Sunat será más severa con los contribuyentes en este año

09:46 12 Mayo, 2014

El Ministerio de Economía ha advertido el potencial riesgo de contar con menores ingresos fiscales de acentuarse la caída de los precios de las materias primas. En su reciente Marco Macroeconómico Multianual 2015-2017, el MEF estima que los ingresos del Gobierno General disminuirían en aproximadamente 0.5% del PBI si se produce una caída de 10% en los precios de los metales de exportación; y si a esta caída se añade una reducción de un punto porcentual del crecimiento del PBI (4.7% en lugar de 5.7%), los ingresos fiscales caerían cerca de 1% del PBI.

El mismo documento estima que el gasto fiscal del Gobierno crecerá a un ritmo promedio anual de 7.2% real en los años 2014-2017, por encima del crecimiento de los ingresos fiscales (5.6%), en un contexto de caída en los precios de nuestros minerales de exportación.

Es decir, el gasto fiscal se incrementará en aproximadamente S/. 50,000 millones hasta el 2017 para permitir financiar las prioridades que se ha planteado la actual administración, como reducir las brechas sociales con sus distintos programas (Qali Warma, Pensión 65, Beca 18, etc.); mejorar la seguridad ciudadana; reducir las brechas de infraestructura y servicios públicos; y, continuar aumentando los salarios de los empleados públicos en el marco de la reforma del Estado.

El escenario es complicado para la administración tributaria que tiene la tarea de recaudar los ingresos que el Gobierno necesita. En el 2013 solo logró mantener la presión tributaria en 16.5% del PBI, y cada vez está más lejana su meta de elevar este indicador al 18% del PBI para el 2016.

Entonces, si los gastos fiscales van en aumento y se espera menores ingresos por los impuestos de la exportación de nuestras materias primas, ante menores precios, la Sunat tendrá que intensificar sus acciones y lograr otras fuentes de ingresos. Más aún si la minería ya no está ayudando mucho al fisco y el boom de la construcción se está apagando.

A los mismos

Para algunos analistas la Sunat tendría dos caminos para aumentar la recaudación. Uno de ellos sería actuar con más rigor contra los informales, los comerciantes de Puno, los de Tacna, los de Polvos Azules, la informalidad agrícola, etc., y en este caso se obtendría cantidades multimillonarias, pero lamentablemente esta fuente de recaudación es muy complicada y políticamente no le conviene al Gobierno.

El otro camino, y es el que está siguiendo la administración tributaria es el de intensificar la fiscalización a los mismo contribuyentes formales. Hace poco el presidente de Adex se preguntó si se ha distribuido mejor la presión tributaria entre los contribuyentes o si se continúa cargando la mano recaudadora sobre los principales contribuyentes. “A los exportadores nos
gustaría ver a la Sunat haciendo evaluaciones de los niveles de informalidad por actividades productivas y elaborando planes de formalización efectivos en plazos perentorios”, agregó el representante del gremio.

Procesos recaudatorios

Algunos tributaristas consultados señalan que muchas de las fiscalizaciones del ente recaudador están siendo destructivas. Es decir, las auditorías a la mediana y gran empresa son procesos recaudatorios. En estos casos, la Sunat está yendo a recaudar, y no a realizar una fiscalización en la que se revise si todo está ok.

Uno de ellos refirió que algunos auditores dudan de las compras de las empresas y las desconocen como parte de sus actividades normales, no reconociéndoles el IGV ni el Impuesto a la Renta. Esto pasa con compras de Ipads, maquinarias o asesorías que contratan las empresas, y por más que demuestran que son para el rubro de la empresa, el ente recaudador no las acepta.

Subrayó que la Sunat no pierde nada si hace alguna acotación equivocada cuando la empresa gana el caso en el Tribunal Fiscal, mientras que el contribuyente ha tenido que pagar a sus abogados y esperar bastante tiempo para que salga la resolución de su caso.

A comienzos de este año, la Sunat informó que había descubierto 58 mil casos de facturas falsas y “de favor” y recaudó S/. 3,024 millones al fiscalizar estas operaciones no reales.

Sobre este hecho, los tributaristas consideraron que una gran cantidad de estos 58 mil casos se deben haber presentado porque el contribuyente no ha logrado sustentar bien sus compras o la Sunat no les aceptó sus justificaciones. Para ellos, estos hechos no le dan estabilidad jurídica al contribuyente.

Confiscación de cuentas

Los especialistas también comentaron de otros mecanismos cuestionables que viene aplicando el ente recaudador, como la confiscación de los saldos a favor de las cuentas de detracciones de los contribuyentes ante la inexistencia de deudas tributarias. Estas confiscaciones no serían un problema si hubiera deuda tributaria, pero cuando no la hay, en la práctica, la Sunat estaría endeudando a los contribuyentes.

Estimaron que en el 2013 la Sunat habría confiscado, de estas cuentas, montos superiores a los S/. 1,500 millones…

Siga leyendo el artículo en nuestra última revista, adquiriéndola en los kioscos o suscribiéndose aquí.

Comparte en:

Vea también