Capeco pide que emprendedores tengan mayor acceso a los créditos hipotecarios

20:07 7 Agosto, 2014

La Cámara Peruana de la Construcción (Capeco) señaló que viene explorando nuevos caminos para impulsar el crecimiento de la demanda de viviendas, vía el crédito hipotecario, cuyo objetivo es dinamizar el mercado inmobiliario poniendo a disposición de los sectores B y C de la sociedad distintas alternativas que buscan satisfacer la necesidad de vivienda digna de la familia peruana.

Se detalló que uno de los elementos que ha venido siendo el eje principal del desarrollo de la construcción de viviendas, en los últimos años, en el país, ha sido la dinámica participación de la Banca con ingeniosos programas para los diferentes mercados que en su diseño conjugaban plazos, tasas y ubicación con las características de la demanda. 

El gremio empresarial de la construcción detalló que este compromiso de la Banca en coadyuvar en el desarrollo de la vivienda digna en el país, se ha visto detenido por las medidas que la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) implementó en el año 2013, frenando la calificación de créditos hipotecarios dirigidos a ventas de segunda vivienda y a créditos en dólares. 

Añadieron que, de forma paralela, la Banca elevó las exigencias que se venían solicitando para los créditos bajo los Programas de Ahorro, que tan buen resultado había tenido para familias con ingresos discontinuos y para amplios sectores de la población de ingresos no formales.

En ese sentido Capeco propone al Sistema Financiero del país un mecanismo para facilitar el acceso al crédito hipotecario de los pequeños y micro empresarios a quienes se les niega la calificación por la irregularidad estacional de sus ingresos.

La propuesta considera la aplicación de un cronograma de pagos con cuotas proporcionalmente más altas en función a los meses de mayor generación de ingresos y con pagos de únicamente intereses en los meses en que estos emprendedores dedican sus esfuerzos a compras e inversiones para enfrentar sus campañas de venta.

Asimismo, se plantea la aplicación del leasing habitacional para el financiamiento de viviendas, como ocurre en Chile y Colombia, para lo cual, sin embargo, se requiere de una ley de exoneración del IGV que resulta aplicable a las cuotas de arrendamiento. 

Capeco señaló que este sistema, no obstante, ofrece importantes beneficios tanto para la familia beneficiaria -al contemplarse la posibilidad de cuotas iniciales menores y tasas de interés reducidas-, como para las entidades financieras, que al tener la propiedad de la vivienda durante el plazo del contrato mejora el proceso de ejecución de “garantía” (que en este caso no existe) en caso de incumplimiento en los pagos.

Entre enero y mayo del 2014 la Banca Múltiple desembolsó 13,869 nuevos créditos hipotecarios, mientras que en el mismo período del 2013 desembolsó 15,377 nuevas operaciones y en el 2012 se desembolsó 15,039, lo cual a su vez implica un crecimiento en el stock de viviendas sin colocar. Todo esto, precisó el gremio empresarial de la construcción, no hace más que denotar que los créditos han venido registrando una marcada declinación durante los últimos meses. 

Dentro de las mayores dificultades para el mejor desarrollo del sector de construcción de vivienda, resaltó Capeco, se ha detectado como muy importante la falta de suelo urbano que se traduce en carencia de extensiones de terreno con facilidades de agua, desagüe y energía. En contraposición a ello, se precisó que subsisten las carencias de vivienda digna en segmentos C y D de la población, con un gran déficit acumulado que bordea el 1’ 800,000 viviendas.

Asimismo se precisó que países vecinos como Chile y Colombia, hace años que combaten estas carencias con crecientes programas sociales, que generan enorme bienestar social y un efecto multiplicador incuestionable en la economía.

Mientras que Chile destinó para sus programas de promoción de vivienda 2,390 millones de dólares en el 2013, y Colombia tiene previsto canalizar para el mismo fin 908 millones de dólares para el presente año; el Perú ha destinado 500 millones de nuevos soles, de los cuales 300 son para el Programa Techo Propio y 200 millones para el programa Mivivienda dirigido a las familias de menores recursos, sin percatarse que estas inversiones no solo constituyen una importante y necesaria ayuda a las poblaciones más necesitadas, sino un mecanismo incomparable de reactivación de la economía por el efecto multiplicador al que se ha hecho referencia.

La construcción de viviendas, por su reconocido efecto multiplicador, constituye el factor hacia donde debe apuntar el esfuerzo gubernamental para contrarrestar la desaceleración que viene registrando el ritmo de crecimiento de la economía del país.

Así también, Capeco señaló que cada sol invertido en la construcción de viviendas genera repercusiones positivas en otros sectores de la economía nacional, al dinamizar las industrias conexas como la fabricación de cemento, fierro, ladrillos, vidrios, etc. Según los resultados del estudio “Multiplicadores de la Economía Peruana, una aplicación de la Tabla Insumo-Producto 1994” desarrollado por el INEI en marzo del 2001, la construcción genera un impacto de 2,244 veces en el resto de la economía por cada unidad monetaria invertida.

En ese contexto la Cámara Peruana de la Construcción señala que no solo deben buscarse mecanismos para promover el acceso de la población al crédito hipotecario para vivienda, sino que el Estado debe asumir un rol mucho más activo en el sector, mediante el aporte directo de inversiones en vivienda orientada a las familias cuyos bajos ingresos les impiden acceder al crédito hipotecario, y de alguna manera se deben buscar nuevas ideas para el desarrollo inmobiliario.

Igualmente Capeco sugiere la modificación del producto Premio al Buen Pagador aplicado por el Fondo Mivivienda, reconociendo sus importantes atributos en lo que respecta a prevenir los atrasos en los pagos de las cuotas de los Créditos MIvivienda; sin embargo, como mecanismo para impulsar la reactivación de los créditos hipotecarios para vivienda se sugiere homogenizar la estructura de los premios, que actualmente se restringen a dos bloques con importes de 5,000 y 12,500 soles, recomendando el incremento de estos importes así como una estructura proporcional a los importes de los financiamientos a fin de evitar inequidades y distorsiones de mercado.

Se resaltó asimismo que importantes funcionarios de organismos internacionales opinan que el Perú debe implementar un fuerte liderazgo en el desarrollo de una vivienda digna para cada peruano mediante Programas, no solo de financiamiento sino también en subsidio a la vivienda digna, programas en los cuales el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tiene amplia experiencia en Colombia, desde hace muchos años. 

El Representante en el Perú del Fondo Monetario Internacional (FMI), considera que él Perú tiene la capacidad suficiente para implementar una inversión en el campo de la construcción de vivienda; y, en opinión del rep
resentante del International Financial Corporation (IFC), el Banco de La Nación es la entidad que debe jugar un papel importante en el desarrollo del crédito de vivienda por sus dimensiones y su capacidad de poder fijar tasas altamente competitivas.

Finalmente se precisó que se entiende que el sesgo del gobierno es a no desarrollar políticas populistas, pero la inversión en vivienda, lejos de ser consideradas populistas son una herramienta del desarrollo que reúne al empresariado, la Banca y al Estado, en un esfuerzo conjunto y efectivo de mantener el crecimiento en niveles necesarios para asegurar la lucha contra la pobreza.

 

Comparte en:

Vea también