Los aspectos psicológicos también influyen en la toma de decisiones financieras

18:48 16 Septiembre, 2014

María José Roa, investigadora del Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA) realizó una presentación muy interesante sobre la economía del comportamiento y su significado para la educación financiera, en el marco del I Foro Nacional de Educación e Inclusión Financiera organizado por ASBANC.

María José explicó que, de acuerdo a los últimos estudios e investigaciones sobre cómo se usa la información para la toma de decisiones, se encontró que el papel de la información en estas decisiones financieras podría ser reducido o eliminado por aspectos psicológicos de los individuos.

Para ello, se basó en estudios ya realizados por diversos investigadores de quienes resumió algunos aspectos como: cuando tenemos que explicar o justificar nuestras decisiones, tendemos a adquirir más información (para tener un respaldo que nos dé mayor seguridad por tomar esa decisión); tendemos a responder mejor a información específica y resumida que a información estadística (preferimos información simple, básica); hay la tendencia a confiar más en la información que es más atractiva visualmente (aunque no necesariamente sea la mejor información), etc.

La investigadora señaló que así como existen muchos estudios que muestran cómo los programas han mejorado las decisiones financieras de las personas, también existen otros que señalan lo contrario y que si estos programas son aislados, no producirán mayores cambios en ellas.

Por ejemplo, según Staten et al., (2002), los individuos que acudieron a un programa de
asesoramiento sobre crédito por 3 años fueron capaces de reducir sus deudas y mejorar su manejo de las tarjetas de crédito.

O Hirad y Zorn, (2001) afirmaron que los individuos que recibieron asesoramiento sobre
Créditos, antes de comprar una casa, tuvieron menor tasa de morosidad que aquellos que no lo hicieron.
Sin embargo, el estudio de De Meza et al., (2008) refiere que el comportamiento financiero de los individuos depende más de aspectos psicológicos que de la información y formación que ellos poseen (sesgos cognitivos). Por ejemplo con eslóganes fáciles de entender se puede influenciar el comportamiento futuro.

Asimismo, de acuerdo a este estudio, María José advierte que el asesoramiento personalizado sería más efectivo en producir cambios positivos que aquellos métodos que proporcionan información aislada o la educación pasiva durante un periodo limitado de tiempo.

Advierte que desde distintas perspectivas, las literaturas revisadas muestran que existen importantes aspectos psicológicos del individuo que determinan el comportamiento financiero así como el uso y adquisición de información. Principalmente excesos de confianza, capacidades cognitivas limitadas y rasgos de personalidad. Por tanto, se debe tener esto en cuenta para cambiar comportamientos financieros.

Sin duda todavía queda mucho que decir sobre el tema de educación e inclusión financiera, sin embargo, queda claro que cada entidad financiera tendrá que adaptar las mejores prácticas de acuerdo a sus condiciones, tipo de clientes, objetivos, colaboradores, etc.

Comparte en:

Vea también