El manejo de activos lleva al éxito o al fracaso de las empresas

17:40 27 Junio, 2014

Las empresas no deben temblar cuando llegan los tiempos de ventas bajas debido a una menor expectativa de crecimiento y mayor percepción de riesgo por parte de los consumidores, ya que la clave para mantenerse en pie se encuentra en la mejora de la gestión de los activos fijos, es decir: las maquinarias, el edificio de una fábrica, una máquina de coser, un tractor, un automóvil que es usado como taxi, entre otros.

Estos tienen un alto costo; pero, también se deprecian, así que hay que gestionarlos bien para que el éxito no se vaya de las manos. Justamente Jesús Capcha, el gerente general de Contacom, una empresa dedicada a la consultoría financiera, habló con Gan@Más y explicó que se debe implantar una racionalidad económica en la gestión de los activos fijos.

“No hay que olvidar que más del 50% del total del valor de una empresa son activos fijos, así que como cualquier decisión de inversión se requiere asegurar que se obtengan mayores ingresos que los recursos asignados a dichos activos. Es importante reconocer que el activo tiene que brindar beneficios económicos derivados de su uso para ser dados de alta como tal”.

El proceso no acaba allí, otro paso importante es considerar que el valor que se le otorgue a dichos activos fijos en la contabilidad debe de relacionarse con esa racionalidad económica, en que los ingresos sean mayores que el valor de los activos fijos, en otras palabras, esto implica que la empresa realice una adecuada valoración de sus activos para darles un valor contable en base al cual gestionará en adelante sus depreciaciones.

Primer tiempo

Capcha Carbajal señala que en tiempos de lento crecimiento las empresas optan por no invertir; sin embargo, considera que a veces no es tan buena esa posición, ya que existen oportunidades que aprovechar, siempre con una adecuada planificación.
Y como esto se trata de activos fijos debemos tener en cuenta que una compañía se va a endeudar en una compra, así que la adquisición debe tener una alta rotación para no volverse improductiva.

“Si se van a comprar vehículos para hacer taxi deberían invertir en una marca de menor costo, por un tema de asegurar la rentabilidad”. Esa es la recomendación del especialista, quien dijo que los usuarios pagarán la misma tarifa por un auto de US$ 25 mil que por uno de US$ 12 mil; aunque hay compañías que adquieren vehículos más caros porque su público objetivo así lo requiere.

La planificación es un buen comienzo; sin embargo, esta debe ser revisada anualmente, ya que las decisiones pueden cambiar por contextos externos a la empresa, dígase: clima, normas ambientales, etc.

Segundo tiempo

La falta de gestión de la rentabilidad de los activos fijos indudablemente produce efectos como el inadecuado cálculo de las depreciaciones y distorsión de sus resultados anuales y consecuentes pagos de utilidades, dividendos e impuestos.

Y las inadecuadas decisiones de mantenimiento o de renovación de activos implicarán inversiones significativas que no asegurarán beneficios económicos futuros. Incluso, podríamos volver a tocar el caso de la empresa de taxis, que digamos que por no reponer el equivalente a sus depreciaciones, al cabo de cuatro años se quedará sin un solo vehículo o activo que le produzca nuevos beneficios.

“También debe evitarse inadecuadas decisiones de mantenimiento o de renovación de activos que impliquen inversiones significativas y no aseguren beneficios económicos futuros”.

En otras palabras, este y otros puntos pueden producir un deterioro general de la empresa, así que la clave está en saber manejar los activos fijos para tener el partido asegurado cuando se cree que el juego nos es adverso o como dice Jesús Capcha: “No podemos ver pasar a elefantes delante de nuestros ojos y no darnos cuenta de su enorme dimensión o de su lento uso”.

Por tanto en épocas de lento crecimiento, una adecuada gestión de sus activos fijos les puede asegurar el éxito o fracaso empresarial.

Comparte en:

Vea también