¿Cómo podemos activar el talento?

17:27 28 Abril, 2021

¿Cómo podemos identificar o construir talento en nuestras organizaciones? Parece una pregunta repetida, pero quiero otorgar algunas consideraciones desde dos perspectivas, desde el lado del colaborador y organización, señala Ana María Pajuelo, Consultora Asociada de LHH DBM Perú.

“Talento es aquello que hacemos bien de manera natural pero que debe ser traducido en acción en un tiempo determinado”, expresa.

Según una encuesta de McKinsey más del 70% de ejecutivos dijo que “abordar las posibles brechas de habilidades relacionadas con la automatización” dentro de su fuerza laboral era una de las principales prioridades”.

 

Según José Antonio Marina investigador y filósofo contemporáneo, talento es “la capacidad de dirigir bien el comportamiento, eligiendo las metas, aprovechando la información y regulando las emociones”. Lo que llama Inteligencia Ejecutiva, que sería como un gran director de orquesta: la que toma decisiones, la que organiza todo el talento humano, la que une la inteligencia del conocimiento, con la inteligencia emocional, para lograr una meta. El talento debe estar puesto en acción sino, no es talento.

¿Qué ayuda a activar el talento? Aquí algunas recomendaciones:

a) La educación, el aprendizaje, el contexto y mucho esfuerzo, todo esto permite que adquieras nuevas estructuras cerebrales y construir hábitos.

b) Tener un buen entrenador, coach, un referente y guía.

c) Experimentar, probar, equivocarse, practicar y repetir.

d) Vincular tu talento al sentido de misión, porque motiva saber qué haces algo que transciende y está alineado a tus valores.

Y ¿cómo líderes qué podemos hacer para desarrollar este talento?

Primero: Tener la capacidad identificar estos comportamientos en un tiempo determinado, y que muestra lo que una persona sabe, quiere y puede hacer. Vincular talento con valor, es identificar roles críticos en una organización.

Segundo: Fomentar el esfuerzo, inspirar para generar modelos más creativos y adaptables.

Tercero: Dar libertad. Tanto proceso y control, eliminan el talento. Trabajar con el equipo para generar experiencias personalizadas y motivadoras.

Cuarto: Ser ejemplo de reciprocidad: primero dar, luego pedir y después exigir.

Quinto: Ser coherente entre lo que dices y haces.

Sexto: impulsar una cultura de aprendizaje mediante la recapacitación y la mejora.

Por último, la consultora dejó esta reflexión “Todos hemos venido a tocar instrumento donde podemos ser el número uno. Ningún ser humano está llamado a la mediocridad, por lo tanto, no hay personas mediocres sino quizá observadores poco entrenados, es hora de desarrollar la eficacia para detectar el talento”, señaló.

Comparte en:

Vea también