La ciudad donde el Internet vuela

23:57 29 Mayo, 2014

Tal vez la ciudad de Chattanooga, en Tennessee, no sea el primer lugar que nos venga a la mente cuando pensamos en tecnología de vanguardia. Pero gracias a su Internet público de ultra alta velocidad, la urbe se ha consolidado como un centro para la innovación… y un ejemplo alentador para aquellos frustrados con las lentas velocidades y los altos costos de los proveedores de banda ancha de la iniciativa privada.

Hace unos años Chattanooga instaló una red de fibra óptica que hoy ofrece velocidades de hasta 1000 megabits por segundo, o 1 gigabit, por sólo 70 dólares al mes. Un plan más barato de 100 megabits cuesta 58 dólares mensuales. E incluso ese plan más lento supera con creces la velocidad media de conexión en Estados Unidos, que el año pasado se situó en 9.8 megabits por segundo, de acuerdo con la firma Akamai Technologies.

“En verdad ha cambiado la forma en que nos pensamos como ciudad,” expresó el alcalde de Chattanooga Andy Berke. “Somos una ciudad meridional de tamaño medio, para nosotros estar a la cabeza de la curva tecnológica en lugar de al final es un auténtico logro.”

Mientras las autoridades federales del país se encuentran en el centro de la controversia por temas como la neutralidad de la Red y la regulación de los proveedores de Internet privados como Comcast y Time Warner Cable, la localidad de Chattanooga ofrece un modelo alternativo para que las personas tengan conexión a Internet.

La Electric Power Board (EPB), una agencia que pertenece al ayuntamiento, opera su propia red, ofreciendo un servicio de mayor velocidad que el prestado por cualquiera de sus competidores del sector privado.

El problema con las redes de fibra óptica es que su instalación y mantenimiento son extremadamente costosos, demandan que los operadores coloquen nuevo cableado subterráneo y lo enlacen a los hogares individuales. Desde 1996, los operadores de cable han invertido 210,000 millones de dólares en redes de banda ancha y otras infraestructuras, de acuerdo con la National Cable and Telecommunications Association.

Dado que hay poca competencia en la industria de la banda ancha, algunos expertos del sector creen que hay poco incentivo para que los proveedores de banda ancha incrementen su ancho de banda y mejoren drásticamente su infraestructura.

El proyecto de Chattanooga arrancó en el año 2008 con el objetivo de construir una red eléctrica “inteligente” para la ciudad, capaz de redireccionar la electricidad sobre la marcha para evitar cortes además de llevar el tráfico de Internet.

“Simplemente no veíamos que el sector privado fuera a traer a este mercado una genuina conectividad de alta velocidad,” afirmó la portavoz de EPB Danna Bailey.

La ciudad tuvo que enfrentar demandas por parte de Comcast y los operadores de cable locales mientras se afanaba en instalar la red. Pero con la ayuda de un subsidio federal de 111 millones de dólares del Departamento de Energía, el servicio quedó listo y funcionando en septiembre de 2009. Actualmente la empresa municipal EPB atiende a unos 5,000 clientes empresariales, además de 57,540 hogares, que tienen acceso a los paquetes triple play de televisión, teléfono e Internet como los que ofrece un proveedor privado.

“Instalar una red de telecomunicaciones no es tan diferente de instalar una red eléctrica,” explicó Benoit Felten, experto en banda ancha y fundador de Diffraction Analysis. “Chattanooga es el mejor ejemplo de ello, y funcionó totalmente.”

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos reconoce el potencial de la banda ancha operada por el municipio, anunciando a principios de este año que impulsará la revocación de aquellas leyes estatales y locales apuntaladas por la industria cablera que dificultan que las ciudades instalen sus propias redes.

Las autoridades municipales de Chattanooga dicen que la red ha ayudado a detonar un floreciente panorama tecnológico local y ha influido en la reubicación de múltiples empresas, atraídas tanto por el acceso rápido a Internet como por la fiabilidad que ofrece la red eléctrica inteligente (CNNMoney).

Comparte en:

Vea también