costo de inventario por unidad. Ejemplos claros: venta de diarios o alimentos perecibles, ya que no pueden ofrecerse al día siguiente.

“Como las unidades quedan en inventario y ya no van a poder ser vendidas, el proveedor va a tener que compartir una parte del costo”.

El siguiente es el Contrato de Rebaja, que es cuando el proveedor entrega un pedido y el distribuidor paga, sólo que en este caso se establece un límite a partir del cual se ofrece el descuento, entonces las primeras unidades se venden a precio normal; pero, si se compran bastantes habrá una pequeña rebaja.

“Hay dos formas en este tipo de contrato: lineal y progresiva. El primero es el más común, pues mientras más grande sea la orden menor será el precio, y en el segundo se establecen límites de cantidades y el descuento correspondiente”.

Finalmente el Contrato de Opción es cuando el distribuidor tiene cierta incertidumbre y por eso se negocia una suma que éste le va a pagar a su proveedor para que le permita modificar las unidades que le pidió inicialmente. “Esta clase de contrato se utiliza mucho en la industria electrónica”.

Lo que conviene

Gómez Padilla indicó que los contratos de Rebaja y Recompra, a pesar de que manejan un mayor costo de inventario también dan una mayor ganancia. “El tener más inventario te permite contar con una mayor mercancía para vender”.

Terminó su presentación comentando que la ganancia del distribuidor está dada por sus ingresos, por las ventas menos sus costos, y en este último punto está la cantidad que le va a transferir o pagar al proveedor, cuyas ganancias están dadas por lo que recibe del primero y también menos sus costos. (Por Bruno Bartra Bazán).

Comparte en:

Vea también