Contribuyentes pagarán s/. 1,300 millones menos anuales con la rebaja del impuesto a la renta

12:31 24 Enero, 2015

Con el fin de mitigar la desaceleración de la actividad económica, hace unas semanas, el Gobierno aprobó, mediante la Ley 30296, una serie de cambios en el Impuesto a la Renta que son aplicables a partir del ejercicio 2015 y benefician a las personas naturales y a las empresas. El BCR en su último Reporte de Inflación de enero 2015 ha realizado un análisis del impacto que tendrían estas medidas.

Para el ente emisor, con estas medidas aumentará el ingreso disponible de las personas naturales y la rentabilidad, después de impuestos, de las empresas con lo que se espera estimular sus decisiones de consumo e inversión.

Personas Naturales

La escala progresiva que grava las rentas del trabajo y de fuente extranjera de las personas naturales, ha pasado de tener tres tramos (con tasas marginales de 15%, 21% y 30%) a contar con cinco tramos (8%, 14%, 17%, 20% y 30%) y se ha mantenido el mínimo no imponible de 7 UIT, equivalente a S/. 1,925 mensuales en el ejercicio 2015. Así la nueva tasa marginal inicial es más baja y se ha reducido el nivel de renta a partir del cual se aplica la tasa marginal máxima de 30% (ver gráfico 1 (a)).

Impuestos 1

 

Como resultado de este cambio en la escala del impuesto, la tasa media del impuesto se reduce en los tramos de ingreso bajo y aumenta levemente en los tramos más altos. Así, las personas con rentas inferiores a S/. 16,684 pagarán un menor impuesto, mientras que para rentas superiores el impuesto aumentará, hasta en un máximo de S/. 115 anual. En términos de ahorro absoluto de impuestos, la mayor reducción es de alrededor de S/. 3,000 anuales y corresponde a rentas de S/. 14,300 mensuales (Gráfico 1 (b)).

Impuestos 2

 

Tanto la escala actual como la anterior son progresivas en el sentido de que la tasa media del impuesto aumenta con el nivel de remuneración bruta (Gráfico 2 (a)). El mayor incremento porcentual en la renta neta de impuestos alcanza el 3.1% y ocurre para rentas de alrededor de S/. 3,000 al mes (Gráfico 2 (b)). Este porcentaje es, en general, decreciente con el nivel de renta bruta, por lo que esta modificación del impuesto estaría aumentando la progresividad del impuesto.

El BCR estima que esta medida beneficiará a alrededor de un millón de contribuyentes con un menor pago agregado de impuestos en S/. 1,300 millones anuales, lo que representa 0.4% del consumo privado.

Personas Jurídicas

Se ha establecido una reducción gradual de la tasa del impuesto a la renta de tercera categoría la cual pasará de 30% en el ejercicio 2014, a 26% a partir del ejercicio 2019.

Esta menor tasa a nivel de las firmas vendrá acompañada por un incremento de la tasa del impuesto a los dividendos que reciben los inversionistas (actualmente en 4.1%) de modo que se mantenga estable la tasa final del impuesto aplicada sobre las rentas empresariales.

Impuestos 3

 

Esta recomposición del impuesto busca incentivar a que las empresas decidan mantener un mayor nivel de utilidades no distribuidas, lo que debería proporcionarles recursos internos que faciliten la ejecución de inversiones.

Por ejemplo, si una empresa reparte el 100% de sus utilidades netas, la carga fiscal sobre la renta empresarial sería de 32.9%. Pero si su tasa de reparto de dividendos fuera menor, por ejemplo de 30%, entonces su tasa de impuestos sobre los accionistas se reduciría a 29.5%.

Entonces, los accionistas de una empresa podrían reducir su carga fiscal, a corto plazo, si reducen la proporción de utilidades netas que distribuyen como dividendos. No obstante, en el largo plazo, el incentivo para nuevas empresas sería menor pues se mantiene la carga tributaria total sobre la renta distribuida.

Cualquier crédito que las empresas otorguen en favor de sus socios se considerará distribución de utilidades y por lo tanto será gravado con el impuesto a los dividendos. Asimismo se contempla la reducción de los coeficientes de pago a cuenta de las empresas y de las personas naturales, con rentas de cuarta categoría, para que la menor carga tributaria se perciba en forma inmediata.

Estos cambios al impuesto a la renta rigen desde el 1 de enero del 2015. La norma precisa que las tasas sobre dividendos aplican sobre las utilidades generadas a partir del ejercicio 2015. Ello implica que la distribución de utilidades generadas en 2014 (y que pagaron una tasa de 30%) a realizarse en 2015 estarán afectas a la tasa de 4.1%.

BCR estima que el impacto recaudatorio de la reducción del impuesto a la renta de tercera categoría es de alrededor de S/. 1,800 millones en el ejercicio 2015.

Comparte en:

Vea también