OIT: Fondos de capital para emprendedores aumentaron en la región, pero aún son insuficientes

16:10 6 Marzo, 2016

Un estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) estableció que, si bien en los últimos 10 años la industria de los fondos de capital de riesgo (o de capital emprendedor), fue consolidando su presencia en América Latina y el Caribe, los recursos especialmente orientados a emprendimientos en marcha con dificultades para crecer y escalar, sigue siendo muy incipiente e insuficiente.

Luego de recordar que el capital de riesgo fue un factor central en el desarrollo del ecosistema de emprendimientos e innovación en Silicon Valley (Estados Unidos), la OIT refirió que, según un informe de la Asociación Latinoamericana de Fondos de Capital Emprendedor (LAVCA, por su siglas en inglés), entre 2008 y 2012 más de 200 fondos de capital privado y capital emprendedor recaudaron US$ 34,000 millones para invertir en la región.

Indicó que las transacciones de capital para emprendedores crecieron desde 55 hasta 112 en el mismo periodo, aunque concentradas en su mayoría en Brasil y México.

“No existe un verdadero ecosistema y red de fondos de capital de riesgo, y la industria de financiamiento de alto impacto está aún poco profesionalizada en la región”, sostuvo la organización en su estudio “Promoción de la Iniciativa Empresarial y Empleo Independiente de los Jóvenes de América Latina y el Caribe”, correspondiente al 2015.

Desafíos

La OIT señaló que entre los desafíos detectados por los inversionistas extranjeros para invertir, según la LAVCA, se encuentran el número limitado de gestores de fondos profesionalizados y con trayectoria comprobada, la volatilidad de la moneda, el bajo desarrollo del entorno para realizar desinversiones, la escala pequeña del mercado y los desafíos regulatorios y normativos que aumentan el riesgo de la inversión.

“La presencia de una sólida industria de capital emprendedor es clave para el desarrollo del ecosistema de emprendimientos e innovación en la región, ya que los fondos no sólo aportan capital, sino también una extensa red de contactos internacionales y acceso a mercados para escalar la empresa globalmente”, puntualizó.

Por otro lado, la OIT reconoció que la inversión en emprendimientos resulta riesgosa y menos atractiva que otras opciones de inversión.

“En los últimos años la expansión del mercado de consumo renovó el interés de potenciales inversores en apoyar el desarrollo y la expansión de emprendimientos en la Región. Así lo demuestra, por ejemplo, la creación de clubes de inversores ángeles o de comunidades de asesoramiento de pares especialmente orientadas al apoyo a emprendimientos. Dichos grupos, en expansión, varían de organización interna y estructura: mientras algunos reúnen capital de los inversores que los componen para realizar inversiones en nombre del grupo, otros sólo promueven las inversiones a título individual, aunque con asesoramiento de sus pares”, anotó.

Sin embargo, aseveró en el estudio que existen aún hoy alternativas de inversión que los inversores reconocen como menos riesgosas, constituyendo una barrera en el mercado de financiamiento para los emprendimientos.

“Por cuestiones culturales (aversión al riesgo), aunque también históricas, normativas y regulatorias, muchos potenciales inversores deciden destinar su capital a inversiones afuera de la Región, o a opciones más “tradicionales” y menos riesgosas en el mercado interno (inversiones financieras o productivas en sectores más tradicionales de la economía)”, precisó.

Comparte en:

Vea también