Financiera Confianza pide regulación especial para microfinancieras

13:32 5 Marzo, 2015

La falta de una regulación ad hoc para el sector de las microfinanzas del país podría ser un obstáculo para el crecimiento y sostenibilidad de la industria, advirtió Bárbara Castro, gerente general adjunto de Servicios Jurídicos de la Financiera Confianza, entidad de la Fundación Microfinanzas BBVA. “No se puede tener una regulación homogénea porque se están generando costos innecesarios e ineficientes. No se puede tratar igual a la banca comercial, a la banca de inversión y a las microfinanzas”, consideró.

La ejecutiva puso como ejemplo la exigencia de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) de mantener en físico los expedientes de los clientes hasta 10 años después de terminada la relación comercial. “A un cliente rural le cuesta 60 soles llegar a una de nuestras agencias. Por eso, nosotros vamos hacia el cliente, entonces, llevar los expedientes en físico causa sobrecostos que tenemos que trasladar a nuestros clientes”, explicó Castro.

En ese sentido, indicó que la regulación debe tomar en cuenta las peculiaridades del sector, toda vez que se dirige a un segmento de la población vulnerable, y que por la dimensión del negocio no puede ser atendida por la banca comercial. “Falta una legislación adecuada al modelo de nuestro negocio. La regulación solo es útil cuando responde a las particularidades de cada industria, caso contrario puede ser excesiva o ineficiente”, apuntó.

Créditos para salir de la pobreza

En tanto, el gerente general de la Financiera Confianza y ex jefe de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS), Martín Naranjo, consideró que los productos financieros que oferta el sector peruano de las microfinanzas debe ayudar a los prestatarios a salir de su pobreza y a realizar actividades productivas que generen ingresos para ellos.

“Un crédito nos puede ayudar a comprar una casa o un vehículo, pero eso no nos hace más ricos. Si ese crédito se hubiera utilizado para invertirse en una actividad productiva, hubiera generado riqueza y habría permitido que el prestatario del sector rural salga de la pobreza. A eso es lo que nosotros llamamos finanzas productivas”, comentó.

Naranjo informó que en 2014 la entidad atendió a 207,019 clientes vigentes, de los cuales, el 87% son personas vulnerables. “Asimismo, el 51% (105 mil) son mujeres, el 39% son jóvenes menores de 35 años y el 23% provienen del sector rural del país”, precisó.

Dijo que de los nuevos clientes atendidos el año pasado (87,570), el 40.8% (40 mil emprendedores) pudo acceder al sistema financiero por primera vez a través de un crédito.

“En cuanto al progreso de los clientes, después de permanecer tres años en la entidad, sus ventas han crecido un 23% anual, sus activos se incrementaron en 43% y sus excedentes subieron 23% en promedio anual. En el segundo año de permanencia en la entidad, el 23% sale de la pobreza monetaria”, recalcó el ejecutivo.

Naranjo estimó que, si la economía crece 4% como se estima, las colocaciones de la financiera podrían avanzar este año ente 10% y 12%, lo que representa entre 40 mil a 50 mil clientes nuevos.

De otro lado, Paloma del Val, directora de Servicios Jurídicos de la Fundación Microfinanzas del BBVA, presentó la segunda edición del boletín jurídico Progreso, una publicación digital de actualidad jurídica del sector microfinanciero en la que se recopila las novedades legislativas y regulatorias más destacadas del sector a nivel global.

(Por Rudy Eric Palma)

Comparte en:

1 Comment
Inline Feedbacks
View all comments
Eduardo Rieckhof Velarde
Eduardo Rieckhof Velarde
23 Marzo, 2015 16:51

Completamente de acuerdo con lo comentado por la gerente de asesoría jurídica de la Financiera Confianza.

Lo mismo pasa en los temas de seguridad, la legislación vigente esta diseñada para los bancos y no para las entidades microfinancieras, dejando muchos vacíos que generan riesgos para los cliente, funcionarios y patrimonio de estas entidades, la realidad nos dice que que se deben generar cambios urgentes!

Vea también