La inversión privada tuvo su menor crecimiento desde el 2009

12:43 25 Mayo, 2014

La mayoría de analistas había estimado que la inversión privada registraría una caída en el primer trimestre del 2014, sin embargo, así no ocurrió. Las cifras del BCR dan cuenta de un crecimiento de solo 1.6% en dicho periodo.

Esta tasa de crecimiento es la más baja registrada desde el cuarto trimestre del 2009, fecha en que la inversión privada cayó en 5.3% (en todos los trimestres de ese año dicha variable tuvo cifras negativas debido al impacto de la crisis internacional).

La inversión privada ha venido desacelerándose en todo el 2013, debido a las menores expectativas de los inversionistas por la incertidumbre en la recuperación de la economía mundial y por algunas señales negativas dadas internamente por el Gobierno, como la intención de adquirir las acciones de Repsol, entre otros. En todo el 2012 las tasas de crecimiento de esta variable estuvieron entre los dos dígitos (ver gráfico).

El menor crecimiento de la inversión privada ha sido uno de los factores que han provocado una revisión a la baja de los estimados de crecimiento de la economía peruana para este año. Así el BCR redujo sus estimados de 6% a 5.5%, mientras que el MEF lo rebajó de 6.5% a 5.7%.

El BCR también revisó a la baja la proyección de crecimiento de la inversión fija del sector privado de 6.3% a 6% para el 2014, manteniéndose la proyección de aumento de 6.6% para el 2015. Los analistas estiman una recuperación de la inversión privada en el país en el segundo semestre del 2014, para cerrar el año con una expansión de alrededor del 6%.

En su Reporte de Inflación de abril del 2014, el BCR señala que los anuncios de proyectos de inversión privada para el periodo 2014 – 2015 alcanzan US$ 31,500 millones, monto mayor en US$ 3,000 millones a lo registrado en su reporte de diciembre 2013.

Brecha ahorro-inversión

De otro lado, el BCR informa que la inversión interna fue equivalente al 28.2% del PBI en el primer trimestre del 2014, lo cual representa un ligero incremento de 0.1 puntos porcentuales con respecto al nivel observado en el mismo trimestre de 2013. Este aumento se explica por una mayor inversión, tanto privada como pública.

El aumento de la inversión en el primer trimestre fue financiado con ahorro externo, que pasó de 5.5% del PBI en el primer trimestre de 2013 a 6.6% del PBI en el mismo período de 2014. En tanto, el ahorro interno registró una disminución de 0.9 puntos porcentuales, lo que reflejó la disminución del ahorro privado como resultado del menor crecimiento del ingreso disponible.

Déficit en cuenta corriente el más alto desde 1998

Por otro lado, el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos fue US$ 3,136 millones (6.6% del PBI), explicado principalmente por el efecto de menores precios de productos tradicionales.

La balanza de cuenta corriente de la Balanza de Pagos, es un indicador económico que resume el flujo de todos los bienes, servicios, ingresos y pagos desde y hacia el país. Un valor positivo (superávit en la cuenta corriente) indica que el flujo de capital hacia el país supera el flujo de capital desde el país hacia fuera. Un valor negativo (déficit en cuenta corriente) significa que hay una salida neta de capital desde el país hacia fuera.

Hay que indicar que el déficit en cuenta corriente de la balanza de pagos como porcentaje del PBI en el primer trimestre del 2014 (6.6%) es el más alto desde el segundo trimestre de 1998 (6.8% del PBI). Hay que tener cuidado con este resultado porque la cuenta corriente es uno de los indicadores económicos que da una imagen más detallada de cómo la economía nacional interactúa a nivel internacional.

El BCR informó que la entrada neta de capitales privados ascendió a US$ 2,422 millones en el primer trimestre del 2014, reflejando una disminución del flujo de capitales hacia el país luego del anuncio del tapering (recorte del programa de estímulos monetarios en EE.UU.) en mayo de 2013. No obstante, se observa una recuperación con respecto al cuarto trimestre de 2013. Las empresas bancarias redujeron sus pasivos externos, lo que impactó sobre el flujo de capitales de corto plazo (ver cuadro).

Comparte en:

Vea también