Perú no mejoró en el ranking mundial de Progreso Social 2015

13:11 20 Abril, 2015

Perú obtuvo un puntaje total de 67.23 en el Índice de Progreso Social 2015 y se posiciona en el puesto 55 en el ranking mundial, manteniendo el mismo lugar que ocupó en la edición del año pasado, con lo cual se ubica dentro del grupo de países de niveles medio-altos de progreso social y brechas de bienestar intermedias, refiere un informe de Asbanc.

A nivel de América Latina y el Caribe, nuestro país se encuentra en la posición 11 dentro de la región. Tomando los datos a nivel desagregado, se observa que en la dimensión de Necesidades Humanas Básicas, Perú tiene mejor desempeño en Nutrición y Asistencia Médica Básica. Sin embargo, muestra un bajo desempeño –y por consiguiente una oportunidad y necesidad de mejora- en el componente de Seguridad Personal.

En la dimensión de Fundamentos para el Bienestar, sus mejores resultados los alcanza en Acceso a Conocimientos Básicos, mientras que su nota más baja la obtiene en Sostenibilidad del Ecosistema. En la dimensión de Oportunidades, obtiene resultados más fuertes en Derechos Personales pero existe una oportunidad de mejora en Acceso a Educación Superior.

De otro lado, en comparación al grupo de países de ingreso similar, las principales fortalezas relativas de Perú se ubican en el aspecto de salud y bienestar, mientras que su mayor debilidad se centra en seguridad personal.

Progreso social

 

Principales resultados

El Índice de Progreso Social 2015 cubre 133 países que representan el 94% de la población mundial. A nivel agregado, si se construye un índice para todo el mundo sobre un promedio ponderado de los países por su peso poblacional, el puntaje mundial es de 61.00. Lógicamente, a nivel desagregado se observan notables diferencias entre los distintos países considerados, independientemente de su nivel de ingreso per cápita.

Los países con información suficiente son calificados en orden descendente según su puntaje y agrupados en seis niveles según su progreso social: “muy alto”, “alto”, “medio alto”, “medio bajo”, “bajo” y “muy bajo”.

Un hallazgo esperado del estudio es la correlación positiva y alta entre avance económico y progreso social. Así, según los datos considerados y puntajes obtenidos en base a aquellos, la correlación entre el Índice de Progreso Social y el nivel de PBI per cápita (medido por paridad de poder de compra) es de 0.78. Sin embargo, también existe una gran dispersión en cuanto a resultados, de modo que países con igual o similar nivel de ingreso registran resultados muy disímiles en cuanto a su progreso social, a la vez que países con muy diferente nivel de ingreso pueden ubicarse en rangos muy cercanos del referido índice.

Más aún, se da el caso de países que teniendo menor renta que otros, se ubican en un mayor estado de avance social. Esto no hace más que reafirmar la importancia de tomar en cuenta los diferentes aspectos –distintos al poder adquisitivo y los ingresos- que importan en la vida de las personas y redundan en su bienestar y calidad de vida, al momento de hacer comparaciones entre países.

Con la finalidad de identificar fortalezas y debilidades relativas entre países, se establece un grupo comparativo relevante, que está conformado por otros 15 países que estén lo más cercano a su nivel de PBI per cápita. La idea es comparar los puntajes del país evaluado -tanto a nivel agregado como en sus distintos indicadores y componentes- frente al promedio de sus pares. Es decir, se compara cada país con sus pares (el grupo de 15 países con PBI per cápita similar) y analiza en qué aspectos está rezagado o sobresale en relación a este grupo.

Bienestar social

Asbanc señala que actualmente nuestro país, al igual que la región de América Latina en su conjunto así como las principales naciones emergentes y desarrolladas, experimenta una visible desaceleración económica, situación que ha llevado a sucesivos recortes en las proyecciones de crecimiento del PBI para el presente año. Esto, naturalmente, ha generado preocupación a nivel generalizado, tanto por parte de las autoridades gubernamentales como del sector privado.

Sin embargo, el gremio señala que “la discusión no debería centrarse meramente en la evolución del PBI, sino abarcar también los aspectos fundamentales del progreso y el bienestar social. Es aquí donde el Índice de Progreso Social es una buena herramienta de medición, al cual debe hacerse un seguimiento constante, de manera que se tenga un buen marco de referencia para la orientación de las políticas y acciones que conduzcan hacia un verdadero desarrollo del país, en un horizonte de mediano y largo plazo. Esto, obviamente, debe ir más allá del nivel de ingreso monetario y la capacidad de consumo, enfocándose en fortalecer los aspectos donde la necesidad de mejora sea más apremiante, todo lo cual redundará en el bienestar de las presentes y futuras generaciones de peruanos”.

Comparte en:

Vea también