Pymes con mayores costos por la inseguridad ciudadana

01:05 1 Abril, 2014

La inseguridad ciudadana sigue siendo el principal problema de nuestra sociedad. A diario los noticieros de los canales de televisión muestran imágenes de asaltos que ya no sólo se producen en las calles o viviendas, sino también en los restaurantes y todo tipo de tiendas.

Por eso, los comerciantes han comenzado a invertir en sistemas y personal de seguridad para evitar ser una víctima más de la delincuencia. Marco Corzo, gerente general de la cevichería El Rincón del Gordo, reveló a Gan@Más que ha instalado diez cámaras de seguridad, las cuales nunca dejan de grabar, y de paso él las monitorea desde su smartphone gracias a un moderno software.

Además, tiene un personal de seguridad que cuida los autos de los clientes. “Nunca nos han robado; pero vivimos angustiados y asustados con la inseguridad que vemos día a día en los noticieros”, exclamó y agregó que ha invertido hasta la fecha alrededor de US$ 3,000 en la seguridad de su restaurante.

En tanto, Angélica Obregón, gerente general de Cremoladas Angélica, comentó que hace siete años sufrieron un robo en uno de sus locales y añadió que Serenazgo llegó media hora después de lo ocurrido. Ahora tiene vigilantes que cuidan sus locales durante las noches y ha instalado alarmas, lo cual le ha demandado una inversión de S/. 6,000.

Su vecina Carola Suárez, propietaria de la Florería Sirius, también tiene un vigilante durante las noches y agregó que en los últimos meses han crecido los asaltos durante el día en La Molina, y precisó que la modalidad que más se usa es la de abrir los vehículos que están estacionados para llevarse todo lo que hay dentro.
“La delincuencia se ha incrementado en este distrito desde que Juan Carlos Zurek está en la alcaldía”, lamentó la empresaria.

Con ayuda
Por su parte, Rocco Muzio, el jefe de producción de Laritza D, indicó a este medio que como tienen ocho heladerías en centros comerciales el tema de la seguridad ya corre bajo la responsabilidad de la administración de estos lugares.
Sin embargo, en su local de la Av. Comandante Espinar, en Miraflores, sí han tenido que colocar un guardián en la puerta de ingreso. “Tenemos que tener seguro ese establecimiento, pues está en una zona de alto tránsito y hay varios accesos para que los delincuentes puedan fugar. Felizmente nunca nos han asaltado”, expresó.

Comparte en:

Vea también