Cómo darle el mejor uso a los productos financieros

07:00 6 Abril, 2021

Alfonso Villanueva, analista principal de educación financiera en la Superintendencia de Banca y Seguros y AFP, habló sobre cómo darle el mejor uso a los productos financieros. Para Villanueva, la mejor manera de usar los productos financieros es estar informando para tomar una mejor decisión y conocer nuestros derechos y deberes como consumidores financieros.

En ese sentido, Villanueva explicó algunos términos y conceptos referentes a los productos financieros, en el marco de la Semana Mundial del Ahorro, que organizó recientemente la SBS y que buscaba concientizar a los jóvenes sobre la importancia de tomar decisiones financieras informadas.

Intermediación financiera

Las entidades financieras, llámese Cajas Municipales, Bancos, funcionan como intermediarios financieros, porque están en el medio entre el ahorrista y el que solicita un préstamo. De esa manera, las entidades financieras prestan el dinero de los ahorristas a las personas que lo necesitan, así, a los ahorristas la entidad les paga una tasa (TREA) y a las personas que acceden al crédito, la entidad les cobra otra tasa (TCEA), ganando la entidad financiera la diferencia de dichas tasas, lo que se conoce como el “spread”.

 

Productos financieros

Villanueva explicó que los productos pasivos son aquellos que disminuyen el patrimonio de la entidad financiera en tanto que tiene que compensar al ahorrista por sus ahorros, estos son las cuentas de ahorro, cuentas corrientes y depósitos bancarios.

De otro lado, los activos son aquellos que le generan ingresos a la entidad, siendo el producto principal los créditos, ya sea en créditos hipotecarios, créditos personales de consumo o tarjeta de crédito a empresas.

 

El ahorro y la TREA

Un consejo que brindó Villanueva es preguntar sobre la TREA al momento de depositar dinero en una entidad financiera. La TREA o tasa de rendimiento efectiva anual es la ganancia neta que recibe el ahorrista, restando la TEA, o tasa efectiva anual, los cargos adicionales como gastos de mantenimiento.

Las cuentas mancomunadas son cuentas de ahorro en las que existen dos o más titulares. Al respecto, Villanueva comentó que hay dos formas de operar en este tipo de cuentas. Si los ahorristas quieren retirar el dinero de manera conjunta, deben abrir una cuenta “y”; mientras que, si quieren que cualquiera pueda acceder al depósito, deben abrir una cuenta “y/o”.

Al respecto, es importante conocer que lo depositado está asegurado por el Fondo de Seguros de Depósito o FSD ante una eventual quiebra de la entidad financiera hasta por el monto de S/.104,377.00 por persona en cada entidad financiera. Así, en el caso de las cuentas mancomunadas, el monto del seguro cubre a cada uno de ellos.

 

El crédito y la TCEA

Villanueva también aconsejó preguntar por la TCEA a la hora de buscar un préstamo. La TCEA o la tasa de costo efectivo anual es la tasa que incluye la tasa de interés compensatoria efectiva anual más los intereses, comisiones y gasto, es decir, la tasa que finalmente se paga. En ese sentido, antes de tomar un crédito, Villanueva recomendó comparar las TCEA en distintas entidades para luego elegir la que mejor convenga.

Para el especialista, lo mejor es endeudarse para un crédito productivo. “Cada vez que te endeudes hazlo con un crédito productivo porque es el que lleva dinero al bolsillo y apalanca a lograr los sueños de los emprendedores”, subrayó. Puso el ejemplo de una empresaria de Gamarra que en el 2014 vendía sus sánguches de pavo en un carrito, luego de formalizarse y acceder a un crédito en una entidad financiera a carretilla. “Ahora la Sra. Victoria tiene siete carritos sangucheros y da trabajo a siete familias”.

Finalmente, Villanueva destacó la importancia de conocer los derechos y deberes como consumidor financiero. Así, existe un reglamento (Resolución SBS Nº 3274-2017) que obliga a las entidades financieras a tener buenas prácticas sobre los productos financieros que ofrecen, es decir, ser transparentes con la información y la gestión de reclamos.

(Por Jackie Murillo)

Comparte en:

Vea también