Cuatro pymes culminan proyecto para una producción más limpia apoyados por USIL y WEC

13:56 28 Mayo, 2015

Un grupo diverso de pymes del Perú concluyó un proceso de transformación operativa y productiva incorporando prácticas de producción más limpia, eficiencia energética y gestión de marketing en sus empresas con el apoyo del Centro Global de Medioambiente de WEC.

El proyecto “Caminos de producción más limpia en las Américas, educando a los futuros profesionales”, financiado por el Departamento de Estado de EE.UU. e impulsado por el World Environment Center (WEC), se inició en 2012 y recibió también el apoyo técnico del Centro de Ecoeficiencia y Responsabilidad Social Empresarial CER y de la Universidad San Ignacio de Loyola USIL.

“El programa implementado en el país logró importantes beneficios tanto para las empresas participantes como para los alumnos de la universidad que formaron parte del modelo de intervención y mejora dentro de las compañías. Estos beneficios pueden ser considerados como un punto de partida o un ejemplo de prácticas para otras empresas interesadas en mejorar sus procesos productivos”, dijo Ernesto Samayoa, director de operaciones para Latinoamérica de WEC.

Las empresas que participaron en este proyecto fueron Ebanistería Romero, Iglú, Esmeralda Corp., y Universal Colors.

Perú es actualmente uno de los 7 países en el continente americano donde se lleva a cabo la iniciativa Caminos de Producción más limpia. Este programa se ha venido implementando desde hace 3 años e incluye a Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y República Dominicana. Su objetivo es adecuar la enseñanza universitaria a las necesidades y demanda del sector privado en materia de producción más limpia y eficiencia energética.

WEC a través de los Centros de Producción Más Limpia (CPML) de cada país y en el caso peruano a través de CER, se encarga de que los estudiantes lleven las prácticas aprendidas en aula a las empresas, mientras que las universidades supervisan la parte académica de la asignatura, que puede ser opcional u obligatoria. El proyecto también incluye la colaboración del consorcio de universidades norteamericanas denominado Educación Superior para el Desarrollo (HED en inglés), como un respaldo a los centros de estudios superiores locales a nivel académico, con el aporte directo del Instituto Tecnológico de Illinois (IIT) y el Instituto Tecnológico de Nueva York (NYIT).

“Los jóvenes son pilares fundamentales que seguirán promoviendo las estrategias de producción más limpia, principalmente al salir de la universidad. Este proyecto ha sido muy positivo porque nos ha permitido otorgar a los empresarios aportes en las áreas de fortalecimiento del negocio”, señaló Mercedes Gómez, directora de la facultad de Gestión Ambiental Empresarial de la USIL.

Agregó que la carrera está enfocada en abordar la gestión ambiental desde una perspectiva puramente de negocios, a través del diseño e implementación de estrategias ambientales y sociales alineadas con los objetivos de los accionistas y la alta dirección de la empresa, y sustentar su implementación con argumentos financieros costo-beneficio, por lo que los objetivos del proyecto se alinearon a la propuesta de estudios.

La mayoría de estrategias identificadas y recomendadas por los jóvenes se enfocaron en le manejo responsable del agua y la energía así como en las mejoras en el desarrollo del negocio y su promoción. Los estudiantes responsables, diseñaron un plan de negocios donde los empresarios ya están aplicando una hoja de ruta para implementar las medidas identificadas.

Hasta la fecha más de 300 estudiantes han multiplicado sus conocimientos trabajando con un grupo aproximado de 100 empresas en la región latinoamericana. El proyecto tiene la posibilidad de alcanzar hasta a más de 30 mil alumnos de las 7 universidades participantes.

Comparte en:

Vea también