Banca pide estar alerta para evitar efectos negativos de la volatilidad del dólar

09:54 6 Octubre, 2014

Existe consenso entre los analistas de que el 2015 será un año de turbulencia económica a nivel mundial. El comportamiento del tipo de cambio hacia adelante será muy probablemente al alza, explicado por los factores fundamentales que hay detrás, aunque acotado en su volatilidad siempre por un Banco Central de Reserva activo, tanto en el mercado al contado como a futuro a través de otros instrumentos de regulación monetaria, advierte la Asociación de Bancos (Asbanc).

El gremios sostiene que “creemos que, en su accionar en el mercado cambiario, la autoridad monetaria tomará en cuenta también la pérdida de competitividad relativa que podríamos sufrir en el caso que se contenga más de la cuenta la depreciación de nuestra moneda, lo que podría atenuar el efecto positivo del alza del tipo de cambio sobre las exportaciones netas. De hecho, el mercado estima que el BCR podría estar más proclive a permitir una mayor depreciación con el fin de atenuar el déficit en cuenta corriente, el cual se amplió a 6.8% en el segundo trimestre del año, nivel no visto desde 1998, y que respondió en gran medida a un agravamiento del déficit comercial”.

Ante esta sitiación, Asbanc sostiene que conviene estar preparados y alertas para prevenir y evitar –en la medida de lo posible- los efectos negativos propios de la volatilidad, siendo ideal contar con coberturas frente a los posibles riesgos que pueda estarse enfrentando.

Para el gremio queda como reto pendiente para el país, tanto para su sector público como para el privado, el de reducir la dolarización financiera, lo que permitirá disminuir la vulnerabilidad de nuestro país frente a eventuales episodios de turbulencia financiera internacional, en tanto atenuaría de forma importante los efectos recesivos de las alzas en el tipo de cambio. “Ya vienen contribuyendo a ese propósito políticas ad hoc adoptadas por el Gobierno y esfuerzos en el mismo sentido de parte de las entidades financieras, mientras que la mayor educación financiera y al aprendizaje a partir de la volatilidad reciente han propiciado que las familias se alineen con este objetivo. Debemos seguir por ese camino”, subraya Asbanc.

Alza reciente del dólar y factores que la explican

Asbanc indica que el tipo de cambio del Nuevo Sol respecto del Dólar estadounidense experimentó una marcada alza en agosto y septiembre, lo que viene generando mucha inquietud entre los agentes económicos.

El principal factor detrás de este comportamiento es de carácter fundamental, y radica en el proceso, ya en marcha, de retiro del estímulo monetario en Estados Unidos. Recordemos que el gran punto de quiebre en la tendencia de la cotización del dólar se dio en mayo del 2013, cuando Ben Bernanke, presidente de la FED en aquel entonces, anunció un próximo “tapering”, refiriéndose al progresivo desarme de la tercera versión de su programa de flexibilización cuantitativa ó QEIII (por las siglas en inglés de Quantitative Easing), el cual consistía originalmente en compras mensuales de la FED de activos bancarios por US$ 85,000 millones, y que ha sido reducido en tramos de US$ 10,000 millones en cada reunión del Comité de Política Monetaria (órgano equivalente al Directorio del BCRP) desde diciembre de 2013.

De hecho, la depreciación mensual registrada en septiembre último, de 1.73%, fue la mayor desde el anuncio del tapering, evento que generó alzas mensuales en el tipo de cambio de 1.83% y 3.88% en mayo y junio de 2013, respectivamente.

Actualmente, ya con el QEIII ad portas de su fin, la atención (y las apuestas) de los mercados se centra en el momento en que la FED empezará a subir su tasa de interés de referencia, actualmente aún en mínimos históricos, y es el nerviosismo ante una posible alza más cercana en el tiempo de esta tasa lo que ha gatillado al tipo de cambio en los últimos meses.

Las expectativas actualmente apuntan al segundo semestre del 2015 como el periodo en que empezará la subida de tasas. No obstante, existe una divergencia entre lo que espera el mercado y los propios miembros de la FED con relación al ritmo de las alzas, factor que podría agregar volatilidad en los mercados financieros (y por ende en el comportamiento del tipo de cambio), a medida que los agentes vayan viéndose sorprendidos por las decisiones que pueda tomar –o los anuncios que pueda hacer- la autoridad monetaria estadounidense al respecto.

Actuación del BCR

El informe de Asbanc hace un recuento de la actuación del BCR. Dice que ante la depreciación de nuestra moneda frente al dólar, ha destacado la actuación del Banco Central de Reserva del Perú en el mercado cambiario; cuyas acciones han logrado acotar con bastante efectividad, aunque temporalmente, las alzas en la cotización del dólar en el último año.

En ese sentido, ha sido muy relevante la agresiva intervención en el mercado cambiario al contado de parte de la autoridad monetaria entre julio de 2013 y febrero de 2014, meses en los que realizó ventas por cerca de US$ 6,600 millones en total. Como consecuencia, logró mantener el tipo de cambio alrededor de S/. 2.80. Sin embargo, más adelante, cuando las presiones depreciatorias reaparecieron con mayor fuerza, el BCR cambió de orientación y realizó una muy sorpresiva operación de compra dólares (por US$ 10 millones) a mediados de agosto, agregando presión sobre la moneda local y dando la señal de estar cómodo con un tipo de cambio más alto. Finalmente, al cierre de la semana previa, realizó una venta de US$ 423 millones, luego de otras ventas al contado menos relevantes en las jornadas anteriores, en lo que sería el establecimiento de un nuevo coto para el tipo de cambio, indica Asbanc.

Depreciación: fenómeno global

El informe refiere que la depreciación de la moneda local no es un fenómeno exclusivo de nuestro país. Estamos ante, una tendencia global, generada por el mayor movimiento de fondos desde las diferentes economías del planeta hacia Estados Unidos en busca de mayores rendimientos (ante la expectativa de mayores tasas de interés en dicho país).

Esta situación afecta la balanza de pagos de muchos países, vía un impacto directo en la cuenta financiera (aunque esto se vería en parte compensado en el futuro próximo con un acortamiento de los déficits en cuenta corriente por efecto de la depreciación misma). A esto se suma el hecho de que en gran parte del mundo se esté aplicando un relajamiento de la política monetaria para reactivar la actividad productiva, al contrario de lo que sucede en Estados Unidos.

Es decir, que esta divergencia en las fases de la política monetaria viene acentuando el fortalecimiento global del dólar (mayores tasas interés en Norteamérica vs. menores tasas en el resto del mundo), más aún si se toma en cuenta que economías muy relevantes a nivel mundial, como Japón y la Zona Euro, tienen planes agresivos de expansión monetaria en plena vigencia1 (lo que hace prever que mantendrán sus tasas de interés en niveles mínimos por un periodo prolongado de tiempo), finaliza el informe.

Dolar 1

Dolar 2

Comparte en:

Vea también