“La cocina peruana ha invadido Chile sin quitar territorio ni disparar balas”

21:54 13 Mayo, 2014

El chef Gastón Acurio subrayó que “durante los últimos 20 años el movimiento de los cocineros peruanos hemos hecho un esfuerzo muy grande para entender que no podíamos seguir librando batallas personales que buscaban el triunfo de un solo grupo; y en la medida que nos uniésemos íbamos a lograr muchas más cosas. Entendimos que la cocina peruana era una marca que tenía oportunidades en el mundo y si nos juntábamos íbamos a crecer todos”.

Agregó que se ha alcanzado el objetivo de que la cocina peruana sea conocida en el mundo para contribuir con la imagen del Perú, en la promoción del turismo y de los productos nacionales, y añadirle valor a la marca país que en los últimos años ha contribuido a que no solo nos vean como productores de materias primas, que no está mal,  sino que producimos bienes con valor agregado, dijo Acurio en el foro The Perú Summit 2014, organizado por The Economist.

 “Este objetivo lo hemos logrado, ahora viene mucha gente al Perú por turismo gastronómico y por turismo en general. Si uno tiene para ir a las pirámides de Egipto o a Machu Picchu, el factor determinante para elegir qué destino tomar puede ser la gastronomía del país. Antes un italiano viajaba al Perú y solo quería comer pizza, ahora viene y quiere descubrir la cocina peruana”, señaló.

Dijo que la cocina peruana es una industria creativa. “Por ejemplo cuando uno piensa en autos, piensa en cinco o seis países como Italia, Alemania, Japón y Corea; si piensa en moda, se imagina en Italia o Francia; si uno piensa en tecnología uno piensa en Japón; y si ahora uno piensa en gastronomía piensa en Francia, España, Italia y Perú. Esto ya no es una utopía, es una realidad”.

Resaltó que la cocina peruana está pasando por un buen momento con muchas oportunidad grandiosas y con muchas experiencias diferentes y satisfactorias. “Si uno va a Santiago de Chile, que es de alguna manera el prototipo de lo que queremos que suceda en el resto del mundo, va a encontrar cevicherías peruanas, anticucherías peruanas, pollerías peruanas, chifas peruanos, restaurantes, de comida tradicional, peruanos, y cocineros peruanos; y si uno va al mercado mayoristas de Santiago, la mitad de los puestos son de productos peruanos. Es decir, es una invasión de la cocina peruana, solo que no hemos quitado territorio ni hemos disparado balas”, resaltó.

Comentó que ahora el mundo está abierto a la cocina peruana, eso es emocionante para nosotros de poder vivir este momento en donde el Perú tiene una lectura y un sabor distinto “Yo he crecido en una generación en la que cuando éramos niños y vino la dictadura militar se nos dijo que ser empresario era malo y feo, y la creatividad se detuvo. Luego cuando pensamos que íbamos a empezar a remontar llegó Sendero Luminoso y a los campesinos les dijo que la tierra era del partido, luego vinieron pésimos gobiernos, la corrupción,  etc. Entonces hemos crecido en este mundo oscuro en el que el miedo predominaba. Ahora hemos logrado sacar ese miedo y estamos en un movimiento y una generación en que el discurso es claramente de optimismo, de fe, de fortaleza”.

Izquierda y derecha

Dijo que los cocineros andan un poco confundidos: “porque cuando nos acercamos a los campesinos la derecha nos dice que somos comunistas, y cuando somos empresarios los de la izquierda nos dicen fascistas. Entonces no sabemos qué somos, pero en realidad somos unos pragmáticos idealistas porque estamos en acción todo el tiempo, pero a la vez somos conscientes de que a nuestro alrededor hay muchas personas que pueden caminar con nosotros y ayudarnos en este sueño”.

Sobre qué lecciones se pueden sacar del éxito de la gastronomía peruana, dijo que los cocineros modestamente han intentado dar el ejemplo de que es posible construir una industria compartida, “en la medida en que nos ayudemos mutuamente, y no haya tres dueños de una fábrica que dominen el mercado de algo, sino que sea de todos, desde que empieza y termina la cadena gastronómica”.

“Ahora lo que nos toca es irradiar en nuestro movimiento esta sed de triunfo, de hacer las cosas mejor cada día. Nosotros que estamos en la tarea de la creatividad, de la vanguardia, de la puesta en valor de los productos peruanos, estamos tratando de hacer lo mejor que podemos en nuestro terreno”, puntualizó el chef.

También resaltó los nuevos gustos de las personas por comer sano, nutritivo y con sabores caseros. Al respecto refirió que los fast food como tales ya están desapareciendo y están dando paso a un nuevo concepto relacionado con esta tendencia. Dijo que se debe tener buen olfato en el mundo del fast food para que alguien logre globalizar este concepto y convertirlo en una cadena de fast food casero. “Esto puede suceder pero para eso tenemos que seguir cultivando esta sed de hacer las cosas cada vez mejor, de no tener miedo, de que este fantasmita tercermundista siga dormido y no se despierte”, concluyó.

Comparte en:

Vea también