Mypes piden a Sunat fiscalizar primero a proveedores de mercados

08:36 20 Marzo, 2014

La relación entre los comerciantes y la Sunat está lejos de ser buena, pues se ha entrampado en un conflicto que no tiene cuándo acabar debido a las facturas, que son un dolor de cabeza para quienes las piden; pero, no las reciben de aquellos que les venden la mercadería.

Angélica Obregón, gerente general de Cremoladas Angélica, detalló a Gan@Más que la mayoría de las personas que atienden en los puestos de los mercados mayoristas no entregan estos documentos y es allí donde se origina el problema que explota cuando los inspectores de la Sunat llegan a las tiendas y restaurantes.

“Si no me dan factura cómo voy a declarar que he hecho esa compra, a veces necesito comprar maracuyá y solo un puesto la está vendiendo y tengo que comprar allí por más que no me den factura; pero la Sunat no entiende y repite que debemos exigir que nos entreguen ese documento”, explicó.

Obregón recomendó a la Sunat que antes de ir a fiscalizar a los establecimientos primero visite los mercados para que exija a los proveedores que entreguen facturas, pues consideró que el problema se tiene que solucionar desde la raíz y no cortando el tallo.

Es más, reveló que en algunas ocasiones ella ha pedido a los comerciantes de los mercados que le den facturas y ha recibido como respuesta un aumento del 18% del precio real de las frutas que adquiere. “Nosotros hacemos la denuncia sobre esto que está ocurriendo; pero parece que nadie nos hace caso, y si los comerciantes se enteran que los estamos acusando simplemente ya no nos venden nada”, lamentó.

En la misma situación se encuentra Carola Suárez, propietaria de la Florería Sirius, quien comentó que cuando ella exige a los comerciantes del Mercado de Flores que le den factura, estos se molestan y deciden venderle una cantidad menor de la que ella necesita.

“Hay proveedores que están mal acostumbrados y otros simplemente están desinformados, pues vienen de la sierra y no saben cuáles son las reglas que deben cumplir cada vez que hacen una venta”, subrayó.
De paso, dijo que las visitas de los inspectores de la Sunat no sólo son mensuales, sino que se incrementan los días previos a las fiestas, pues saben que hay más actividad en los establecimientos.

De Ripley
Cuando compras por ejemplo telas o máquinas de coser, sabes que las personas que venden estos productos van a pagar impuestos; pero, en el caso de los pescados y mariscos no pasa lo mismo, pues están liberados de estos tributos.

“Así que ¿cómo yo descargo ante la Sunat que he gastado S/. 6 mil u S/. 8 mil semanales en la compra de pescados y mariscos, si en las facturas de mis proveedores dice IGV cero?; sin embargo, los inspectores de la Sunat vienen una vez al mes y hacen como si no supieran nada”, se quejó Elizabeth Málaga, administradora de la cevichería El Rincón del Gordo.

Además, manifestó que en una ocasión la Sunat le hizo una observación por haber comprado un closet, ya que consideró que ese mueble no tiene por qué estar en un restaurante, y no tomó en cuenta la explicación de Málaga, quien dijo que lo adquirió para que su personal guardara allí su ropa, pues durante las horas de trabajo tienen que laborar con el uniforme del establecimiento.

“No aceptan las explicaciones que uno les da, son bien obtusos”, reclamó Marco Corzo, gerente general de la cevichería, quien agregó que le gustaría que el gremio de restaurantes de Lima pudiera tener una reunión con la jefa de la Sunat, Tania Quispe, para solucionar este problema.

Comparte en:

Vea también