Exportaciones peruanas cayeron en 21% en marzo

15:08 29 Abril, 2014

La caída de -21% de las exportaciones peruanas en marzo último, respecto al mismo mes del 2013, es una evidencia de que la recuperación de la economía global no es suficiente para que nuestros envíos se recuperen y aporten mayor dinamismo a la economía, manifestó la Asociación de Exportadores (ADEX).

Los despachos totales en marzo ascendieron a US$ 2,898 millones. Los tradicionales (US$ 1,950 millones) cayeron en -21%, arrastrados por una contracción de las exportaciones mineras (-37.6%), dando inicio a lo que sería su tercer año de recesión y los No Tradicionales (US$ 947 millones) cerraron con un  crecimiento de 10%.

En opinión del presidente de ADEX, Eduardo Amorrortu, más allá de una recesión mundial, estamos frente a una reestructuración de la economía global en la que las economías que sean más competitivas –con una mayor capacidad para atraer y generar inversiones en todos los sectores y no solo en grandes proyectos y que impulsen de manera efectiva sus exportaciones- lograrán un mejor posicionamiento en el mercado internacional.

Según el FMI, la economía global crecería 3.6% este año frente al 3% del 2013. Asimismo, las economías avanzadas mejoran sus perspectivas de 1.3% a 2.2%, todo lo cual representa una oportunidad para las economías en desarrollo que podrían impulsar su propio crecimiento mediante sus exportaciones.

Reformas de segunda generación

En ese sentido, el líder exportador enfatizó que el Perú tiene la alternativa de lograr un crecimiento sólido y sostenido en base a sus exportaciones con valor agregado y las inversiones en sectores productivos no tradicionales, siempre y cuando realice los ajustes y reformas internos necesarios.

Opinó que no basta suscribir nuevos TLCs y acceder a nuevos mercados, se necesita el concurso y participación de todos los sectores en el impulso del crecimiento productivo y oferta  exportable.

“Al hacer un análisis de los subsectores contraídos se observa que el común denominador es la pérdida de competitividad que se acumula por una serie de factores y obstáculos que se minimizan al abordarlos individualmente pero que tienen un peso importante en conjunto, por lo cual deben ser removidos”, dijo.

Entre ellos, enumeró los trámites y gestiones a lo largo del proceso de producción y exportación, no solo para las grandes inversiones, sino para todas las actividades: en los municipios, gobiernos regionales, ministerios y entidades del Estado como Ministerio de Trabajo, Sunat, Defensa Civil, Digesa, Digemid, Senasa, Sanipes entre otros.

También se refirió a la importancia de implementar una política tributaria y laboral realmente inclusiva. “La gestión tributaria es asfixiante para todas las empresas pero en especial para las PYMES, las labores fiscalizadoras son discrecionales e ineficientes. En la práctica vemos como todo eso afecta a un proyecto grande como Toromocho y a los miles de emprendedores peruanos que tienen proyectos y que aspiran a mejores condiciones de vida”, puntualizó.

De cara a todos esos indicadores preocupantes, al término del primer trimestre, Amorrortu solicitó al Ejecutivo una evaluación integral de sus políticas, más allá del gasto y el control monetario que bien pueden garantizar estabilidad macro, pero que no resuelven los problemas institucionales y estructurales que son los que ahora pesan más en el quehacer económico.

Exportaciones con valor agregado

Sobre las exportaciones con valor agregado, ADEX informó que se mantienen en la senda de la recuperación moderada con un crecimiento de 10% en marzo. Este buen comportamiento es liderado por las agroexportaciones (33.3%) y la pesca (44%), reafirmando la idea de que la industria de alimentos (agro y pesca no tradicional) es uno de los campos en los que tenemos un mayor potencial.

Sin embargo, ADEX señaló que el importante crecimiento de los alimentos peruanos (agro y pesca no tradicional) contrasta con el comportamiento vacilante y preocupante de varios subsectores industriales. El caso más preocupante es el de las confecciones que empezaron el año con señales esperanzadoras y que ahora transitan sobre la cornisa del crecimiento nulo. En enero crecieron 5% pero luego cerraron febrero con una contracción de -2% y marzo con -4%.

El subsector sidero metalúrgico enfrenta una situación similar. Enero lo cerró con -17%, febrero con -14% y marzo con -27%. La minera no metálica por su parte se contrajo -17% en enero, -13% en febrero y -7% en marzo.

Comparte en:

Vea también