Gonzalo Begazo: Hay que estar al día con la tecnología para generar nuevas ideas de negocio

11:09 18 Febrero, 2016

Gonzalo Begazo, cofundador de Chazki y ex ejecutivo de AJE, asegura que las personas que quieren formar parte del ecosistema emprendedor local y global tienen más oportunidades hoy, pero que implican un esfuerzo muy grande.

“Una forma es saber qué está pasando con la tecnología en el mundo. Leer publicaciones especializadas y páginas de Internet que hablen de estos temas es mi recomendación. Yo tengo un grupo de socios que generamos ideas acompañadas de la tecnología, para eso estamos viendo qué están haciendo en India, Australia o el mismo EE.UU. para conocer las tendencias y el movimiento de las startups en estos mercados”, explica.

Sostiene que, al inicio, la información no resulta entendible para alguien que no está familiarizado con estos temas, “pero si sigues leyendo, vas a entender”. Agregó que hoy existen videos de entrenamiento en YouTube, donde la misma Universidad de Harvard tiene canales con educación sobre inversión en emprendimientos.

“No sugiero leer libros, porque toda esa información hoy es gratis y está libre en Internet. Hoy todos los eventos sobre el ecosistema emprendedor se cargan en YouTube y cualquiera puede verlos. Si quiero saber lo último que se está haciendo en Fintech (tecnología para procesos financieros) me meto a ver videos sobre lo que se está haciendo en otras partes del mundo” asegura.

Amplia experiencia

Durante el evento de Startup Grind Lima, Gonzalo Begazo recordó su paso por diversas corporaciones globales que lo llevaron a meterse en el mundo de la tecnología y de las startups. “En los 90 cuando nadie hacia tecnología en Perú, entré a trabajar a IBM, lo que me permitió tener contacto con lo que me gustaba. Luego pasé por Microsoft, donde forme parte del equipo que lanzó, años después, la consola de juegos Xbox.

“Teníamos como una startup dentro de una gran compañía, la cual tenía dinero. Fue alucinante, no había presión para pagar la planilla porque Microsoft estaba detrás, pero sí había ganas de superar a Nintendo, que en ese tiempo era el líder y la estaba rompiendo con Mario Bros”, sostiene.

Luego, muchos de los trabajadores de Microsoft fueron reclutados por Google, incluido Begazo, quien se encargaba de la parte financiera, pero también se mete a ver la incorporación de YouTube a la empresa que había sido comprada por Google.

“Allí veía las tecnologías que iban a revolucionar el mundo en los siguientes años, estaban analizando Android, la cámara de Streetview, etc. Había momentos que Google compraba 10 o 15 empresas todos los días”, recuerda.

Pero el bicho de Gonzalo Begazo estaba en hacer algo con el ecosistema emprendedor peruano. Viajaba muchas veces a Perú, pero no encontraba nada aún, hasta el año 2010 cuando empieza a salir Lima Valley y Wayra, entre otros.

“Como inversionista ángel, puse dinero en Cinepapaya, que era gente que no sabía cómo gastar el dinero pero ahora son unos maestros. Quería armar un fondo de inversión, pero aún la cosa estaba muy en pañales en Perú”, indica.

Así, Gonzalo se encontró con la compañía más emprendedora del Perú: AJE, que –a su entender- es la empresa peruana más global actualmente. “Mi decisión por trabajar en AJE tiene que ver también con un rol medio patriótico de ser un ejemplo para las empresas y que, como peruano, puedo ayudar a AJE a que llegue más lejos, eso me hacía sentir muy bien”, afirma.

¿Cómo lo logró AJE?

Para Begazo son cuatro los factores que impulsaron a esta corporación a tener éxito en el mundo:

1. Ser humilde. Puedes ser una hormiga, pero cargas todos los días tu hojita hasta construir un gran hormiguero.

2. Entender que el mercado no es tu barrio ni la clase A. Es la base de la pirámide y es la gente más joven, apuntar ahí dará tracción a tu empresa.

3. Ganas de trabajar.

4. La democratización del consumo. Poner un producto tan bueno como el de la competencia, pero a un precio más accesible. Eso ha hecho Big Cola y Kola Real en el mundo.

(Por Rudy Eric Palma)

Comparte en:

Vea también