BCR: Se deteriorarán indicadores de morosidad y rentabilidad de cajas municipales y bancos

18:51 1 Julio, 2015

Para evaluar el impacto de una desaceleración de la economía en el sistema financiero peruano para los próximos doce meses, el BCR ha calculado un escenario base y uno de estrés. En ambos escenarios, las entidades financieras deteriorarían sus indicadores de calidad de activos.

En la construcción de los escenarios base y de estrés (escenario menos favorable), se consideran las proyecciones de las variables macroeconómicas para el periodo marzo 2015 – marzo 2016. En el escenario base, las proyecciones emplean una tasa de crecimiento anual del PBI de 3.9% para 2015 y de 4.8% para marzo de 2016; mientras que en el escenario de estrés, la tasa de crecimiento anual del PBI a considerar es de 0.5% para 2015 y de 0.6% para marzo de 2016.

Con esa información, se obtuvo la proyección del ratio de morosidad de la banca y de las cajas municipales, señala el Reporte de Estabilidad Financiera de Mayo 2015 del BCR.

Finanzas 2

 

El ente emisor indica que no se realizó el ejercicio de pruebas de estrés para las financieras y cajas rurales, debido a las limitaciones estadísticas para aplicar modelos econométricos en ambos casos. Las financieras muestran poca disponibilidad de datos, pues varias de estas entidades han iniciado sus operaciones en años recientes; y, otras recién vienen captando depósitos pues antes eran EDPYMES. Por su parte, las cajas rurales tienen una baja escala operativa (sus activos representan el 0.6% del total del sistema financiero), la cual resta eficiencia al poder de predicción del modelo de proyección.

Situación de las cajas municipales

El BCR afirma que bajo los mismos escenarios base y de estrés, la situación financiera de las cajas municipales podría debilitarse, al deteriorarse sus indicadores de morosidad y de rentabilidad.

En el escenario base, el ratio de morosidad de las CM se incrementaría a 9.8%, debido al deterioro en la calidad de cartera de las MYPE. El ROA se reduciría de 1.9% a 1.4%. En el escenario de estrés, los indicadores de calidad de cartera se deteriorarían aún más, mientras que los de rentabilidad se reducirían significativamente, principalmente por los mayores gastos en provisiones.

Si bien las CM, en conjunto, siguen generando utilidades, es de esperar que algunas entidades registren pérdidas, sobre todo aquellas que actualmente muestran altos indicadores de morosidad. Por su parte, el ratio de capital global sería levemente mayor que en el escenario base, por el bajo crecimiento de las colocaciones, subraya el reporte.

Finanzas 3

 

Los resultados del escenario de estrés para setiembre de 2015 muestran igualmente un menor deterioro de la posición financiera de las CM con respecto a la proyección publicada en el REF de noviembre de 2014. La proyección toma en cuenta las medidas adoptadas por las CM para salvaguardar sus niveles de solvencia que han mitigado el impacto de la revisión a la baja del crecimiento económico.

Así, las CM incrementaron el ritmo de capitalización de utilidades (60.5% en promedio durante 2014), algunas obtuvieron préstamos subordinados (principalmente de COFIDE) e incluso una recibió aportes de capital en efectivo, con lo que cubrieron parte de su déficit de provisiones y de las pérdidas generadas en el ejercicio 2014. Asimismo, elevaron el ritmo de castigos de cartera, con lo que atenuaron el incremento en sus indicadores de morosidad.

En el caso de la rentabilidad, las CM efectuaron ajustes en sus gastos financieros durante el año 2014, disminuyendo sus tasas de interés pasivas a fin de atenuar el efecto de la disminución de las tasas de interés activas sobre su margen financiero.

El BCR señala que las medidas tomadas por las CM han atenuado el efecto negativo del menor crecimiento de la actividad económica sobre su situación financiera. Por ello, estas entidades deberían continuar implementando políticas orientadas a mejorar la gestión de su negocio y de la administración de riesgos, a fin de afrontar eventuales condiciones macroeconómicas adversas.

La efectividad de esas políticas será mayor en la medida en que se resuelva el problema del gobierno corporativo de las CM, el cual interfiere severamente en su proceso de otorgamiento de créditos y de gestión de riesgos e impide el fortalecimiento patrimonial mediante la inclusión de inversionistas estratégicos, agrega el ente emisor.

Situación de los bancos

El reporte señala que tanto en el escenario base como en el de estrés, la banca afrontaría un deterioro en sus indicadores de morosidad y de rentabilidad, aunque ello no afectaría su solvencia.

Los resultados del modelo de proyección para la banca, considerando las proyecciones del PBI en el escenario base, señalan que el ratio de morosidad se incrementaría a 4.2% y el ROA se reduciría a 1.5% en los próximos doce meses.

En el escenario de estrés, los indicadores de calidad de activos y rentabilidad se deteriorarían moderadamente con respecto a los registrados en el escenario base, excepto el ratio de capital global que se ubicaría en 14.5% para marzo de 2016.

En ambos escenarios, el patrimonio efectivo aumenta ligeramente por la constitución de provisiones genéricas, pues el modelo de proyección asume que las entidades bancarias no capitalizan utilidades. El ratio de capital global es mayor en el escenario de estrés que en el escenario base, por el efecto del menor crecimiento de las colocaciones en la situación de estrés.

Finanzas 4

 

Los estimados para la banca en ambos escenarios muestran mejores indicadores de calidad de cartera y de rentabilidad con respecto a los resultados de la prueba de estrés para setiembre de 2015 publicados en el REF de noviembre de 2014. Ello se explica por las medidas implementadas por la banca para afrontar mayores deterioros en la calidad de su cartera, a pesar que el actual escenario de estrés considera un menor crecimiento anual del PBI con respecto al ejercicio anterior (0.3% versus 1.4% para setiembre de 2015).

Los bancos, por ejemplo, hicieron ajustes al proceso de otorgamiento de créditos y de seguimiento de cartera, e incluso, en algunos casos, redujeron la exposición de su cartera a segmentos de alto riesgo por el sobreendeudamiento en determinadas áreas urbanas así como por los factores que afectaron a algunos sectores económicos tales como pesca y agricultura. Los bancos también ajustaron sus gastos financieros y operativos, a fin de atenuar los efectos del mayor gasto de provisiones y de las menores tasas de interés activas sobre la rentabilidad, refiere el reporte.

Por otra parte, varios bancos fortalecieron su base patrimonial, elevando el ritmo de capitalización de utilidades (principalmente los bancos de mayor tamaño), efectuando aportes de capital en efectivo y emitiendo bonos subordinados que son computables en el patrimonio efectivo de Nivel 2.

Comparte en:

Vea también