“Las empresas familiares en las que participan mujeres en sus directorios logran mejores resultados”

18:04 22 Marzo, 2015

Las empresas familiares por lo general empiezan a operar con el apoyo de sus esposos, padres, hermanos, etc., siendo un gran número a nivel mundial que llega al 80% mientras que en el Perú es de 70%. Estas empresas deben trabajar en paralelo dos ámbitos, el familiar y el empresarial, de lo contrario se termina llevando los problemas de la familia a la empresa o viceversa. “Esa es una de las razones por las cuales solo un 25% de estas empresas, en el Perú, pasa a la 2da generación y el 7% a la tercera”, dijo Patricia Ruiz Perea, catedrática de la universidad de Piura, con dos maestrías en Derecho y un doctorado.

A nivel de empresas familiares, Inglaterra se posiciona en un buen lugar con una participación de la mujer de un 44% mientras que otros países están en el rango de 32% hacia abajo. “Lo interesante de esta investigación es que no se las eligió porque fueran mujeres sino porque en las evaluaciones dadas habían obtenido la más alta calificación, lo cual demuestra la competencia de las mujeres y la necesidad de seguir formándonos y ganando experiencia”, subrayó Ruiz Perea, quien expuso sobre el rol de la mujer en las empresas familiares, en el XII Foro de la Mujer organizado por la Cámara de Comercio de Lima (CCL).

Señaló que la CCL tuvo la oportunidad de realizar un estudio para un programa del BID sobre gobierno corporativo en las empresas familiares, en Perú, encontrando que de 90 empresas estudiadas, solo el 23% contaba con liderazgo femenino y el 67% tenía liderazgo masculino.
Patricia recalcó que toda empresa familiar debe contar con un directorio, sea pequeña, mediana o grande. Al respecto, el estudio reflejó que la instalación de directorios en las pequeñas empresas es de 20% y en las medianas de 35%, mientras que los comités directivos no figuran en las pequeñas empresas y en las medianas figuran en un 13%.

Contar con un directorio es importante ya que los directores son quienes conducen y deciden los caminos a seguir, las estrategias que aplicar para el mejor desenvolvimiento de la empresa. Sus funciones principales son la dirección y el control, pero según el estudio, en las funciones de dirección, los directorios de las medianas empresas ejercen esta función en un 36% y las pequeñas en un 33% y en cuanto a las funciones de control las medianas ejercen la función en un 21% y las pequeñas en un 9%. “Las empresas familiares no controlan como es debido. Hacen las reglas pero no ven si se cumplen, por eso se necesita fortalecer el ámbito familiar y el empresarial”, dijo Patricia, reiterando que el rol de la mujer en un directorio es importante porque, por regla general, es la que mejor sabe supervisar y controlar. “Está comprobado que las empresas familiares en las que participan las mujeres en igualdad con los varones logran mejores resultados y mayores ingresos que aquellas en las que solo participan hombres”.

Finalmente explicó que en la CCL se trabaja con las empresas familiares a fin de contar con dos órganos importantes: el consejo de familia y en paralelo el directorio. “También ofrecemos un servicio de acompañamiento, a las empresas familiares, semana tras semana, incluso con programas personalizados, en los que formamos y orientamos a los integrantes de una familia que necesiten reforzar ciertas áreas en las que no se sienten competentes”.

Comparte en:

Vea también