Cadenas de hoteles San Agustín, Accor y Dazzler están interesadas para operar en Piura

07:15 1 Junio, 2015

Las inversiones hoteleras en el Perú del 2015 al 2021 llegarán a los US$ 2,500 millones, de los cuales, el 65% estará destinado a la construcción de hoteles de tres estrellas o una menor categoría, estimó el Presidente del Buró de Convenciones y Visitantes de Lima., Carlos Canales Anchorena.

Explicó que en la actualidad, hay un mayor crecimiento de la pequeña hotelería, pero todavía hay inversiones en menor volumen de hoteles para 80 a 100 habitaciones.

“Se van a seguir construyendo pequeños hoteles con capitales familiares y no de empresas”, afirmó.

En el interior del país, informó que hay hasta tres cadenas hoteleras que evalúan operar en la Región Piura. “Las cadenas Hoteles San Agustín, Accor y Dazzler han mostrado interés por dicha zona”, refirió Carlos Canales.

Igualmente, informó que el Hotel Decameron en Tumbes incrementaría a 300 habitaciones más, teniendo en cuenta que actualmente, su ocupación asciende al 90%.

Añadió que hay interés del grupo Melia y Barceló, ambos de España en operar en la Región Tumbes.

Promoción

También, se pronunció en torno al panorama turístico de la ciudad de Iquitos y dijo que se debería elaborar una adecuada estrategia de promoción de dicha ciudad.

Canales Anchorena señaló que internacionalmente se tiene un mayor conocimiento y promoción de la ciudad de Manaos (Brasil) que la capital de la Región Loreto. “En los últimos diez años, la Región Loreto no ha gastado, ni siquiera 100,000 dólares en promocionar Iquitos en el exterior. Al respecto, tenemos que ser contundentes en la promoción del referido destino al extranjero y eso implica una inversión de unos US$ 3.0 millones que pondría a Iquitos en la vitrina mundial con el apoyo de las redes sociales”, indicó.

Miraflores, número uno

De otra parte, Canales Anchorena reveló que el nivel de ocupación hotelera, en todas sus categorías, del distrito de Miraflores es el más alto de América del Sur y que supera ampliamente el 80%.

Agregó que el distrito de San Isidro llega al 72% de ocupabilidad.

“En otras partes de la ciudad de Lima, puede variar en un 60%, pero el promedio, cuando hablamos de Lima, como destino para las inversiones hoteleras es sumamente atractiva aunque se haya incrementado el valor del terreno”, subrayó el titular del Buró de Lima.

Explicó que todavía los ratios te permiten retornos en inversión hotelera en el rango de cinco a siete años, dependiendo la categoría del hotel.

“A menor categoría, más rápida el retorno de la inversión. Podemos hablar de un hotel de estrellas puede tener un retorno de inversión menor de cinco años”, sostuvo Canales Anchorena tras clausurar el 8° Encuentro de Burós de Convenciones de América Latina y El Caribe, desarrollado en nuestra capital.

Al referirse a las inversiones hoteleras en el interior del país, el titular del Buró de Lima, informó que hay una ocupación promedio del 65%, destacando el turismo interno que se ha convertido en el gran motor de desarrollo para la infraestructura hotelera, donde hay un a diversificación de hoteles.

Al respecto, dijo que en el norte del país (Regiones de Tumbes, Piura y La Libertad), ha generado una demanda “muy importante ya que la oferta en el sur está ya consolidada”.

Agregó que antes se pensaba en hoteles con capacidad para 20 habitaciones, pero en la actualidad, ya se evalúa construir hoteles para 80 a 120 habitaciones.

“Eso ayudará a la calidad de los servicios hoteleros y mejorar los precios de los hoteles de menor tamaño que van a tener que reacomodarse a la demanda existente”, afirmó.

Perjuicio económico

De otra parte, Canales Anchorena, al ser consultado si habría algún perjuicio económico para los hoteles de la ciudad del Cusco tras la construcción del aeropuerto internacional de Chinchero, dijo que todo “dependerá de la manera como se desarrolle el eje de la comercialización”.
“Si bien es cierto que Chinchero está mucho más cerca del valle que la ciudad del Cusco, también es cierto que lo monumental en el Cusco está en el centro histórico y eso tiene una demanda del nicho cultural más alto que el paisajístico y arqueológico a encontrarse en el valle (Ollantaytambo y Machu Picchu)”, sostuvo.

En la actualidad, un turista europeo se hospeda en la ciudad imperial tres días y un solo día en el valle.

Canales añadió que en el Santuario Histórico de Machu Picchu no da para pernoctar ya que hay muy poca la oferta hotelera.

En ese sentido, dijo que no cree que haya algún cambio en el concepto en los siguientes cinco años, pero dependerá de cuan competitiva sean las ciudades.

“El aeropuerto de Chinchero debe estar listo posiblemente en el 2019 y según Canales, es natural que exista oferta hotelera de calidad en la zona, ésta tiene que manejarse con parámetros urbanísticos adecuados (agua, desagüe, energía) y que no haya una contaminación paisajística”, argumentó el dirigente empresarial.

Sobre el interés de cadenas hoteleras, dijo que hay hasta cuatro grupos que han mostrado sumo interés en operar en la zona de Chinchero, que de concretarse, definitivamente mejoraría la ocupación hotelera en el Valle Sagrado de Los Incas.

Hoy, la sobreoferta hotelera en dicha jurisdicción asciende no llega al 40 por ciento.

“Al tener un vuelo directo, habrá una mayor cantidad de gente que pueda ir al Cusco, seguramente provenientes de ciudades de América Latina y se hospedarán en el valle”, añadió.

Tasa municipal en Lima

De otra parte, el también presidente de la Comisión de Turismo de la Municipalidad de Lima, reveló que se encuentra afinando el proyecto que propone establecer una tasa o arbitrio municipal, el cual permitirá generar los recursos necesarios para promover la ciudad como destino de congresos y eventos internacionales, fomentando así el desarrollo de la industria de reuniones en la capital.

Canales explicó que la idea es que los visitantes que pernocten en Lima paguen el denominado “tax room” como contribución a la promoción del destino, siendo los hoteles los entes recaudadores de los fondos que luego irán a un fideicomiso administrado de manera conjunta por la Municipalidad Metropolitana y el sector privado.

La tasa sería de US$ 1.5 por noche y habitación ocupada, quedando excluidos los servicios de alimentación y consumos en los hoteles.

“Estamos trabajando el mecanismo completo del fideicomiso que sería similar al modelo del Fondo Especial para la Promoción Turística, pero perfeccionado. Tiene que ser un esquema muy parecido pero mejorado, en una versión en la cual la participación del sector privado se refleje notoriamente en la toma de decisiones”, explicó.

Indicó que la propuesta final será presentada a la Municipalidad de Lima para su respectiva aprobación. Mientras tanto siguen con el trabajo de informar los detalles del proyecto y sus beneficios a los establecimientos hoteleros de la ciudad.

Comparte en:

Vea también