LO BUENO Y LO MALO DE LAS DIETAS

12:32 1 Enero, 2014

Cuando pasan las fiestas de Navidad y de Año Nuevo, toca subir a la balanza y notar que el rico panetón que comimos o la buena cena con el pavo o el lechoncito, puré de manzana, chocolate, etc., hizo efectos en nuestro peso y ahora tenemos que asumir las consecuencias de nuestros desórdenes y excesos.

Es entonces cuando muchas personas, hombres y mujeres, empiezan a buscar las dietas de moda o lo que le funcionó al amigo, para lograr recuperar el peso ideal.

Sin embargo, en este proceso, es posible que, si usted no tiene una adecuada información de lo que su cuerpo y metabolismo necesita, suba más kilos en vez de bajarlos. ¿La razón? No todos los organismos son iguales, y a no todas las personas les funciona lo mismo. Peor aún, hay quienes creen que dejando de comer lograrán bajar de peso. Nada más falso que eso, lo más probable es que al dejar de comer, su cerebro guarde cualquier reserva con cada ingesta de alimentos que usted haga y la convierta en calorías, que luego se almacenarán como grasas, pues es su forma de asegurarse hasta la siguiente comida que no sabe cuándo llegará.

Por ello, los nutricionistas recomiendan 3 comidas al día (como siempre se ha hecho) pero dos meriendas entre comidas. No es bueno espaciar demasiado los horarios entre cada comida, el cuerpo necesita alimento cada 3 a 4 horas y si se

cumple con esta tarea, lo más probable es que el cerebro ya no tenga que guardar nada porque recibe comida constantemente. Entonces su metabolismo cambiará y usted logrará ir bajando de peso, poco a poco, sin exigirse demasiado  y sin comprometer su salud y estado de ánimo.

A continuación, algunas ideas que le pueden ayudar:

1  Agregue más fibra a sus comidas: las frutas, verduras y granos contienen fibra, líquidos y aportan volumen a su dieta.

2  Tome más agua: Al menos dos litros de agua pura diariamente. Esto le ayudará a eliminar productos de deshecho y residuos de sal, además de mantenerlo hidratado.

3  Disfrute sus comidas: Coma cada bocado despacio y sienta el placer de saborear lo que se esté sirviendo. Mastique varias veces y deleítese con la calidad de sus alimentos y no con la cantidad.

4  Deje los postres y gaseosas: Contienen demasiada azúcar, en especial las gaseosas. Sin embargo, si le falta voluntad, opte por tomar un par de sorbos de una gaseosa light o una mínima porción de su postre favorito.

5  Para picar algo dulce: Pruebe a congelar trozos de manzana o pera y si tiene ganas de algo dulce cómalos como mini helados naturales, son saludables y refrescantes.

6  Coma verduras en abundancia: En especial crudas, de preferencia, lechugas, tomates, cebolla, espárragos, etc. No engordan y le dan la sensación de llenura.

7  Evite las guarniciones: En especial el arroz y sea moderado con las salsas ya que aumentan en demasía las calorías diarias que necesita.

8  No viva obsesionado con la balanza: Si se tiene que pesar, hágalo solo una vez por semana, siempre a la misma hora y de preferencia solo con ropa interior.

9  Nunca coma muy tarde en la noche: Trate de cenar temprano y dejar pasar un par de horas antes de ir a descansar. Sobre todo que su cena sea ligera.

10  Evite los condimentos fuertes: el café en exceso, licor, todos ellos también pueden hacerle subir de peso.

11  Baje el tamaño de sus porciones: Será esencial que baje la cantidad de comida diaria. Cambie el plato en el que siempre se sirve por uno más pequeño y coma despacio y con gusto.

 

Comparte en:

Vea también