“Hay mucho dinero para financiar infraestructura en el país pero faltan proyectos”

14:30 26 Marzo, 2015

La brecha en infraestructura en el Perú alcanza los US$ 100 mil millones y hoy hay unos US$ 15,000 millones de asociaciones público-privadas (APP) paralizadas por demoras burocráticas, sostuvo Gonzalo Prialé, presidente de la Asociación de Infraestructura (AFIN), durante su exposición en el foro Oportunidades y desafíos para estructurar la financiación de proyectos de infraestructura en el Perú, organizado por EY Perú.

“De las 650 autorizaciones que requiere la construcción del Gasoducto Sur Peruano, tres de estos permisos se requieren presentar 288 veces. ¿Por qué no implementar un solo trámite para permisos repetitivos?”, mencionó, tras plantear la creación de una Autorización Única Temporal, con el fin de que las obras no se paralicen durante el proceso de tramitología.

Prialé consideró necesario también que el Gobierno aumente el nivel de endeudamiento, con el fin de que pueda cofinanciar más proyectos de la mano con el sector privado. “El Perú es atractivo, sus proyectos pueden encontrar financiamiento fácilmente si estos tienen beneficio económico y social. Sin embargo, nos faltan proyectos y un programa a mediano y largo plazo”, sostuvo.

Buenas condiciones para invertir

A su turno, Humberto Astete, socio de Impuestos de EY (antes Ernst & Young), sostuvo que la infraestructura va a ser uno de los pilares que impulsarán el crecimiento económico de este año, previsto por encima de 4%. “Hay una cartera de proyectos para concesión por el orden de US$ 33 mil millones. En lo que va de este gobierno se han concesionado 28 proyectos por un monto de US$ 20 mil millones, pero que, por diversas razones, la mayor parte de esas inversiones aún no se han ejecutado”, explicó.

Héctor Rodríguez, gerente de Concesiones de JJC Contratistas Generales, consideró necesario que haya más transparencia y confiabilidad en el modelo peruano de concesiones, toda vez que las empresas no conocen qué esquema utilizarán las autoridades para sacar adelante una determinada concesión. “Deben crearse lineamientos generales en los sectores que intervienen para eliminar la incertidumbre al inversionista en los proyectos cofinanciados”, recalcó.

Para Pablo Eguiluz, gerente de Financiación de Proyectos de la firma israelí Inkia Energy, el Perú es el mejor país de la región para las inversiones en infraestructura, dado que presenta mejores condiciones que sus vecinos, como Chile, Colombia, Brasil, México y los países de Centroamérica. “En Perú tenemos tres plantas de generación eléctrica: Kallpa, Cerro del Aguila y Samay I, esta última está esperando la llegada del Gasoducto Sur Peruano. Hemos invertido US$ 2,000 millones y si estuviera dentro de nuestras posibilidades invertiríamos en todas las concesiones del sector energía”, manifestó el ejecutivo.

Destacó que el nivel de riesgo en el Perú para un proyecto en energía es 10 veces menor al de Chile, toda vez que en dicho país no hay agua ni gas. “A pesar de las trabas, las mejores condiciones están en Perú, que creemos ha sido la joya en los países donde hemos entrado a invertir. En Brasil, por ejemplo, tuvimos que cerrar porque fue imposible lograr poner capital”, recalcó.

A su turno, Enrique Tarazona, director financiero de Santa Sofía Puertos, empresa del Grupo Romero, consideró que la clave está en desarrollar una planificación adecuada, con el fin de armar un sólido paquete de garantías para las entidades que financiarán la obra.

Sobra liquidez para obras

En otro momento, Javier Balbín, gerente adjunto del BBVA Continental, señaló que en 2014 se presentaron proyectos importantes, como el Gasoducto Sur Andino y Rutas de Lima, pero que han sido muy pocos para las necesidades de infraestructura del país. “Hay mucha liquidez para financiar proyectos, hay planes de inversionistas para arribar al Perú y apetito por nuestras concesiones”, refirió.

En tanto, Marc Tristant, representante en Perú del IFC, brazo financiero del Banco Mundial, opinó que en Perú y América Latina se observará una ola de proyectos de infraestructura en los próximos años. “Existe una liquidez en el mercado nunca antes vista. Nos hubiese gustado ver más proyectos en Perú”, comentó.

Finalmente, Jorge Ramos, gerente general de Cofide, informó que su institución hace cinco años aportaba US$600 millones a US$700 millones para financiar proyectos de infraestructura, pero hoy superan los US$2,200 millones. Para este año, agregó, se tiene una proyección de aprobaciones por el orden de US$700 millones y desembolsos por otros US$600 millones.

“Ratifico que existe dinero para financiar infraestructura. Comparado con otros países de la región, el Perú es sumamente atractivo y con muchas probabilidades de encontrar financiamiento. Hay una oportunidad enorme en energía, pues el 35% de nuestro financiamiento ha ido para ese sector. Hay que ponerle la puntería en cómo hacer para que los proyectos se ejecuten más rápido”, concluyó.

(Por Rudy Eric Palma)

Comparte en:

Vea también