“El reto del líder es innovar más rápido porque sabe que la competencia lo va a copiar”

12:14 8 Febrero, 2015

En la reciente presentación del plan de acciones de Innóvate Perú 2015-2016, representantes del sector privado expresaron su optimismo respecto a las medidas anunciadas por el Ministerio de la Producción (Produce) para impulsar un proceso de innovación en el país, que lleve a elevar la competitividad de las empresas a largo plazo.

Mariela García, gerente general de Ferreyros, empresa líder en el sector de bienes de capital, sostuvo que una compañía que quiere ser líder, perpetuarse en el mercado y traer elementos diferenciadores a sus clientes, definitivamente debe innovar. Sin embargo, consideró que es posible que en el país no se esté reportando todo lo que se invierte en innovación, dado que no se ha definido las acciones que son consideradas innovadoras. “Un primer paso es poner la puerta sobre cómo se va a reportar todo lo que se hace en innovación en las empresas”, apuntó.

“La innovación va mucho más allá de un cambio tecnológico y de la creación de productos nuevos que son registrados con sus respectivas patentes, sino todo aquello que se hace de manera distinta, ya sea en productos, en la organización y en los procesos”, recalcó García.

La ejecutiva hizo un llamado a las empresas a no tener temor a la imitación de sus procesos innovadores por parte de la competencia. “Tarde o temprano, el competidor copiará nuestras buenas ideas. El reto del líder es innovar más rápido porque sabe que lo van a copiar. En Ferreyros siempre decimos que debemos estar cinco pasos adelante, porque la competencia no podrá copiar los cinco pasos a la vez”, apuntó.

Innovar para ser feliz

Para que el crecimiento económico sea sostenido en el tiempo, todos los integrantes de una sociedad deben crecer. El crecimiento exige una diversificación para atenuar los riesgos exógenos. Para esto, la herramienta principal es la innovación, con la cual alcanzamos productividad y competitividad. “Entonces, la innovación es un requisito para que la sociedad sea feliz”, explicó Raimundo Morales, director del Centro de Innovación Científica de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

Dicha casa de estudios dedica el 30% de su presupuesto a la investigación científica, “pero el objetivo no solo debe ser investigar, sino innovar”, agregó. La diferencia –señaló- es que la innovación no se produce hasta que la investigación se plasme en un proceso productivo, aspecto que no se ha hecho lo suficiente.

Morales reconoció que hay un claro divorcio entre el sector privado y la academia. Por ello, informó que la UPCH está desarrollando un centro tecnológico en Santa María del Mar, con 105 hectáreas para buscar ese acercamiento. Sobre el rol del sector público, consideró crucial para la generación de una cultura de la innovación y para que lidere el apoyo con recursos públicos.

“No hay que ser tímidos en el uso de recursos. Hoy hay razones para ser optimistas, pues se está invirtiendo bastante por el lado de Gobierno. Pero creo que este tipo de acciones y reformas requieren apoyo y continuidad. Soy un convencido de que la innovación debería formar parte de la política de Estado, de tal forma que aunque cambien los gobiernos esta área continuaría desarrollándose, porque es el camino para alcanzar el bienestar y la felicidad”, concluyó.

Financiamiento fue clave

Como parte del panel, Gunter Villena, gerente general de PSW, contó la experiencia de la empresa, que recibió financiamiento de fondos del Estado para poner en marcha sus proyectos de investigación en el cultivo de microalgas. “Esto nos ha permitido crecer hacia toda una gama de productos que el mercado necesitaba. Estamos convencidos que la innovación es fundamental para el crecimiento de las empresas”, aseveró.

A su turno, Gary Urteaga, cofundador de Cine Papaya, destacó el financiamiento recibido para la creación de su negocio (una aplicación móvil para la compra de entradas al cine on line) y para su posterior crecimiento. “En mayo de 2012 se constituyó la empresa con Wayra como socio inversionistas, y tuvimos nuestra primera ganancia de 3,000 dólares. A mayo de 2013 la empresa ya valía 2.5 millones de dólares con ventas por US$750 mil”, detalló.

Hoy, Cine Papaya vale casi US$ 9 millones gracias a la inversión de un importante grupo brasileño. Urteaga espera que este año la empresa crezca entre cinco y siete veces más. “Somos un ejemplo de un proyecto que recibió financiamiento del Estado. Somos uno de cientos de emprendedores y proyectos que están en camino de crear innovación y generar un efecto multiplicador en la economía”, finalizó.

(Por Rudy Eric Palma)

Comparte en:

Vea también