El devengo, la figura de la seguridad jurídica

06:59 13 Diciembre, 2019

Hasta el 2018 no se contaba con una definición o reglas que permitan la aplicación del concepto de devengo para fines del Impuesto a la Renta; pero, en ese mismo año, se implementó una nueva regla para el devengo en la Ley del Impuesto a la Renta, con el fin de otorgar seguridad jurídica.

“Si antes interpretábamos ese concepto sobre una base abierta, ahora tenemos que tomar en cuenta -para fines impositivos- las reglas contenidas en la ley”, indicó Gabriel Núñez, socio de Cumplimiento Tributario en EY Perú.

La regla general, para el devengo jurídico, es la ocurrencia del hecho sustancial aplicable a rentas, ingresos y gastos. Seguido por supuestos complementarios para determinar el devengo, tales como la condición suspensiva y la determinación de la contraprestación. También hay que tener en cuenta que un acuerdo de pago no tiene incidencia en el devengo fiscal.

Aspectos a tener en cuenta

Las normas financieras establecen criterios a nivel de estimaciones y, en ese sentido, la norma jurídica del devengo atiende lo que se está pactando con el cliente; a partir de la definición de derechos y obligaciones nace el derecho de cobro y la obligación de pago, esa es la primera referencia que deberíamos tener en cuenta en relación al concepto de ocurrencia de hechos sustanciales, concepto jurídico que no necesariamente va a ir de la mano con lo contable.

Asimismo, pueden presentarse diferencias a partir de aplicar conceptualizaciones distintas entre la doctrina contable y las reglas de derecho, con lo cual llegamos a unos espacios tanto contables como fiscales.

En un espacio contable hay un impacto financiero desde la perspectiva de la temporalidad y de la transacción. Mientras que desde la fiscalización, se puede aceptar la temporalidad de determinados gastos o el diferimiento de determinados ingresos. Lo importante es tener en cuenta de que si hay un impacto financiero también puede haber un impacto fiscal.

“Cuando hablamos de la aplicación del devengo, creemos que esa regla no intenta modificar la forma en como contratamos. La problemática es cuando devengas un ingreso y un gasto. Es importante enmarcar la aplicación de esa regla, en el contexto de los acuerdos con el cliente”, manifestó el ejecutivo.

Por otro lado, en relación a la prestación de servicios, las reglas específicas contenidas en la ley regulan dos tipos: servicios que se dan en un lapso de tiempo y servicios que se dan de forma continua. En ambos casos se han dispuesto una serie de métodos de imputación, que no necesariamente van a ir de la mano con lo que se establece para fines financieros.

“La relevancia es que la adopción de un método tiene que responder a características de la prestación, eso no está regulado, ese es un espacio en el cual el contribuyente va a tener que hacer su propio ejercicio y ver qué es lo que considera como adecuado sustentar”, finalizó el especialista.

(Por Ulda Ballena)

Comparte en: