Créditos a mypes ahora son solo el 13% del total de la cartera del sistema financiero

13:52 19 Octubre, 2015

El mercado de financiamiento a las mypes se ha vuelto más competitivo, con más participantes en todas las regiones del país. Así, desde el 2011 los bancos y financieras aumentaron su presencia en este importante segmento del mercado a través del otorgamiento de créditos, considerando que este sector concentra más del 99% de unidades productivas en el país, el 86% de la PEA Ocupada del sector privado, aproximadamente el 45% de la producción nacional, y su gran potencial de crecimiento en el acceso al crédito, señala un informe de Asbanc.

Así, a agosto 2015, el 68% de la cartera de créditos a las mypes fue de bancos y financieras, y 32% de microfinancieras, porcentajes que en agosto 2011, 4 años atrás, eran 65% y 35%; respectivamente.

No obstante la fuerte competencia y potencial de este segmento empresarial, el crecimiento de las colocaciones a las micro y pequeñas empresas ha venido desacelerándose en los últimos dos años, debido en parte a la coyuntura económica del país, cuya tasa de crecimiento fue de 2.4% en el 2014 y se estima que este año cierre alrededor del 3%, porcentajes que se ubican muy por debajo del 6% registrado en el 2012 y el 8.5% del 2010, por ejemplo. Así, la variación anual de estos préstamos en agosto 2015 fue de 0.1%, menor al 1.9% de agosto 2014, 8.1% de agosto 2013 y 19.4% de agosto 2012, agrega el informe.

Este menor dinamismo se ve reflejado en la disminución de la participación de la cartera de créditos mypes dentro del total de la cartera del sistema financiero, la que pasó de cerca de 18% en agosto del 2012 a menos del 13% en agosto del 2015, como se aprecia en el siguiente gráfico.

Mypes cuadro 1

 

En esa coyuntura de menor crecimiento de créditos y desaceleración de la economía, y particularmente de los sectores comercio y servicios, en los cuales se encuentran concentradas la mayor parte de las mypes, la calidad de la cartera de los préstamos mypes se deterioró. Se debe considerar que en el actual contexto de menor dinamismo productivo del país, es natural el aumento de la morosidad, sobre todo del segmento mype, dado que los menores ingresos impactan la capacidad de pago de sus deudas de manera más fuerte que otros segmentos empresariales.

Adicionalmente, el menor crecimiento económico del país y la mayor incertidumbre lleva a que los préstamos otorgados sean menores, lo que influye en el ratio de morosidad, tomando en cuenta que este indicador tiene en el denominador como componente a la cartera total, y el menor aumento de ésta genera un efecto estadístico.

Ahora, dice Asbanc, al analizar el desempeño anualizado de la economía (PBI acumulado 12 meses versus similar periodo medido 12 meses atrás), se observa un repunte del PBI que parecería representar un cambio de tendencia en los últimos meses, con lo que se podría observar a futuro cierta estabilidad en el ratio de morosidad.

Mypes cuadro 2

 

De otro lado, los niveles de rentabilidad de las empresas del sistema financiero registran en los últimos meses una recuperación, con excepción de las cajas rurales, lo que se explicaría por el aumento de la eficiencia de la industria, medida a través de gastos operativos como porcentaje del crédito promedio, y las menores provisiones ante un indicador de morosidad que tiende a estabilizarse. Sin embargo, la fuerte competencia en este mercado viene reduciendo las tasas de interés que se cobran por los préstamos, lo que podría atenuar el aumento de los niveles de rentabilidad.

El informe subraya que el hecho que nuestra economía se mantenga en la senda del crecimiento por 73 meses consecutivos hasta agosto 2015 ha generado la aparición de nuevos sujetos de crédito en los diversos segmentos del mercado, lo que ha permitido que el sistema financiero acompañe ese desarrollo a través de su labor de intermediación, pero a pesar de ello los niveles de inclusión financiera en el país son bajos. En ese sentido, las empresas que atienden al segmento de mypes tienen un enorme potencial de crecimiento, más aun considerando un ratio de morosidad que tiende a estabilizarse, la recuperación de la rentabilidad, y elevada solvencia que refleja la responsabilidad con la que opera el sistema financiero y la adecuada supervisión.

Comparte en:

Vea también