“ME DESPERTABA A LAS SEIS DE LA MAÑANA PARA HACER HELADOS”

12:34 1 Agosto, 2013

A diferencia de otros emprendedores, Romina Remy, no tuvo la idea de ser empresaria, lo que ella aspiraba era ser una ejecutiva. Cuando cursaba el cuarto año de la carrera de Publicidad y Marketing en la UPC su sueño era ser gerente de Marketing de una empresa, no sabía lo que el destino le tenía reservado.

Luego su carrera se convirtió en dulce crema y con su marca comercial y emblema, nació Anelare, su cadena de helados super premium. A sus 27 años se ha convertido en una importante empresaria con varios locales abiertos a nivel nacional y se alista a llegar al mercado exterior.

“La idea de ser empresaria no sé de dónde nace, no la tuve siempre, pero si vi en mi familia como se hacía empresa e imagino que eso pudo influir”, dice Romina recordando que otra cosa que vio en su hogar era la devoción por la comida. El cocinar, y principalmente la repostería, era una manera de engreír en su casa. Y los helados eran lo que más destacaba en la cocina de su hogar.

Nace la idea 

Un día, durante una reunión de estudio en su casa, la tarea que le dejaron era crear una empresa. Romina comenta que una de las motivaciones por las que sus compañeros aceptaban hacer los trabajos grupales en su hogar eran los helados. Y ese día no fue la excepción.

“Entré a la cocina y le comenté a mi mamá que tenía que crear una empresa y ella en ese momento estaba preparando un helado de manjar blanco con praliné para mi papá, y me sugirió que podía crear una empresa de helados”, refiere Romina, quien así como jugando empezaba a trazar la que hoy es su empresa.

En el curso que llevaba se presentaron veinte trabajos de diferentes empresas y la de su grupo ganó porque tenía el mejor plan de negocios. Fue tan buena la idea que la nota que obtuvieron fue de 20.

Cuando tenía 21 años, con un capital de US$ 5 mil, brindado por su padre, y otro socio del proyecto empezó su negocio. Con el dinero compró una máquina de helados, a la que cariñosamente llama la “poderosa”, con ella fabricaba helados durante más de 20 horas al día.

“Me despertaba a las seis de la mañana para hacer los helados, en la tarde iba a recoger los insumos de los proveedores, y también entregaba los pedidos por delivery, trabajaba todo el día”,

Así, el negocio iba avanzando poco a poco. De los cinco chicos que formaron el grupo para la creación de la empresa, ahora solo ella lo dirige junto con su mamá, los demás siguieron sus proyectos personales.

Posicionando la marca 

Pero si bien fueron el mejor grupo de la universidad y empezaban a producir ¿Cómo hacer para que la gente los conozca? Romina dice que la más fiable publicidad es de boca a boca. “Es como un tip, alguien lo prueba y dice que son buenazos y no los encuentras en ningún lugar. Entonces empezamos a realizar reuniones ‘all you can eat’ de helados. Ahí podían probar todos los helados que quisieran, primero era la familia, luego los amigos. Las mamás eran un público importante y les contábamos toda la historia de cómo nació el proyecto”, recuerda Romina.

Y todo eso lo relacionaban con el significado de Anelare, que es desear en italiano. “El concepto es si en el día te fue bien, llegas a casa y todo sigue bien, para que todo sea perfecto debes llevar una cucharada de Anelare a tu boca. Esa es la idea que queríamos transmitir y lo conseguimos”, dice muy emocionada.

La expansión

El negocio empezó a caminar y una de sus fortalezas es que su personal sea, casi en su totalidad, mujeres, las cuales han empezado como vendedoras y ahora algunas son administradoras de los locales y otras se perfilan para serlo.

Actualmente tiene locales en el Primavera Real Plaza y en el Open Plaza Angamos. En este último se está manejando la nueva imagen de Anelare, más natural y gourmet, donde se ofrecen sus más de 100 variedades de helado. También están con una franquicia en el Real Plaza Arequipa, y su meta es llevar la marca al exterior. Por lo que desde mayo del próximo año ya estaría definiendo los países donde podría llegar.

Para el mercado local, la perspectiva es cerrar el año con tres locales e ir pensando la ubicación de un cuarto local. Pero la meta más ambiciosa es tener un local propio, es decir, comprado por la empresa, el cual se convertiría en la tienda madre de la cadena, con puerta a la calle.

Entre sus innovaciones para esta temporada está el lanzamiento de la variedad de paletas heladas, donde también incluirán una variedad para personas intolerantes a la lactosa y diabéticos.

Además han entrado fuerte es con las cadenas de restaurantes, por ejemplo, son proveedores de todos los restaurantes del Grupo de Gastón Acurio, además de estar en Sushi- Ito y Pampa de Amancaes. También gozan de sus productos en Delifrance y Los Tres Chanchitos.

“Estamos analizando a que centros comerciales podríamos ingresar, lo que se vería a fines de este año y aprovechar la campaña de verano. Uno de los proyectos es llevar la marca a malls que estén más alejados de Lima Moderna, e irnos más a Lima Norte y Lima Sur”, proyecta Romina, quien estima que este año invertirán unos US$ 40 mil en máquinas para la fabricación de helados.

¿Qué más puede pedir Romina?. Ella no tiene límites, dice que Anelare es deseo, y el deseo de ella, es que su marca se consolide en el mercado como la mejor.

Comparte en:

Vea también