Evite el estrés adecuadamente

18:16 7 Agosto, 2014

La respiración es un acto inconsciente que todos los seres vivos hacemos mecánicamente y casi sin percibirla. Es el primer acto que realizamos al nacer y el que permite la existencia de la vida que conocemos. Se pueden pasar varios días sin comer, beber o dormir, pero no sin respirar.

De allí, la importancia de respirar bien para poder vivir mejor y en armonía con nosotros mismos, el ambiente y quienes nos rodean.

Respirar es mucho más que llevar oxígeno a los pulmones y eliminar dióxido de carbono. La inspiración oxigena cada célula de nuestro cuerpo y la expiración desintoxica al organismo, conllevando una serie de beneficios físicos, psíquicos y emocionales, que favorecen nuestra salud y bienestar.

La respiración es nuestra primera fuente de energía, una actividad imprescindible para nuestras vidas y aunque nuestro cuerpo esté programado automáticamente para esta acción es necesario hacer un alto de rato en rato y tomar conciencia de cómo estamos respirando. Es posible que la vida agitada, el estrés, la modernidad, nos estén impidiendo respirar adecuadamente, por lo tanto podemos hacer una pausa para respirar conscientemente y agradecer por el don de la vida.

En muchas culturas orientales, la respiración es uno de los métodos fundamentales para controlar la energía, sobre todo en las artes curativas y medicina tradicional, pero también en las artes marciales y otras actividades. El respirar conscientemente por determinados momentos es un acto de bondad para con nosotros mismos, nos ubica en el presente, en la realidad, esa realidad en la que solo hace falta que nos sintamos vivos y agradecidos por estarlo, esa realidad en la que podemos simplemente respirar y entender que la vida, con todas sus dificultades y penas, vale la pena vivirla. Somos seres espirituales que nos dejamos ganar por esta vida terrenal. Aprendamos a parar y valoremos esas pequeñas cosas que nos da el respirar, la familia, los buenos amigos, el trabajo, la salud, los proyectos, el arte, etc. Siempre habrá algo por qué sentirnos vivos, pero ese algo se tornará más consciente cuando respiremos adecuadamente.

La forma adecuada de respirar es a través de las fosas nasales. La mayoría de personas respira a través de la boca y tráquea exponiéndose a muchas enfermedades, ya que al respirar por la boca dejamos que entre el aire frio directamente a nuestros pulmones, llevando consigo polvo o materias extrañas que los afectan. Esta forma de respirar no es correcta ni natural. Se debe respirar por la nariz siempre. El vello nasal sirve de filtro para detener las impurezas que cuando son muchas provocan los estornudos y también para calentar el aire que ingresa, así no afecta a los pulmones y garganta.

A la hora de dormir en que es muy habitual que las personas abran la boca y respiren por allí, sería bueno tratar de inclinar la cabeza levemente hacia el pecho para evitarlo. Poco a poco se grabará nuevamente la información correcta en nuestra memoria celular y recuperaremos la capacidad de respirar bien mientras dormimos y despertarnos más lúcidos y con más vitalidad.

Ejercicios para respirar bien

Se pueden realizar dos veces al día, de preferencia en el mismo horario y con el mismo ritual (mismo ambiente, luces bajas, música suave, sin ruidos que distraigan, etc), pero también se pueden hacer en cualquier momento en el que se sienta estresado, o antes de ir a dormir. Al principio puede sentir náuseas, vértigo, escalofríos, temblores en  los músculos, palpitaciones. Es normal, se debe a la disminución del estrés. En esos casos, disminuya la cantidad de respiraciones para que no se hiperventile:

1 Póngase cómodo, sentado o acostado boca arriba.

2 Desajuste la correa o cualquier prenda que pueda causarle incomodidad.

3 Cierre los ojos y concéntrese en su respiración

4 Inhale y exhale, sienta su respiración durante las 1eras 4 o 5 respiraciones.

5 Al inhalar, retenga el aire unos instantes y luego déjelo salir lentamente por la nariz.

6 Repita el ejercicio 5 a 10 veces dependiendo de cómo se sienta.

7 Cuando el aire ingrese a sus pulmones imagine que es energía sanadora y luminosa.

8 Cuando exhale, sienta que con ese aire está retirando todas las toxinas y energías negativas estancadas.

PUBLICADO ORIGINALMENTE EN LA REVISTA #15 (MARZO 2014)

Comparte en:

Vea también